Economía

BBVA prueba con éxito en su sede el pago por reconocimiento facial

  • El banco tiene en proyecto llevar a los comercios la autenticación biométrica del cliente

La cámara sobre la pantalla reconoce el rostro del empleado para pagar el menú. La cámara sobre la pantalla reconoce el rostro del empleado para pagar el menú.

La cámara sobre la pantalla reconoce el rostro del empleado para pagar el menú. / M. G.

Comentarios 1

Pagar con la cara. Eso es lo que hacen los empleados de BBVA que están probando una experiencia piloto de abono mediante autenticación biométrica que el banco está desarrollando con éxito en su sede central, la ciudad BBVA.Basándose en la misma tecnología que el banco que aún preside Francisco González puso en marcha para darse de alta con un selfie desde la aplicación móvil de la entidad, los empleados de BBVA que lo desean están pagando su comida mostrando su cara, sin hacer nada más que sujetar la bandeja con las viandas y llevar encima un teléfono con el bluetooth activado.

Para el desarrollo de esta tecnología de identificación biométrica, en junio de 2017 el banco junto con la startup navarra Dasnano, con la que ya colaboraba desde 2015 para el proyecto del alta inmediata, creó una empresa conjunta, que denominaron Veridas. La sociedad, compuesta por 30 profesionales, está logrando atraer talento a Pamplona, donde tiene su sede.

Tas la colaboración del alta inmediata y con Veridas ya constituida, el primer caso de uso planteado por el banco fue el pago con reconocimiento facial.

“La idea del banco era lograr una experiencia para el cliente que fuera muy sencilla y que, al tiempo mejorase la seguridad”, afirma Juan Francisco Losa, responsable de Tecnología de Seguridad de Grupo BBVA y consejero de Veridas. Y tras unos meses de trabajo y desarrollo de tecnología propia, Veridas ha tenido éxito al implementar el pago con autenticación biométrica.

La experiencia para hacer realidad este logro la han denominado BBVA Selfie & Go, con la que centenares de empleados del banco han realizado desde julio pasado más de 3.000 pagos con reconocimiento facial en el principal restaurante de la Ciudad BBVA, donde está el icónico edificio La Vela.

Tótem instalado por BBVA para que sus empleados paguen la comida en su sede mediante el reconocimiento facial. Arriba la pantalla y la cámara que autentican al cliente. Abajo el soporte para la bandeja y la cámara que verifica el contenido a pagar. Tótem instalado por BBVA para que sus empleados paguen la comida en su sede mediante el reconocimiento facial. Arriba la pantalla y la cámara que autentican al cliente. Abajo el soporte para la bandeja y la cámara que verifica el contenido a pagar.

Tótem instalado por BBVA para que sus empleados paguen la comida en su sede mediante el reconocimiento facial. Arriba la pantalla y la cámara que autentican al cliente. Abajo el soporte para la bandeja y la cámara que verifica el contenido a pagar. / M. G.

El proceso –mostrado a este periódico días atás– es sencillo. El empleado del banco sólo tiene que bajarse la aplicación del repositorio interno de este tipo de programas –denomiando Afaria– y registra sus datos biométricos en cuestión de 30 segundos. Y ya no tiene nada más que hacer, salvo poner la cara. Bueno sí, comprobar que el terminal que lleva consigo al hacer el pago tiene activada la localización y el bluetooth. La prueba se está realizando de momento con un menú completo del restaurante, compuesto por un primer plato, un segundo, postre y bebida. Con la bandeja con ese menú se acerca a los tótem instalados en el restaurante, coloca su bandeja en el soporte donde una cámara verifica que lleva los elementos correctos. En la parte más alta del poste una pantalla le da indicaciones y sobre ella una cámara toma la imagen de su rostro. En 10 segundos el pago está hecho y el móvil se lo notifica. Así de sencillo.

Miguel Villaumbrales, responsable de servicios de autenticación de Grupo BBVA, explica que aún no está decidido como se aplicará esta tecnología –que está siendo patentada– en la calle, “pero sí está tomada la decisión de ponerla a disposición del cliente final cuando se definan”. La solución es especialmente eficiente para todos los comercios en los que haya aglomeraciones para pagar.

El éxito de la experiencia es tal que no se ha producido ni un solo error en las pruebas. BBVA ha conseguido que se pueda pagar con la cara, que no por la cara.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios