Sally Crane | Experta en Parques y Jardines "España vale mucho más de lo que los españoles creen"

Sally Crane Sally Crane

Sally Crane / Juan Carlos Muñoz

Mujer batalladora y comprometida con su entorno, Sally Crane (1940 Filadelfia, EEUU) se implicó en la defensa de los Jardines del Prado y logró que limpiaran los de la Maestranza que estaban abandonados. Amante de la naturaleza, madre de cinco hijos (dos monjas) y católica, ha hecho de su casa un paraíso verde, con huertos y animales. Colabora con la Escuela de Jardinería Romero Murube, restaura muebles viejos y enseña a hacerlo, ha promovido un club de mujeres en Bormujos y sabe mil historias curiosas del pueblo.

-De Filadelfia a Bormujos

-Me crié en una zona rural, vine a España a hacer el tercer año de Filosofía con español y me casé en Suiza con el escritor sevillano Aquilino Duque. Vivimos muchos años en Suiza y Roma. Quería que mis hijos supieran de dónde eran, españoles o americanos. No quería que fueran de Suiza ni de Roma, eso me parecía malsano, así que nos vinimos aquí a Sevilla, a vivir a Bormujos. Y aquí en Bormujos se convirtieron en ocupas.

-¿De verdad os dicen eso?

-Te lo hacen saber sí, te dicen que somos forasteros. La gente de Bormujos nos considera ocupas porque vivimos aquí sin haber nacido en Bormujos. Ser de aquí es muy importante, sí sí (risas). Me llaman la americana, soy la loca local y eso me divierte muchísimo. Creo que no me entienden mucho.

-¿Y qué le pareció España?

-Cuando llegué aquí hace 42 años España me gustó y me sigue gustando. Hay cosas que no me gustan, pero procuro ignorarlas. Vinimos cuando Franco se estaba muriendo.

-Algo que le gustó...

-Pues me gustaba que la gente fuera solidaria, pero ya no son solidarios. No me gustaba la política (tampoco me gusta la de mi país). Y tengo que decir que España vale mucho más de lo que los españoles se creen.

-¿Somos muy negativos?

-Sí . Hay un gusto por autolesionarse y decir "España no vale nada" y eso no es verdad. Es una especie de quimera que se inventa la gente. Veo a los españoles muy negativos y tratan a su país muy mal: le tiran papeles, latas, botellas. Esa actitud de no mimar a España se interpreta desde fuera como que los españoles no quieren a su país y le echan tierra.

-La asignatura pendiente de Sevilla y Andalucía...

-El patriotismo, estar orgulloso de donde vives, de tus vecinos, y proponer mejoras para la ciudad.

-¿En qué difiere la cultura de un americano y un español?

-Son completamente distintos. A todo lo que el americano le da valor, el español no se lo da, y viceversa. La solidaridad de los españoles que se ayudaban más cuando tenían más necesidades y había rancho para todos es una de esas diferencias, es algo bonito aunque eso se ha perdido con el bienestar. Lo negativo es que la gente de clase media en los pueblos tiene muchos prejuicios para relacionarse.

-¿Cómo ha visto la polémica por la tala de árboles en Sevilla este verano?

-Es algo que pasa en todas las ciudades. Pero hay muchos alcaldes que lo han ido dejando porque tienen miedo de las protestas. En Sevilla, Espadas tiene que curar los males de cinco o seis alcaldes con los árboles. No es justo pero es así. Con los árboles peligrosos no han hecho nada y al final le han dado una poda por encima, cuando tenían que haberlos cortado. Es un asunto complejo. Han cortado los que no tenían dinero, o no han podido o no han querido analizar con un informe exhaustivo de los técnicos. Ha creado desconfianza en la gente que hayan decidido cortarlos todos y a veces el árbol estaba sano. Y otra cosa: no hay buena comunicación entre el Ayuntamiento y la gente, algunas son muy bravas y dan miedo a los políticos.

En Sevilla, Juan Espadas tiene que curar los males de cinco o seis alcaldes con los árboles

-Los voluntarios de los parques sois necesarios..

-Los políticos también tienen miedo al voluntariado, no se fían nada de nosotros cuando no queremos quitar a un alcalde y poner a otro, sino el bien para la ciudad. Los voluntarios somos necesarios porque cuesta mucho dinero mantener los parques. Los políticos quieren sacar rendimiento a los parques pero no saben cómo. Les propongo crear asociaciones de turismo de jardines que cobren cada visita y ese dinero puede ir a mantener zonas verdes. Eso lo hacen en otros países. O un día entero abrir los jardines privados, como hacen en San Diego o Francia.

-Fue presidenta de Amigos de los Jardines de Sevilla y pertenece a Amigos de los Jardines de la Oliva...

-Yo animo a los ciudadanos a hacer cosas. No se puede decir no hago nada porque no tengo dinero. Todo se consigue cuando cuatro personas se reúnen para lograr algo. Basta tener interés y eso atrae a más y más personas. Jacinto Martínez, que preside la asociación Amigos de los Jardines de la Oliva, sabe muy bien de eso; tiene enorme mérito y humildad, sabe movilizar a la gente y lograr apoyos de la administración.

-Un secreto para mantenerse tan activa como usted a su edad

-Pues no sé, no tengo conciencia de tener los años que tengo. Por eso me voy cayendo en agujeros y cosas así ¡Ay, soy muy viejecita. Voy a ir con un bastón a tomar café todos los días con mis amigas! ¡Nooo! (risas)

-¿Qué le parece Trump?

-A mis amigas les digo que los camioneros tienen que tener por quien votar, no? (risas) En los Estados Unidos hay mucha gente muy ignorante, no solo aquí, en todos lados. La pobreza rural es ignorancia y no creo que tenga remedio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios