Economía

El sector agrario no entiende el recorte presupuestario de la PAC

  • Asaja, COAG y UPA afirman que es una contradicción reducir las ayudas y al mismo tiempo plantear más exigencias al productor

Cosechadora de algodón. Cosechadora de algodón.

Cosechadora de algodón. / archivo

Las organizaciones agrarias criticaron ayer con dureza el recorte propuesto ayer por la Comisión Europa para la Política Agraria Común (PAC) en el nuevo periodo 2021-2027, del 5% en total, hasta sumar 365.000 millones de euros, y, dentro de esa partida, del 4% en los pagos directos a los agricultores. La reducción se produce porque parte de los fondos van a partidas en auge como innovación, inmigración, seguridad, defensa y acción exterior; y por la salida del Reino Unido de la Unión Europea, que deja un agujero de entre 12.000 y 15.000 millones de euros. Hay un mayor esfuerzo del resto de países, cuya aportación pasa del 1,03% del PIB europeo al 1,11%, pero insuficiente para evitar el recorte en políticas agrarias y de cohesión.

La organización agraria Asaja-Sevilla considera "inaceptables" las medidas propuestas por la Comisión Europea, que suponen, según sus primeras estimaciones, una reducción del 15% de los fondos destinados a la política de Desarrollo Rural, el Segundo Pilar de la PAC y que se refiere a los presupuestos públicos destinados a la mejorar y modernización de las explotaciones agrarias.

Asaja ha dicho que no entiende el recorte en los pagos directos si se quiere hacer atractivo el sector para la incorporación de jóvenes y si se quiere cumplir con retos de producir más con menos, respetar el medio ambiente, fijar y generar empleo, desarrollar las zonas rurales más desfavorecidas y contribuir en la lucha contra el cambio climático. "Europa está en un momento de liderazgo en los compromisos medioambientales y esta bajada de presupuesto podría suponer una desaparición de la ambición mostrada para conseguir una agricultura más sostenible", indica.

En opinión de Asaja, la Comisión Europea no puede cargar sobre las espaldas de los agricultores el coste de la salida del Reino Unido (Brexit) de la UE y demanda que se aumenten las aportaciones de los estados miembros al presupuesto comunitario hasta el 1,3% del PIB.

COAG, por su lado, rechazó también el recorte y calculó que, si se tiene en cuenta la inflación a lo largo de todo el periodo presupuestario (estimada por la CE en el 2% anual), el presupuesto supondría una pérdida real del 16,6% de las ayudas que perciben los agricultores, del 13% en pagos directos y del 27% en los fondos de desarrollo rural.

La organización agraria considera que el marco presupuestario presentado es "insuficiente" para abordar las nuevas exigencias, compromisos y retos planteados en la comunicación de la Comisión Europea sobre el futuro de la PAC, la alimentación y la agricultura tras 2020.

Además, COAG critica que en un contexto de recortes no se plantean medidas de priorización de las ayudas en favor de los "verdaderos activos agrarios", hombres y mujeres del campo que trabajan directamente en la explotación, generan empleo y fijan población en el medio rural, y no haya elementos novedosos de apoyo a la incorporación de jóvenes al sector agrario.

UPA, por último, calificó de "imposibles" las pretensiones de la Comisión Europea. "Quieren que los agricultores y ganaderos hagamos milagros", afirma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios