Precios Estos son los supermercados más baratos de Sevilla

Economía

Sigue el caos en los aeropuertos de Europa y EEUU con más cancelaciones y retrasos

Largas colas en un aeropuerto, una imagen habitual este verano.

Largas colas en un aeropuerto, una imagen habitual este verano. / EFE

Las cancelaciones y los retrasos de los vuelos se extienden por Europa y Estados Unidos por la brusca recuperación de la actividad y de la falta de personal tras la pandemia, a lo que se añaden las huelgas en aerolíneas de bajo coste, aunque en España e Italia la tensión tiene algo menos de intensidad.

El fuerte repunte de la actividad turística, sobre todo en el segundo trimestre del año y su previsible continuidad coincidiendo con los meses de verano, ha desbordado las previsiones de las aerolíneas europeas, que necesitan tiempo para que la maquinaria vuelva a trabajar al cien por cien, después de haber despedido a buena parte de sus plantillas por el parón de actividad derivado de la covid.

El fenómeno no es tan intenso en España e Italia, donde las ayudas públicas -los expedientes temporales de regulación de empleo (ERTE) en el caso español- han permitido a las compañías ajustar sus plantillas a la actividad con mayor agilidad, sin necesidad de abrir largos procesos de contratación.

Las huelgas en diversas compañías aéreas de bajo coste en demanda de mejoras salariales, entre ellas Ryanair e easyJet, han venido a complicar un panorama ya de por si turbulento.

En Reino Unido, ayer mismo British Airways anunció un recorte de actividad para el verano del 11 % y la escandinava SAS reducirá sus operaciones en un 50 %.

Iberia mantiene la operativa y Exceltur vaticina "caos"

En España, Iberia ha destacado que mantiene su operativa prevista para este verano, porque el mecanismo de los ERTE le ha permitido actuar con agilidad en la adecuación de las plantillas a la actividad.

No obstante, hay convocadas huelgas a lo largo de todo el mes de julio tanto en easyJet como en Ryanair -esta última con un 23% de cuota en España, por delante de Vueling (12 %) e Iberia (9 %), según datos de Aviación Civil-.

Aunque ha habido problemas de colas y de maletas perdidas, la situación no ha sido crítica en España, según fuentes del sector, pero la alianza turística Exceltur espera un "caos importante" este verano en los aeropuertos, especialmente en aquellos con mayores entradas de turistas británicos y en el de Madrid-Barajas, donde pide que se mejore la dotación de controles de fronteras.

British Airways cancela un 11% de sus vuelos

En el Reino Unido, el sector aéreo atraviesa una crisis debido a la falta de personal de cabina, de gestión de equipaje, de seguridad aeroportuaria y controladores aéreos, al tiempo que la demanda ha crecido de forma exponencial en plena temporada de vacaciones.

Tanto British Airways (BA) como easyJet han comunicado cancelaciones de vuelos para regularizar los servicios al no poder contar con el personal suficiente para atender la cantidad de vuelos, de hasta el 11 % en el primer caso.

A esta crisis se ha sumado la huelga programada para este verano de los trabajadores de tierra de BA en el aeropuerto londinense de Heathrow en demanda de mejoras salariales, cuyas fechas están por determinar.

Francia, Alemania y los escandinavos

En Francia, las huelgas de las últimas semanas en los aeropuertos y en algunas aerolíneas para exigir subidas salariales se han traducido en cientos de vuelos anulados y retrasos, que, previsiblemente, continuarán en los próximos días, incluido el fin de semana.

Trabajadores de Aeropuertos de París (ADP) y de empresas que operan en las plataformas de Charles de Gaulle y Orly han convocado paros desde este viernes al domingo; y a partir del 14 de julio, coincidiendo con la Fiesta Nacional, está previsto otro paro, en principio indefinido, de empleados de Ryanair en sus bases francesas de Beauvais-París, Marsella y Toulouse.

En los aeropuertos de París, como reconoció ADP en mayo, hacen falta 4.000 personas más en las plantillas de las compañías que los operan (ahora hay 90.000) para hacer frente a una demanda que ha crecido de forma muy rápida en los últimos meses.

En Alemania el problema es el mismo: escasez de personal tanto en los aeropuertos como en las aerolíneas, hasta 7.200 trabajadores, según cálculos del Instituto de la Economía Alemana (IW).

Por ello, Lufthansa ha cancelado 3.100 vuelos en julio y agosto. El presidente de la compañía, Carsten Spohr, ha admitido en una carta a los trabajadores que la empresa exageró con los planes de ahorro por la presión que supuso perder 10.000 millones de euros durante la pandemia.

La cancelación de vuelos ha ido acompañada de un fuerte aumento de precios y se suma al caos en la entrega de equipajes, con unas 3.000 maletas sin despachar en el aeropuerto de Múnich durante cerca de una semana.

En este clima, el Sindicato de Servicios Públicos (ver.di) pide un aumento salarial del 9,5 %, apoyado en los elevados niveles de inflación y en la presión que sufren los trabajadores en medio de la situación caótica.

La aerolínea Scandinavian Airlines Systems (SAS), controlada por los estados danés y sueco, se ha visto sacudida por una huelga de pilotos, justo en temporada de verano y en momentos en que la compañía lucha por revertir las pérdidas acumuladas durante la pandemia.

Según el consejo delegado, Anko van der Werff, el efecto de la huelga en estos momentos puede ser devastador y poner en riesgo el futuro de compañía. SAS ha anunciado la cancelación del 50 % de sus vuelos este verano como consecuencia del paro y estima que afectará a unos 30.000 pasajeros por día.

Italia, menos afectada pero también con huelgas

Italia, al igual que España, está sufriendo menos que el resto de países europeos las movilizaciones del transporte aéreo ya que las ayudas gubernamentales durante la pandemia permitieron evitar los despidos y se ha podido recuperar la operación de manera más ágil.

No obstante, para el 17 de julio hay convocada una huelga de cuatro horas entre el personal de ENAV, el Organismo Nacional de Asistencia en Vuelo, que se sumará al paro previsto en las compañías de bajo coste Ryanair, Easyjet, Volotea, Malta Air y CrewLink.

En Portugal, los problemas empezaron el pasado viernes, cuando la pista del aeropuerto permaneció cerrada varias horas después de que reventase el neumático de un jet privado y el fin de semana se sumaron las limitaciones en otros aeropuertos internacionales y las huelgas en compañías como Easyjet y Ryanair.

El aeropuerto de Lisboa sufre colas desde hace semanas por falta de medios, lo que ha llevado a que las autoridades refuercen los servicios de atención tanto en el control de pasaportes como en el de maletas, entre otras medidas.

También las aerolíneas estadounidenses reducen vuelos

En Estados Unidos, la temporada alta de vuelos comenzó a finales de mayo y desde entonces se han vivido varios fines de semana largos plagados de cancelaciones y retrasos en torno a días festivos como Memorial Day (29 mayo), Junettenth (19 junio) y del Día de la Independencia (4 de julio).

Las principales aerolíneas, como American, Delta, JetBlue y United, anunciaron hace unas semanas recortes en sus rutas este verano -con una reducción de un 15 % en la oferta de vuelos entre junio y agosto- para evitar dificultades, al no contar con empleados suficientes para cubrir sus rutas y frecuencias habituales.

Según medios locales, hubo unos 2.400 vuelos cancelados en EE.UU. desde el jueves pasado hasta el lunes 4 de julio que afectaron especialmente a los principales aeropuertos de la costa este del país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios