Economía

Caixabank completa el mejor año de su historia tras la integración de BPI

  • Dispara su beneficio un 60,9% hasta los 1.684 millones y consolida su liderazgo en la Península Ibérica

  • Gual califica los resultados de "magníficos" en un año difícil por Cataluña y los bajos tipos

Gonzalo Gortazar, consejero delegado, con Jordi Gual, presidente, ayer en la presentación de resultados. Gonzalo Gortazar, consejero delegado, con Jordi Gual, presidente, ayer en la presentación de resultados.

Gonzalo Gortazar, consejero delegado, con Jordi Gual, presidente, ayer en la presentación de resultados. / m. g.

Caixabank obtuvo en 2017 un beneficio atribuido de 1.684 millones, un aumento del 60,9% respecto a 2016 y el mejor resultado anual en la historia de la entidad, informó ayer la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En España, el resultado alcanzó los 1.508 millones de euros, un 44,1% más, mientras que el banco portugués BPI -integrado desde febrero- contribuyó al beneficio con 176 millones.

El margen bruto se situó en 8.222 millones (+5,1%) por la mayor generación de ingresos básicos del negocio bancario -margen de intereses (+14,2%), comisiones (+19,5%) e ingresos del negocio de seguros-, que aumentan un 18% en el grupo y un 8% en Caixabank, y también por la incorporación de BPI.

El 96% de los ingresos proceden de la actividad bancaria básica, tras la menor actividad por operaciones financieras (-66,7%) y la menor contribución de las participadas (-21%).

En concreto, el margen de intereses del grupo se ha situado en 4.746 millones de euros y los ingresos por comisiones en 2.499 millones, un 19,5% más.

Los gastos de administración y amortización recurrentes aumentaron un 11,8%, hasta los 4.467 millones, lo que el banco atribuye principalmente a la incorporación de BPI, ya que se han registrado 110 millones en costes extraordinarios asociados al banco portugués.

Los ingresos de la cartera de participadas se redujeron en un 21%, hasta los 653 millones, reflejo, entre otros, del menor dividendo de Telefónica, cambios de perímetro y la venta del 2% de la participación de BPI en BFA (-97 millones atribuidos) registrado en enero antes de la toma de control.

En el grupo, los recursos totales de clientes se situaron en los 349.458 millones, con un aumento del 15% tras la incorporación de BPI (que contribuye con 34.963 millones más, un 11,5% más), y en Caixabank se han incrementado en un 3,5% en el conjunto del año, mientras que se mantuvieron estables en el último trimestre (-0,2%).

La cartera crediticia bruta se ha reducido un 1,9% y la cartera sana un 1,2% en 2017, y destaca la evolución positiva del crédito a empresas, con un incremento del 16%, y del crédito al consumo, con un aumento del 15%.

La ratio de morosidad del grupo se ha situado en el 6% , frente al 6,9% de hace un año, y la ratio de cobertura de la cartera dudosa mejora hasta el 50% (47% a cierre de 2016); los saldos dudosos se han situado en 14.305 millones en el grupo, de los cuales 13.086 corresponden a Caixabank, lo que representan 1.668 millones menos que en 2017.

Las dotaciones para insolvencias se situaron en 799 millones, lo que supone un 154% más que hace un año debido a la liberación de 676 millones de provisiones de la cartera crediticia en el cuarto trimestre de 2016 tras el desarrollo de modelos internos. Aislando este efecto, la evolución anual sería de una reducción del 19,3%. En cuanto a solvencia, el grupo alcanza una ratioCommon Equity Tier 1 (CET1) fully loaded del 11,7%, en línea con el rango fijado en el Plan Estratégico 2015-2018 (11%-12%), y casi tres puntos porcentuales por encima de los requerimientos del supervisor del 8,75%.

Caixabank se mantiene como primera entidad en España con el 26,7% de cuota de penetración (+100 puntos básicos en los últimos doce meses), y la primera posición en nóminas domiciliadas, con una cuota del 26,3%; en fondos de inversión, con el 16,7%; planes de pensiones, con el 23,5%; y seguros de ahorro, con el 26,4%.

Por otro lado -y pese a la crisis catalana, que desembocó en el cambio de sede de la entidad-, Caixabank cerró el balance de depósitos en positivo, ya que en el conjunto del año incrementó los recursos un 3,5%, hasta 10.600 millones. Es cierto que la entidad sufrió en el cuarto trimestre de 2017 una caída de 700 millones, pero se trata de una cifra "absolutamente inmaterial" si se compara con el crecimiento experimentado en el conjunto del año, de 10.600 millones, según destacó en rueda de prensa el consejero delegado de la entidad, Gonzalo Gortázar.

El presidente de Caixabank, Jordi Gual, destacó que los resultados de la entidad en 2017 han sido "magníficos" en un año difícil por Cataluña y los bajos tipos de interés, y subrayó que la entidad ha seguido ganando cuota de mercado. Entre los éxitos de 2017, Gual resalta que la entidad ha afianzado su posición de liderazgo en banca minorista en el conjunto de la Península Ibérica, ha revalorizado revalorizado casi un 25% y se ha completado la desconsolidación entre La Caixa y Criteria Caixa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios