Juan Ramón Rallo | Economista "La libertad siempre está bajo amenazas"

"La libertad siempre está bajo amenazas" "La libertad siempre está bajo amenazas"

"La libertad siempre está bajo amenazas" / M. j. lópez

Comentarios 2

El economista Juan Ramón Rallo (Benicarló, 1984) ha publicado recientemente Liberalismo: los 10 principios básicos del orden liberal (Deusto). Es uno de los rostros más conocidos de la televisión, ya que sus análisis, siempre desde el punto de vista liberal, se pueden ver y escuchar en programas de La Sexta como Al Rojo Vivo o La Sexta Noche, así como en el matinal de Antena 3, Espejo Público.

-¿Tenemos claro en España qué es ser liberal?

-No. Creo que ni en España ni en muchas partes del mundo se tienen claro qué es ser liberal. Se suele confundir ser liberal con ser conservador o digamos libertino, según el caso.

-¿Son malos tiempos para el liberalismo y de ahí la necesidad de su libro?

-La libertad siempre está bajo amenazas y, por tanto, siempre hay que renovar las razones para defenderla.

-¿Vox es liberal?

-No. Vox no es un partido liberal, aunque sí tiene algunas políticas liberales, especialmente en el campo económico.

-¿Y Ciudadanos?

-Tampoco. Es socialdemócrata, pero también tiene algunas políticas liberales, como puede ser la defensa de la gestación subrogada.

-Entonces, ¿cuál es la referencia de los liberales?

-En el arco parlamentario español, los liberales no estamos representados por ningún partido, aunque eso no significa, como hemos dicho, que no haya ninguna idea liberal o ninguna política liberal defendida por ninguna formación.

-¿Qué importancia tiene la figura de Antonio Escohotado en el liberalismo?

-Tiene una importancia doble. Por un lado, Antonio ha sido uno de los defensores históricos de la despenalización de las drogas, que ha sido una bandera liberal clásica y que muchos conservadores que se creen liberales no apoyan, y luego Antonio ilustra cómo una persona de izquierdas puede terminar descubriendo la libertad.

-¿Es un error identificar el liberalismo con capitalismo salvaje?

-El liberalismo es un sistema político y dentro él hay un sistema económico que es el capitalismo. El estadio más avanzado de la economía liberal es el capitalismo. Que se lo quiera tildar de salvaje... A mí lo que me parece salvaje es el socialismo y el liberticidio.

-¿Algo harán mal los liberales cuando despiertan tanto recelo?

-Sí, probablemente estemos haciendo muchas cosas mal, pero tampoco hay que obviar que la mayoría de las personas no han nacido ni vivido en un entorno de plena libertad. Y la libertad implica responsabilidad. Y cuando le dices a la gente que tiene que hacerse responsable de su vida, si no la ha gestionado en muchos ámbitos nunca, pues le puede entrar un cierto miedo.

-¿Es el liberalismo enemigo del ecologismo?

-No, no lo es. De hecho, la mejor protección contra el medio ambiente pasa por una estricta defensa de los derechos de propiedad.

-¿Hay que mantener el Estado del bienestar o desmantelarlo?

-El Estado del bienestar hay que devolvérselo a la sociedad. Hay que permitir que cada persona gestione ámbitos de su vida como la educación, la sanidad o las pensiones, que son ámbitos que hoy el Estado les ha expropiado.

-¿Es consciente de que sin garantizar las pensiones o la sanidad el liberalismo en España no triunfará?

-Por ejemplo, las pensiones no las pone en riesgo el sistema liberal, sino el propio Estado con esquemas piramidales. El sistema liberal garantiza las pensiones con ahorro propio personal, que es como de verdad son sostenibles y no sometidas a recortes permanentes por parte de los políticos.

-Ya se piden préstamos para pagar pensiones. ¿Cómo ve el futuro?

-Ahí se pone de manifiesto que el Estado no garantiza las pensiones. Lo que hace el Estado es endeudarnos a todos hasta que termina recortando las pensiones. Y sí, las pensiones se van a recortar, y más de lo que se han recortado hasta la fecha.

-¿Por qué las bajadas masivas de impuestos que se anuncian nunca benefician a las clases medias?

-Quizás porque nunca se terminan llevando a cabo. Se anuncian pero no se ejecutan. Estoy harto de escuchar bajadas masivas de impuestos y lo cierto es que estamos pagando muchos más impuestos que antes de iniciada la crisis. Por tanto, no sé de qué bajadas masivas de impuestos pueden hacer gala los políticos.

-El nuevo Gobierno andaluz dice que está en ello...

-Ha hecho un recorte de ciertos tributos, que además tenían un impacto recaudatorio escaso y que además no afectaban especialmente a las clases medias. No digo que sólo haya que bajar impuestos a las clases medias, pero obviamente si no bajas impuestos al conjunto de la población, pues la mayoría no lo nota.

-Destacados ricos de EEUU han pedido pagar más impuestos.

-En realidad, han pedido que otros paguen más impuestos, porque si ellos quieren pagar más impuestos, Hacienda acepta donaciones voluntarias. No tendrían mayor dificultad en dar parte de su fortuna al Tesoro de EEUU. Otra cosa es que quieran que otras personas que no quieren pagar más impuestos lo hagan.

-¿Por qué Trump impone aranceles?

-Eso no lo sabemos. Una opción es que Trump sea un mercantilista recalcitrante o que los utilice como arma de negociación para que otros bajen sus aranceles. De momento, lo que sí sabemos es que el comercio internacional está hecho unos zorros por la política de Trump.

-Pagar por ahorrar y cobrar por endeudarse. ¿Es ésta la nueva normalidad?

-Con los tipos de interés negativos es la nueva normalidad que nos quieren establecer: un subsidio al endeudamiento y una penalización al ahorro. Creo que es una política bastante desnortada, porque las sociedades se asientan sobre el ahorro y la inversión sana y no sobre el sobrendeudamiento alocado y desbocado.

-¿Europa va por mal camino? La crisis asoma.

-Europa está equivocada en muchos caminos. El problema es que no hace las reformas que tendría que hacer para crecer de forma saludable y tiene que recurrir a atajos como los tipos de interés negativos.

-¿Por qué no las hace?

-Pues porque tiene un coste probablemente electoral. Para liberalizar la economía te tienes que enfrentar a lobbies y grupos de presión y los políticos no pueden. Y luego, pues, para bajar impuestos tienes que recortar el Estado del bienestar y eso a muchos votantes les da cierto vértigo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios