España

Sánchez completa con perfiles políticos un gabinete de marcado carácter económico

  • El presidente elige a perfiles de partido para los departamentos que quedaban por conocerse: Política Territorial, Cultura y Justicia

  • Es el segundo Ejecutivo más numeroso de la democracia

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se saludan este martes en el Congreso tras la investidura. Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se saludan este martes en el Congreso tras la investidura.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se saludan este martes en el Congreso tras la investidura. / Juan Carlos Hidalgo (Efe)

El anuncio estaba previsto para las 14:00 del domingo, pero ya no tendrá ningún misterio. El goteo de ministros que inauguraron en Unidas Podemos se fue alargando hasta última hora de este sábado, cuando el magistrado Juan Carlos Campo, nuevo titular de Justicia, ha cerrado la nómina del segundo Gobierno de Pedro Sánchez. El secretario general del PSOE ha armado un gabinete con 22 ministros, cuatro de ellos con rango de vicepresidente. En el reparto de carnés, cinco pertenecen a Unidas Podemos y los 17 restantes han sido elegidos como parte de la cuota socialista.

El volumen del Ejecutivo no supera al mayor de la democracia por poco. Durante los escasos cinco meses que fueron de abril a septiembre de 1977, Adolfo Suárez tuvo 24 ministros. El presidente de la UCD era el jefe de una amalgama de fuerzas de distinto pelaje y, para mantener su equilibrio, agrandó su Consejo de Ministros. Sánchez tendrá que comandar en la XIV Legislatura al primer Ejecutivo de coalición desde los tiempos de la II República, lo que explica la magnitud del equipo de ministros.

El líder del PSOE no ha querido renunciar a su núcleo duro, aunque dos ministras con asiento en la Ejecutiva de Ferraz han abandonado el gabinete: Magdalena Valerio y María Luisa Carcedo. También cesan Dolores Delgado y José Guirao. El resto de ministros del primer Gobierno de Sánchez siguen en sus puestos.

Nadia Calviño y Teresa Ribera completan la terna de vicepresidentas socialistas. Carmen Calvo se encargará de la política, mientras que sus dos compañeras ascienden para coordinar la política económica (Calviño) y liderar la transformación energética (Ribera). El trío de vicepresidentas contrarresta también al número dos, de facto, del Gobierno, Pablo Iglesias, que se queda con los asuntos sociales.

La proporción que Sánchez ha cuadrado entre los vicepresidentes se repite en el resto del cuerpo de ministros. El mensaje que ha querido enviar el presidente del Gobierno es claro: la ortodoxia económica es primordial y puede conjugar con las exigencias sociales –y onerosas– del equipo que Unidas Podemos ha logrado colocar en la mesa donde se celebra, cada viernes, el Consejo de Ministros. En esta estrategia hay que entender la elección de Arancha González Laya, en Exteriores a pesar de su currículum más económico que diplomático. José Luis Escrivá, titular de Seguridad Social, responde a la misma cuota.

No obstante, en la última jornada del goteo de ministros, Sánchez ha dejado claro que también quiere dar un marcado carácter político s este segundo gabinete. Iguala así a su socio Iglesias, cuyo cupo se aleja de los perfiles técnicos que trufan las opciones socialistas. Quedaban tres nombres por conocerse a primera hora del sábado: Política Territorial y Función Pública, Cultura y Deporte y Justicia.

La primera fue Carolina Darias, consejera del Ejecutivo autonómico canario y también economista. La continuidad de su ministerio estaba en duda, pero será la encargada de conjugar el equilibrio entre regiones con las exigencias del independentismo catalán.

Poco antes de las 14:00 se hizo público el nombre del ministro de Cultura. El sector esperaba a alguien que saliese de sus propias filas, pero José Manuel Rodríguez Uribes era, hasta ayer, el número dos de Ángel Gabilondo en la Asamblea de Madrid. Antes, fue delegado del Gobierno y responsable de la atención a las víctimas del terrorismo.

Juan Carlos Campo, juez nacido en Osuna pero que ejerce de gaditano, cerró la nómina. Combina las dos almas del ala socialista del Gobierno: hombre de partido –y del presidente–, pero magistrado que conoce perfectamente la relación entre el poder ejecutivo y el judicial. Colaboró con la Junta andaluza en el traspaso de competencias.

Desde la Secretaría de Estado de Comunicación explican que Sánchez ha mantenido comunicación con Felipe VI durante el proceso de elección de ministros, pero este domingo será cuando el presidente comunique de forma oficial al Rey la composición de su gabinete. Acto seguido hará una declaración institucional. El siguiente paso es el acto de toma de posesión, previsto para el lunes en Zarzuela. El martes, primer Consejo de Ministros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios