Cambio Climático Estas serán las zonas de bajas emisiones en Andalucía para 2023

España

Aumentan las presiones para que Barberá dé explicaciones por el caso Imelsa

  • Distintos cargos del PP insisten en que la ex alcaldesa de Valencia es la que tiene que dar el paso por el nuevo caso de corrupción valenciano.

La presión desde distintos estamentos del PP para que la ex alcaldesa de Valencia Rita Barberá dé explicaciones públicas sobre el caso Imelsa, ya que están investigados prácticamente todos los ediles del PP en el Ayuntamiento de Valencia, han ido aumentando durante todo el día. Esas presiones, que de momento sólo han propiciado que distintos medios de comunicación se congreguen a las puertas de la vivienda de Rita Barberá, han procedido tanto del entorno de la dirección nacional del PP como de la dirección regional. 

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha asegurado que la situación de la ex alcaldesa de Valencia Rita Barberá será la misma que la de cualquier militante del PP y estará sujeta a lo que decida la organización regional "a la vista de la situación judicial de cada uno de los investigados". Con anterioridad, el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, ha insistido en que tiene que ser la actual senadora popular la que dé explicaciones sobre la investigación del caso Imelsa y ha afirmado que la decisión que tome sobre su futuro político "será la que tenga que tomar". 

La investigación, que se puso en marcha para aclarar el supuesto cobro de comisiones ilegales en la empresa Imelsa, dependiente de la Diputación de Valencia, ha puesto sobre la mesa la posibilidad de que en el grupo municipal de Valencia se hubiera producido una financiación ilegal del PP y blanqueo de dinero. En concreto, se investiga si los concejales y asesores del grupo municipal realizaron aportaciones de 1.000 euros en efectivo para financiar la campaña, unas donaciones que supuestamente se les devolvía en efectivo. 

Aparte de Hernando, fuentes de la dirección popular han dicho que precisamente el "primer paso" que tiene que dar Barberá es dar cuenta de todas esas operaciones que se han producido en su entorno y, de acuerdo con las explicaciones que dé, el partido decidirá si le pide o no que renuncie a su escaño en el Senado. Por su parte, la presidenta del PP de la Comunitat Valenciana, Isabel Bonig, ha asegurado que, si ella fuera Barberá, daría explicaciones públicas, si bien ha considerado que a la actual senadora no le corresponde hacerlo en Les Corts, sino en la Cámara Alta. 

Bonig se refería así al hecho de que Compromís y Podemos han pedido la comparecencia de Barberá en el Parlamento valenciano para que explique la relación del grupo del PP en el Ayuntamiento de Valencia con el caso Imelsa. La presidenta regional del PP se ha mostrado partidaria de que la exalcaldesa dé explicaciones, tal y como ella misma está haciendo en los últimos días, y se ha mostrado segura de que la senadora las dará "cuando considere oportuno". Aunque ha pedido respeto a los procedimientos, ha reconocido que "hay que dar la cara" y ha destacado que Barberá tendrá que asumir las responsabilidades políticas si se demuestra su implicación en la causa que se investiga. Aparte de las filas populares, las peticiones para que la exalcaldesa ofrezca explicaciones públicas sobre esta cuestión han llegado también desde los partidos de la oposición. En concreto, el president de la Generalitat Valenciana, el socialista Ximo Puig, ha manifestado hoy que Barberá "no puede estar ajena" a "toda esta catástrofe moral, ética y de corrupción" que ha sucedido en el Ayuntamiento de Valencia. 

Es evidente, ha señalado, que Barberá "no puede permanecer callada" y tiene que dar "todas las explicaciones", y por ello ha pedido al PP que le exija "el aforamiento que le permite en este momento no ser interrogada" por el caso Imelsa. Puig ha reiterado que Rita Barberá tiene que "dar la cara" y abandonar su puesto en el Senado porque representa a los valencianos. 

Al margen de las distintas presiones para que Rita Barberá ofrezca explicaciones públicas, durante el día de hoy la Guardia Civil ha seguido tomando declaración a exasesores y exconcejales del Ayuntamiento de Valencia. De hecho, una ex asesora del grupo popular que ha declarado como testigo ha afirmado hoy que no colaboró con los mil euros que se le pidieron para la campaña electoral del PP porque no le gustó el tema y vio "claramente" que era blanqueo de dinero. La testigo, una de las cuatro personas que se negaron a donar mil euros para colaborar con la campaña electoral del PP, dinero que supuestamente luego se les retornaba en billetes de 500 metidos en un sobre, ha asegurado que el asunto era "turbio" y decidió no colaborar. 

También han declarado hoy el exconcejal de Educación Emilio del Toro, quien ha manifestado que no podía hacer comentarios sobre el pago de mil euros al partido, un arquitecto, el exasesor de la alcaldía de Valencia Antonio Barranco y el periodista Vicent Palasí. Con todo esto, y a raíz de los nuevos datos que se puedan estar aportando con estas declaraciones, fuentes cercanas al caso han indicado a Efe que no se destacar que se produzcan nuevas actuaciones o detenciones. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios