Foro Joly | Gonzalo Gortázar | CEO de Caixabank Gonzalo Gortázar señala la recuperación del apoyo social como reto para la banca

Gonzalo Gortázar interviene en el Foro Joly Andalucía. Gonzalo Gortázar interviene en el Foro Joly Andalucía.

Gonzalo Gortázar interviene en el Foro Joly Andalucía. / Juan Carlos Vázquez

“La pérdida de apoyo social del sector financiero es una situación que no es compatible con el negocio a largo plazo”. Así de contundente se mostró ayer el consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar, en su intervención en el Foro Joly, y por ello afirmó que para la banca “no es una opción vivir con una falta de apoyo social”. 

Revertir el problema reputacional que tiene el sector financiero es –según dijo ante un auditorio que superaba los 250 asistentes en Abades Triana, en Sevilla, compuesto por una amplia representación social del mundo de la empresa y las instituciones de Andalucía– uno de los tres grandes desafíos a los que se enfrentan la banca española y la europea, entre los que también incluyó mejorar la rentabilidad y culminar la transformación digital. Este último, reconoció, compartido con todos los sectores de la economía. 

En su charla inicial, tras ser presentado por el director general de Publicaciones y Contenidos de Grupo Joly y director de Diario de Sevilla, José Antonio Carrizosa, quien también condujo el coloquio con el ejecutivo bancario, Gortázar enfatizó que “no es compatible con un desarrollo sano” del sector financiero que no se aborde el problema de la falta de apoyo social, que se da tanto “dentro como fuera de España”, aunque el de la banca nunca fue “el sector más loado”. 

Explicó el CEO de Caixabank que es un problema importante, para el sector pero también para toda la sociedad, puesto que, opinó, existe una “relación evidente entre la sanidad del sistema bancario y la salud de la economía”.  “Si hay una crisis financiera, la crisis económica es mucho peor”, dijo para explicarlo, y aclaró que, si se está en fase expansiva, “el crecimiento se retrasa si no hay un buen sistema financiero”. 

Admitió que parte de esa falta de reputación nace de la idea de que los bancos “nos han costado dinero, porque han tenido que ser rescatados”. 

Ante esa postura, contrapuso el mensaje de que no se puede responsabilizar “a las entidades que han sobrevivido” y que han contribuido al saneamiento financiero “sacando dinero de su bolsillo, con 4.500 millones aportados al Fondo de Garantías de Depósitos o al Fondo de Resolución, etcétera”. Y tampoco a las entidades que tuvieron problemas y siguen adelante, porque “ahora tienen otros propietarios y otros gestores”.  

Que no se repita de nuevo

Para Gonzalo Gortázar, lo principal es “evitar que se repita de nuevo” una situación como la que se vivió con la anterior crisis y recordar que se han implementado importantes cambios normativo para asegurar eso mismo: que no vuelva a pasar.   

También admitió el consejero delegado de Caixabank errores cometidos por el sector que justifican en parte la falta de reputación. como los desahucios al hacer ejecuciones hipotecarias o la comercialización inadecuada de productos como las preferentes, pero enfatizó el mensaje de que las nuevas normas aprobadas han provocado “un cambio radical” en el sector, al que ve “en el buen camino”. 

Un camino no exento de otros desafíos ajenos al de la reputación y más ligados al negocio bancario. El primero que citó Gortázar es el de la mejora de la rentabilidad, sobre el que defendió un modelo bancario que base su rentabilidad en que la entidad aporte valor al cliente por la vía de los servicios, que es la única capaz de dar los ingresos necesarios, a la vista de que por la vía de los activos y del pasivo no se obtienen.  

Con 175.000 millones en cuentas no remuneradas y con tipos al -0,5%, Gortázar reconoció que el sector tiene que “repensar la actividad de recoger depósito”. En el coloquio aclararía que esa afirmación no significa que Caixabank se plantee cobrar a los particulares por los depósitos. Contestó con un no rotundo: “Ni ahora, ni nos lo planteamos en ningún momento”, respondió, enfatizando que la mejor solución es la que aplica su banco: “Pedirle que hagan más negocio con nosotros, contratando seguros, financiando coches. Es la más viable para no tener que cobrarles”. 

Respecto al tercero de los desafíos que citó, el de la transformación digital, señaló que está contento de que Caixabank haya llegado al momento actual preparado, puesto que desde hace diez años está formando al personal para convertir las oficinas en centro de asesoramiento más que en puntos de transacción, que el cliente hará por los canales digitales, singularmente el móvil. También en la transformación de las oficinas llevan tiempo trabajando: siete años. 

La existencia de estos tres desafíos no impide que Gonzalo Gortázar vea futuro al sector financiero. “La función social de la banca es enorme”, dijo al recordar que ahora vela por “el dinero y los datos” de sus clientes, financia proyectos personales o empresariales y ayuda a canalizar el ahorro a largo plazo, que es una necesidad ahora que no hay remuneración por tipo de interés. De hecho, recalcó Gortázar que el “mayor riesgo que” corren los españoles es “sobrevivir a sus ahorros”, cuestión para la que la banca cumple perfectamente asegurando un sistema de rentas que duren hasta que fallezca el propietario. En ese sentido, animó sin duda a invertir en fondos de pensiones.  

Finalmente, defendió el modelo de banca responsable que representan desde hace 115 años y que permite que, mediante la Fundación Bancaria La Caixa, se reinviertan en la sociedad 550 millones de euros, 60 de ellos en Andalucía. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios