Ana García | Diseñadora de moda y artesana

“Las batas y pijamas salvaron el negocio en la pandemia”

Ana García, fundadora de Cherubina, marca sevillana de moda.

Ana García, fundadora de Cherubina, marca sevillana de moda. / Antonio Pizarro

Ana García nos recibe en el taller que Cherubina, la empresa que fundó hace casi 20 años, posee en el parque empresarial Arte Sacro. Ocupa dos grandes locales, donde se amontonan patrones, tejidos y los más variopintos materiales de confección.

En la entrevista la acompaña su marido, Pedro Parias, gerente de esta firma sevillana que, tras años haciéndose un importante hueco en la moda, ha dado un gran salto internacional después de que la Reina Letizia haya lucido varios de los complementos diseñados por esta marca.

Nos advierte que de su relación con la monarquía no puede hablar mucho, pues ya se sabe que en Zarzuela gusta la discreción en estos asuntos. En el vestíbulo del negocio esperan varias clientas. Ana nos atiende con un estilo casual del que habla en la entrevista: 

–¿Usted empezó, literalmente, con 30 metros cuadrados?

–En concreto, con 29, en la calle Montecarmelo, en Los Remedios. Yo había estudiado la carrera de Derecho, y después oposité para juez. Estuve cuatro años preparándome. Compaginé mis estudios con labores artesanales, en las que confeccionaba complementos.

–Y de ahí le llegó la inspiración para los bolsos personalizados...

–Mi madre ha sido profesora de Bellas Artes, por lo que la rama artística la he tenido inculcada siempre en casa. Lo de los bolsos me llegó a través de una amiga. Yo ya los hacía, pero ella me pidió que le personalizara uno con su foto de cuando era pequeña. A partir de ahí, se lanzó la idea y en 2003, cuando no había redes sociales, se desarrolló. Fue tal el éxito que decidí dedicarme a esto y así abrí mi primera tienda en Los Remedios.

–En todo este tiempo usted ha aprendido a reciclarse...

–La moda y la artesanía han sido siempre mi pasión. En aquella época, durante las vacaciones, para ampliar conocimientos sobre sombreros, tocados y pamelas, me iba a Inglaterra a estudiar. Otra novedad que introduje fue la de los complementos a la carta. Hice tocados y bolsos a medida, algo que por entonces no existía. El boca a boca funcionó perfectamente y nos tuvimos que cambiar de local para dar cabida a las clientas y ampliar también el taller.

"Durante las vacaciones, me iba a Inglaterra a ampliar conocimientos sobre sombreros, pamelas y tocados"

–Casi 20 años con dos crisis a las espaldas, la de 2008 y la del Covid. ¿Han sido oportunidades?

–Siempre hemos salido reforzados de las crisis. En la de 2008 me dijeron que, si la superaba, ya me afianzaba. Y así fue. En aquel momento hubo un boom de tocados para las bodas que supimos aprovechar porque no pusimos precios prohibitivos y mantuvimos el trato con las clientas. Eramos dos empleadas y yo. Me llevaba haciendo tocados día y noche. Y con la del Covid, pues también nos hemos adaptado a las condiciones del mercado.

–Por lo que comenta, la BBC (bodas, bautizos y comuniones) es una fuente inagotable de ingresos...

–Por supuesto. Hasta la pandemia era la única fuente de ingresos. Prácticamente, la exclusiva.

–Me imagino que la crisis sanitaria también le habrá abierto nuevos nichos de mercado...

–La pandemia nos ha dado la oportunidad de diversificarnos por completo. En un primer momento, cuando estábamos confinados, a lo primero que acudimos fue a las mascarillas. Y luego, a la ropa casual y la del hogar: los pijamas y las batas, que han tenido mucha salida y han salvado el negocio.

–¿El Covid ha logrado que la ropa de andar por casa se adueñe de la calle?

–Totalmente. Nosotros lanzamos una colección de batas y pijamas en plena pandemia que fue un éxito. He de reconocer que esa idea ya existía, porque la teníamos planteada antes de que estallara la pandemia. Pero adelantamos su salida a abril de 2020, aprovechando que la gente estaba confinada en casa. La respuesta fue increíble.

"La mujer ya sabe lo que estar cómoda sin renunciar a la elegancia, llevando un modelo casual con estilo"

–¿Y esa tendencia casual es coyuntural o ha venido para quedarse?

–Ha sido una revolución que ha venido para quedarse. Yo misma, que me pongo bastantes tacones, también hago uso de las zapatillas deportivas. La mujer ya sabe lo que es estar cómoda sin renunciar a la elegancia, llevando un modelo casual con estilo. Es algo en lo que los diseñadores nos hemos metido de lleno. Reconozco que años atrás nunca me lo hubiera planteado, especialmente con la competencia que ejercen en este sector grandes grupos, como Inditex, pero la aceptación ha sido tan buena, que no vamos a abandonar ese mercado.

–Volviendo a la BBC y los complementos. ¿Inglaterra es el Olimpo de los tocados y pamelas?

–Es la cuna indiscutible de la sombrerería. Allí llevan tocados y pamelas hasta en los funerales. Mi inspiración máxima en esta labor es Inglaterra.

–¿Ha acudido alguna vez a Ascot?

–(Risas). Nunca. Pero confieso que me muero por ir. Coincide siempre con el día de mi boda, a finales de junio. Le he dicho varias veces a mi marido que me lo regale por nuestro aniversario.

–Y ya que hablamos de la Gran Bretaña, ¿es más de Meghan o de Kate?

–De Kate, absolutamente. Lo lleva todo con dulzura y elegancia.

"La Reina Letizia es un referente internacional de estilo y para Cherubina, su mejor embajadora"

–¿Cuál es la propuesta más exótica que le han realizado para un tocado?

–Una vez que hice un tocado con un pájaro disecado. Se casaba el ex de la clienta y ella me dijo:“Ana, quiero que en la boda el centro de atención seamos la novia y yo”. Lo logró.

–Los tocados que le ha hecho a Doña Letizia se han vuelto icónicos...

–La Reina es un referente internacional de estilo y para Cherubina, su mejor embajadora. Todo lo que se pone ella me lo piden, de todas partes del mundo y muchos, por on line.

–¿Algún proyecto de futuro confesable?

–Una colección de zapatos que sacaremos con una empresa señera del sector.