Domènec Biosca | Consultor turístico y presidente de Educatur "Todo y todos somos turismo"

Domènec Biosca. Domènec Biosca.

Domènec Biosca. / Pere Ferre (cedida por Educatur)

Domènec Biosca (Barcelona, 1948) está considerado como uno de los gestores turísticos de más prestigio de España. Preside la Asociación de Expertos en Empresas Turísticas y también Educatur, entidad que forma y asesora a empresas y destinos. Es autor de una veintena de libros de gestión en este sector y ha sido galardonado en más de 20 ocasiones. Imparte 150 conferencias al año y no esconde su admiración por el Sur, un destino “de lujo”.

–Hay una frase recurrente cuando algún negocio empieza a fallar: si no funciona... monto un bar. ¿No es el mejor momento, verdad?

–No, el descenso de turistas perjudica a los negocios pequeños con poco valor añadido y  mucha competencia.

–En esta crisis han surgido debates como el de la necesidad de repensar el turismo y no poner siempre todos los huevos en la misma cesta...

–Hay ciudades donde el peso de sector servicios sigue siendo muy importante. Aun así, me consta que, por ejemplo, Sevilla tiene una importante industria aeronáutica y una creciente industria agroalimentaria muy competitiva con una exportación muy elevada. En los últimos años, el sector turístico creció  consiguiendo que el peso en el PIB esté rozando el 18% junto al sector comercial, que es fundamental para la economía local. Sinceramente creo que Sevilla no sólo no ha cometido errores en materia turística, sino que ha hecho las cosas muy bien… Se ha convertido en los últimos años en una marca muy bien valorada, siendo un referente entre las ciudades monumentales, y creo que ha sido mérito tanto del gobierno de la ciudad como de los empresarios y de los profesionales turísticos.

–La colaboración público-privada es importante.

–Sí y clave para recuperarse de la situación actual.

–Se critica el turismo de masas porque dicen que desvirtúa las ciudades.

–Para mí, una ciudad como Sevilla es única por su Historia, por sus tradiciones, por su cultura, sus eventos mediáticos… por su gastronomía, por este carácter de actuar constantemente como anfitriones 5 estrellas… Obviamente el éxito atrae y el reto es poner tecnología inteligente para que los flujos estén ordenados.

–¿Qué debe aprender y desaprender Andalucía como destino?

–Todos tenemos que aprender que el mercado de oferta deja paso al mercado de demanda… Hay que trabajar juntos para incrementar los atractivos que ya tenemos y diferenciarnos de las otras ciudades competencia, por eso la implicación en la red de ciudades inteligentes.

"O bajan todo tipo de impuestos o habrá muchas muertes empresariales muy difíciles de sustituir”

–Las smart cities y la apuesta por la calidad. ¿Ese turismo no se resiente?

–En momentos de crisis se nota un bajón tanto del turismo de precios más altos como de los de precios más bajos. Se debe apostar por la diversificación con calidad de distintos mercados emisores y aprovechando las múltiples conexiones del mundo con estas ciudades.

–Sin ocio no hay turismo, pero hay también un segmento de negocios cada vez más pujante.

–Este segmento de congresos ha crecido mucho en Sevilla, por ejemplo, y  tiene la ventaja de que este turista tiene recursos suficientes para quedarse unos días y disfrutar de la ciudad. Yo apostaría fuertemente por el segmento MICE.

–Debates como el de la tasa turística han dejado de ser oportunos tras la pandemia, ¿no cree?

–Es el momento de bajar impuestos porque el sector está sufriendo y mucho  sin ingresos, especialmente el comercio y las agencias de viajes, si olvidar los hoteles y los apartamentos. O los apoyamos ahora o habrá muertes empresariales muy difíciles de sustituir.

–¿Es la hora de las viviendas turísticas antes que de los hoteles y de los alojamientos rurales en lugar de los urbanos?

–En este momento toda oferta turística rodeada de naturaleza y con espacios transmite más garantía sanitaria a los clientes, pero todo el mundo debe saber que tanto los hoteles como los apartamentos han hecho un esfuerzo inversor para aplicar las medidas sanitarias.

–Dígame con sinceridad. ¿Los sellos turísticos Covid-free que están proliferando sirven de algo?

–Claro que sirven. Generan confianza al cliente que es lo más importante, pero deben ser emitidos por entidades de acreditada solvencia y de la máxima credibilidad debiendo los protocolos ser verificados adecuadamente.

–¿Cuáles deberían ser las prioridades para relanzar a economía?

–Bajar todo tipo de impuestos, aportando tesorería a las empresas a un coste bajísimo, por ejemplo, con un mínimo de tres años para su devolución, facilitando con rapidez los créditos ICO para que las inversiones para modernizar los negocios tengan tres años más para poderse financiar; practicar la máxima colaboración porque todo y todos somos turismo y aplicando sin contemplaciones y con el máximo rigor la obligación que tenemos de cumplir las normas de protección personal. Un nuevo rebote sería como un millón por cero, igual a cero.

–¿Están los gobiernos haciendo todo lo posible o hace falta más?

–Hace falta alargar los ERTEs hasta final de año; promociones en los mercados emisores, atrevidos, provocativos y que tienten; apoyar a las agencias de viajes, fundamentales del turismo, si no, su índice de mortalidad será altísimo; y apoyar al transporte aéreo porque sin aviones no hay turismo.

"Hay que convertir a todos los directivos y jefes en líderes de sus empleados para salir de la crisis y hacer de los clientes embajadores proactivos de los destinos"

–¿El turismo va a despegar este verano? ¿O habrá que esperar a 2021?

–Este año desgraciadamente muchos cerrarán o invernarán, habrá un número de turistas que difícilmente financiarán todos los frentes, pero por lo menos evitarán su muerte. Si queremos éxito en 2021 debemos empezar a trabajar ahora aplicando los urgentes cambios que exige el mercado donde manda la demanda.

–¿Cuáles son las recetas para sobrevivir  empresarialmente en esta crisis?

–Convertir a todos los directivos y jefes en líderes de sus empleados formándose para que añadan a sus oficios la máxima actitud de anfitriones en las relaciones con sus clientes para conseguir la máxima felicidad. Los clientes ya no sólo quieren estar,  quieren ser felices y el objetivo debe ser convertir a los clientes en embajadores proactivos, reconvirtiendo los departamentos en un sólo equipo con eficiencia coordinación y armonía.

–Denos un consejo. ¿Se podrían establecer sinergias y alianzas más eficaces entre las ciudades andaluzas? 

–Sin duda, creando la Red de Ciudades Turísticas de Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios