Economía

Santa Bárbara y otras tres empresas firman el contrato de los nuevos blindados del Ejército

  • La fábrica de Alcalá de Guadaíra participará en la ejecución, mantenimiento y actualización de 348 vehículos de combate 8x8 y se garantiza carga de trabajo para más de 30 años

  • El programa dará empleo a 9.000 personas en Sevilla, Asturias, Guipuzcoa y Madrid

Fotografía de familia de la firma del contrato, con Margarita Robles, ministra de Defensa, en el centro Fotografía de familia de la firma del contrato, con Margarita Robles, ministra de Defensa, en el centro

Fotografía de familia de la firma del contrato, con Margarita Robles, ministra de Defensa, en el centro

Santa Bárbara Sistemas -propiedad de General Dinamics y con fábrica en Alcalá de Guadaíra- Indra Sistemas, Sapa Placencia y Escribano Mechanical & Engineering se han agrupado en una nueva empresa, TESS Defence, y han firmado hoy con el Ministerio de Defensa el contrato para la ejecución del programa 8x8. A través de este programa, TESS Defence se encargará del suministro de 348 vehículos de Combate sobre Ruedas (VCR) 8x8, del mantenimiento y del apoyo al ciclo de vida, así como de su comercialización internacional. El contrato está valorado en 1.740 millones de euros.

Según informa la empresa en una nota, la oferta presentada fue aceptada por el Órgano de contratación tras haberse alcanzado el acuerdo técnico y económico con las cuatro empresas constituyentes de la sociedad.

"Las cuatro empresas constituyentes de TESS Defence han conseguido aportar una solución en coste y plazo viable y han ofrecido una solución técnica que mejore las prestaciones y objetivos exigidos por el Ejército de Tierra, aventajando así a otras soluciones extranjeras", señala la nota.

Una adjudicación accidentada

Recordemos que Tess Defence obtiene este contrato después de que Defensa rechazara una oferta de la propia Santa Bárbara, que tenía como subcontratas a Indra y Sapa, por considerar que no iba a acometer la ejecución en plazo y no ofrecía garantías financieras en caso de imprevisto. Tras este rechazo, el Gobierno decidió convocar un concurso público, después de que previamente negociara con Santa Bárbara el contrato (finalmente rechazado) en un proceso interno y sin publicidad por razones de seguridad nacional.

El proyecto también estuvo marcado por el retraso continuado en la entrega de los prototipos, un contrato que fue también adjudicado a Santa Bárbara, Indra y Sapa. Defensa llegó a abrir un expediente sancionador por una demora que terminó condicionando el contrato principal de los 348 blindados.

El programa garantiza carga de trabajo para los próximos 30 años

Ahora ya estos problemas quedan lejos y parece haber buen entendimiento entre Defensa y los contratistas, que con la excepción de Escribano son los mismos. Santa Bárbara se encargará del suministro de la plataforma y la integración en el vehículo; Indra, del Sistema de Misión y de la arquitectura electrónica; Sapa Placencia, del grupo motopropulsor, y Escribano Mechanical & Engineering, de los Sistemas de Armas.

"Las cuatro compañías aportarán la tecnología, sistemas y soluciones que permitirán que el VCR 8x8 Dragón se sitúe como el vehículo con un mayor componente digital del mercado y uno de los más avanzados y eficaces de su clase", señala la nota, que añade que esto convertirá al programa en "en un proyecto de referencia nacional e internacional y en uno de los motores de tracción de la Industria de Defensa Nacional".

Los vehículos se entregarán en un plazo estimado de siete años y contarán con sistemas de alta tecnología. La idea es que puedan ser exportados y den un impulso a la industria de defensa española.

El programa tendrá especial incidencia en Sevilla (en la fábrica de Santa Bárbara en Alcalá de Guadaíra), aunque también en Asturias, Guipúzcoa y Madrid. La nota informa que se prevé la creación más de 9.000 puestos de trabajo.  En lo que respecta a Santa Bárbara, serán 635 directos y otros 1.000 indirectos, según confirmó ayer General Dinamics.

Más allá de ello, el programa garantizará carga de trabajo durante al menos 30 años, ya que incluye actualizaciones, mantenimiento y reparaciones.

Las empresas se encargarán de comercializar los blindados para venderlos en otros países

"Este proyecto, así como la creación de TESS Defence, constituye un claro ejemplo de colaboración industrial entre las industrias de defensa de referencia nacional y el Ministerio de Defensa, para ofrecer la mejor solución a nuestro ejército. Además, será un factor clave para contribuir a la creación de empleo, a la capacitación tecnológica de nuestra industria para afrontar cualquier reto y situación a la que nuestra nación deba enfrentarse", señala la empresa adjudicataria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios