Informe anual

El Banco de España pide retrasar la jubilación efectiva

  • Alerta sobre los perniciosos efectos que provoca el envejecimiento de la población sobre la economía española.

  • Aconseja reforzar el vínculo entre la cuantía de la pensión, las contribuciones realizadas durante toda la vida laboral y la esperanza de vida.

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos.

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. / Kiko Huesca / Efe

El Banco de España ha presentado esta mañana su informe anual. Su gobernador, Pablo Hernández de Cos, afirma en el documento que para garantizar las pensiones, se necesitarán medidas adicionales para favorecer "un mayor alienamiento" entre la edad efectiva de jubilación y la legal.

Sobre todo, después de que las últimas medidas adoptadas han retrasado hasta 2023 la aplicación del factor de sostenibilidad y reintroducido la revalorización de las pensiones con el IPC.

El organismo reclama que para poner en marcha estas medidas se logre a través de un suficiente entre todos los actores económicos y sociales.

El Banco de España alerta, sobre todo, sobre los perniciosos efectos que provoca el envejecimiento de la población sobre la economía española, que se pueden resumir: en una reducción del crecimiento potencial, del empleo, de la tasa de ahorro, del consumo, de la inversión, de los salarios y de la recaudación fiscal y por cotizaciones sociales.

Trabajar más años

Por este motivo, la institución aconseja alargar la edad final de jubilación y favorecer la permanencia en el empleo de trabajadores de mayor edad con medidas que flexibilicen la transición de estar ocupados a desocupados.

"Una manera de satisfacer los objetivos de sostenibilidad y suficiencia es acompasar la entrada en la jubilación con el aumento de la longevidad, puesto que tal medida reduciría la tasa de dependencia que determina el gasto y permitiría que la tasa de beneficio (relación entre la pensión media y el salario medio) no disminuyera", apunta.

Reforzar el vínculo entre pensión y cotización 

El Banco de España también se muestra partidario de "explorar políticas" que refuercen el vínculo entre la cuantía de la pensión contributiva recibida y las contribuciones realizadas durante toda la vida laboral, la esperanza de vida prevista en el momento de la jubilación.

La institución cree que la transparencia que inspiran los modelos de cuentas nocionales contribuiría a que los trabajadores puedan adoptar con anticipación las decisiones de ahorro para la jubilación que estimen convenientes. Así, defiende que el aumento del ahorro para la jubilación puede complementar las prestaciones del actual sistema público de pensiones.

Salud y dependencia

El Banco de España también cree que el envejecimiento de la población afectará al gasto en salud y en dependencia, por lo que se debería "revisar tanto su financiación como el nivel de las prestaciones que se ofrecen y la eficiencia en su provisión".

La institución considera que las políticas de conciliación de la vida familiar y laboral y en favor de la natalidad pueden contribuir a lograr una situación demográfica más equilibrada, por lo que urge a impulsarlas de inmediato.

Menos herencias

El Banco de España afirma que al existir una incertidumbre elevada sobre lo que se cobrará de pensión, "no es descartable que las familias se muestren menos propensas a transferir su riqueza en forma de herencias" y ve probable que aumente la demanda de instrumentos financieros que permitan a los mayores generar flujos vitalicios de renta durante la jubilación.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios