Foro Joly | José Domínguez Abascal, secretario de Estado de Energía

"La transición ecológica es una gran oportunidad para Andalucía"

  • El Gobierno estima que hace falta invertir unos 100.000 millones en diez años para cambiar el modelo energético y generar de 50.000 a 60.000 nuevos megavatios de origen renovable

José Domínguez Abascal, secretario de Estado de Energía, durante el coloquio con José Antonio Carrizosa, director de ‘Diario de Sevilla’. José Domínguez Abascal, secretario de Estado de Energía, durante el coloquio con José Antonio Carrizosa, director de ‘Diario de Sevilla’.

José Domínguez Abascal, secretario de Estado de Energía, durante el coloquio con José Antonio Carrizosa, director de ‘Diario de Sevilla’. / Juan Carlos Vázquez

La transición ecológica, el proceso para descarbonizar y electrificar la economía, es una gran oportunidad para Andalucía, dados los recursos renovables con que cuenta la región, ya que éstos serán los protagonistas para sustituir a los combustibles fósiles en la generación de energía. Este positivo mensaje es el que José Domínguez Abascal, secretario de Estado de Energía, dejó ayer tras su intervención en el Foro Joly, celebrado en el hotel Alfonso XIII de Sevilla con el patrocinio de Endesa y la colaboración de la Confederación de Empresarios de Andalucía.

No es que el ingeniero andaluz, número dos del Ministerio para la Transición Ecológica, dibujase un mundo de color de rosa respecto a la lucha contra el cambio climático, pero sí enfatizó que al hacer frente a los problemas que éste genera, Andalucía, y con ella toda España, está ante una “oportunidad que no debemos desaprovechar”, dijo ante un auditorio entre el que destacaba el consejero de Economía, Hacienda y Administración Pública de laJunta, Antonio Ramírez de Arellano.

Y es que Domínguez Abascal –Pepón para muchos de los asistentes, como recordó el presidente de Endesa Generación, Antonio Pascual, al presentar al conferenciante– señaló que el proceso de descarbonización exige la instalación de entre 50.000 y 60.000 megavatios de generación con fuentes de energía renovables, y cifró las inversiones para hacer realidad este objetivo en más de 100.000 millones de euros, a razón de unos 10.000 millones por año.

“Tenemos los ingenieros que saben desarrollar la tecnología, los economistas que conocen cómo financiarlas, los juristas y administradores que saben como hacerlas realidad”, dijo respecto al panorama que traerá este cambio del modelo energético, reiteró, es una “oportunidad que no debemos desaprovechar, porque depende exclusivamente de nosotros, cada uno desde nuestro papel”.

Previamente, el secretario de Estado había hecho un diagnóstico de cómo llega España a este momento de apostar sin punto de retorno por la transición ecológica.

“España no hizo los deberes e incluso aumentó las emisiones de carbón”

Domínguez Abascal dijo que estamos ante una “situación seria, urgente, como consecuencia del cambio climático que hay que abordar” sobre todo, afirmó en tono crítico con el anterior Ejecutivo central, “España no ha hecho los deberes en los últimos años”.

Se refería a la escasa voluntad política demostrada por el anterior Gobierno en erradicar y sustituir las fuentes tradicionales de generar energía eléctrica en nuestro país. “En España tengo que decir que desafortunadamente hemos perdido algún tiempo”, explicó Domínguez Abascal, que no dudó en calificar de “política literalmente conservadora” la desarrollada en materia energética hasta la moción de censura de junio pasado.

Y citó datos que señalan que ese mantenimiento de las fuentes de generación, “incluido el carbón”, ha provocado que “del año 14 al 17, España es el país donde más han aumentado las emisiones” de gases de efecto invernadero.

Frente a esas políticas, el Gobierno actual hace una clara apuesta: “España y Europa tienen que liderar el cambio de modelo para la contención del cambio climático” en un contexto internacional en el que, dijo, “algunos aún tratan de ignorarlo, como el presidente de EEUU, Donald Trump, pero la realidad se impone. Así citó que California se ha comprometido a que en 2040 no haya emisión de gases de efecto invernadero en ese estado norteamericano.

El Gobierno enviará a las Cortes la Ley de Cambio Climático antes de fin de año

Para liderar ese cambio de modelo energético, Europa cerró el 14 de junio, “prácticamente al mismo tiempo que cambiábamos de Gobierno en España” un acuerdo entre la Eurocámara, la Comisión Europea y los estados miembros para que en el año 2030 la Unión alcance el 32% en la generación de energía con fuentes renovables, con el objetivo de que en 2050 la economía esté “descarbonizada entre el 90% y 100%”.

El secretario de Estado enfatizó que “un 32% es el doble de lo que tenemos hoy”, para dimensionar el objetivo marcado.

En línea con ese mandato, el Ejecutivo nacional, con la ministra Teresa Ribera al frente del Ministerio para la Transición Ecológica, ha puesto en marcha una serie de medidas e instrumentos jurídicos para cumplir esa “trayectoria que ha definido UE”.

Entre ellas destaca, recordó el secretario de Estado, la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, cuyo borrador está redactado y en fase de revisión por parte del Gobierno y que aventuró que será remitirá al Congreso de los Diputados “antes de fin de año”.

Se trata, recordó Domínguez Abascal de una “Ley genérica, que marcará la trayectoria de descarbonización de la economía”. Un segundo instrumento jurídico que desarrollará el Ejecutivo que preside Pedro Sánchez será un Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, que será más preciso a la hora de “definir objetivos concretos en la descarbonización y electrificación de le economía”.

Francisco Arteaga, director general de Endesa en Andalucía y Extremadura; Antonio Ramírez de Arellano, consejero de Economía, Hacienda y Administración Pública; José Domínguez Abascal; José Joly, presidente del Grupo Joly; Antonio Pascual y Javier González de Lara, presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía. Francisco Arteaga, director general de Endesa en Andalucía y Extremadura; Antonio Ramírez de Arellano, consejero de Economía, Hacienda y Administración Pública; José Domínguez Abascal; José Joly, presidente del Grupo Joly; Antonio Pascual y Javier González de Lara, presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía.

Francisco Arteaga, director general de Endesa en Andalucía y Extremadura; Antonio Ramírez de Arellano, consejero de Economía, Hacienda y Administración Pública; José Domínguez Abascal; José Joly, presidente del Grupo Joly; Antonio Pascual y Javier González de Lara, presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía. / Reportaje Gráfico: Juan Carlos Vázquez y Victoria Hidalgo

En este Plan, el Gobierno plasmará un compromiso para que España se reduzca “a un 20% de las emisiones que había en 1990”. “Puede parecer un objetivo poco ambicioso, pero tengo que recordar que hoy tenemos emisiones un 17% superiores a ese momento”, porque reiteró “en España no hemos hecho los deberes”.

Pero en línea con el planteamiento en positivo que hizo Domínguez Abascal en todo su planteamiento, recalcó que esas “mayores dificultades, también suponen mayores oportunidades”. La idea es que el “mix final sea del 35%”, explicó antes de fijar una necesidad: “Tenemos que duplicar la generación con energías renovables, que ahora está en el 17% ó 18%”.

“Para que en 2030, en España más del 70% de nuestra electricidad sea renovable, necesitamos instalar entre 50.000 y 60.000 megavatios de generación renovables, cuando actualmente contamos con 22.000 megavatios de origen eólico y otros 6.000 producidos con tecnología solar y termosolar”.

Conforme a lo marcado en el real decreto ley aprobado hace un mes para reordenar el sector eléctrico, España tiene que cerrar todas sus plantas térmicas de carbón, tres de ellas en Andalucía, las de Fuentenueva, Los Barrios y Litoral.

Vaticina el cierre de todas las térmicas de carbón, tres de ellas andaluzas

“De las 14 que hay en España, nueve cerrarán antes de junio de 2020 porque no han hecho las inversiones necesarias para cumplir con la normativa sobre y cerrarán antes de junio de 2020, y las cinco plantas restantes tendrán que cerrar más pronto que tarde”, aventuró.

Eliminando esas plantas, España se “liberará del 58% de las emisiones por generaciones eléctricas, que es el 25% de las misiones totales”, explicó el secretario de Estado de Energía.

Como consecuencia de estos cierres, la producción de carbón autóctono tiene también una fecha de caducidad: la minería extractiva debe terminar este 2018.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios