Crisis del coronavirus Los hosteleros andaluces se ven ante un abismo por la incertidumbre política

Interior de un bar de Huelva completamente cerrado desde la declaración del estado de alarma, hace ya más de un mes. Interior de un bar de Huelva completamente cerrado desde la declaración del estado de alarma, hace ya más de un mes.

Interior de un bar de Huelva completamente cerrado desde la declaración del estado de alarma, hace ya más de un mes. / Alberto Domínguez

Desde hace unos días, Andalucía ya cumple con los requisitos básicos para iniciar una desescalada gradual del confinamiento. Sin embargo, ninguna administración, ni estatal ni regional, ha sabido dar una fecha clarificadora de cuándo podrá la hostelería andaluza reabrir sus puertas y en qué condiciones.

Los empresarios del sector consultados tienen dos palabras para resumir lo que sienten cuando atienden a los mensajes que les llegan desde el Gobierno central y la Junta de Andalucía: confusión e incertidumbre.

"Lo mismo un día la ministra de Trabajo dice que no abrimos hasta diciembre, que al siguiente la Junta está hablando de reabrir este mismo mes. Nuestra incertidumbre está regada con las ocurrencias de cada día de los políticos", lamenta el presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería de Andalucía (Horeca), formada por las ocho patronales provinciales turísticas y hosteleras de la región.

Margen de actuación

Estrechar al máximo posible la horquilla temporal en la que los hosteleros podrán volver a la actividad es fundamental para realizar las actuaciones e inversiones que necesitarán los negocios para adaptarse al nuevo paradigma sanitario.

Por ello, incluso antes de la fecha exacta de reapertura, lo que los empresarios solicitan es que esté claro cuál será el protocolo de seguridad de prevención de contagios.

"No queremos quedarnos sin tiempo. Para hacer las cosas bien hace falta planificación. Además, si tenemos que comprar materiales como mamparas, sería bueno tener un buen margen y que no hubiera un embudo para realizar las compras que encareciera todo e hiciera imposible abrir a muchos pequeños negocios", indica De la Torre.

Entre las medidas que contempla el sector destacan el control de temperatura a la entrada del establecimiento, el reajuste del aforo con una distancia mínima de separación entre mesas, implantación de dispensadores de hidrogel para favorecer las mejores condiciones de higiene o extremar la higiene en la manipulación de alimento y en la limpieza de todo tipo de utensilios del local y baños.

Pérdida de empleo

La preocupación estriba en que entre el 70 y el 80% de los establecimientos andaluces dedicados a la hostelería están en manos de autónomos o pymes como menos de tres trabajadores. Normalmente, emprendedores sin grandes depósitos de liquidez.

Una situación que facilita que en los próximos meses se dé la paradoja que aunque se reabran los negocios andaluces, muchos sigan cerrando paulatinamente y la gran destrucción inicial de las empresas y el empleo no finalice con la conclusión de las medidas de restricción. Algo dramático para la economía andaluza, muy parca en otros sectores más competitivos con gran valor añadido como la industria.

Según los datos oficiales, en Andalucía había antes del confinamiento, 55.000 establecimientos de hostelería, que daban trabajo a 300.000 personas. Además, suponía el 14% del PIB andaluz.

Muy por encima del 6,2% del PIB que aporta el sector a la economía española en términos nacionales, donde hay registrados 1,7 millones de trabajadores (el 8% del empleo de todo el país).

Según Horeca, al menos el 20% de los negocios no volverán a abrir jamás, con la consecuente pérdida de empleo, que se estima al final del proceso en 100.000 trabajadores sólo en Andalucía.

Ayudas públicas

Por ello, las patronales ya han solicitado mantener las condiciones actuales para tener acceso a las ayudas (por causa mayor) por un periodo inicial de 6 meses, con posibilidad de ser ampliado.

Esta medida influiría a la hora de seguir tramitando ERTE aún cuando se reabran los negocios, con los efectos de exención de cuotas empresariales a la Seguridad Social y de protección específica por desempleo a las personas trabajadoras que vean suspendidos temporalmente sus contratos o reducidas sus jornadas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios