La crisis catalana Torra ratifica su desobediencia

  • "Pagaré el precio que haga falta", afirma el 'president', que insiste en la falta de competencia de la JEC con los lazos amarillos

Quim Torra saluda a un simpatizante a las puertas del TSJC en Barcelona. Quim Torra saluda a un simpatizante a las puertas del TSJC en Barcelona.

Quim Torra saluda a un simpatizante a las puertas del TSJC en Barcelona. / Marta Pérez / Efe

Comentarios 4

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, apeló ante el juez a la libertad de expresión y se escudó en la falta de competencias de la Junta Electoral Central (JEC) para ordenarle retirar los lazos, en una comparecencia que afrontó arropado por su Govern y por la cúpula política del independentismo.

Apenas 45 minutos duró la declaración de Torra ante el juez del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) Carlos Ramos, que lo investiga por un delito de desobediencia a raíz de la querella de la Fiscalía que lo acusa de desoír la orden de la JEC de quitar los lazos amarillos de los edificios públicos, símbolos que el president acabó retirando fuera de plazo, tras recurrir sin éxito al Tribunal Supremo.

Torra contestó las preguntas del fiscal superior, Francisco Bañeres, no así a las de la acusación popular ejercida por Vox, y cuestionó la orden que le dio la JEC de retirar los lazos en la campaña del 28-A. Para el presidente de la Generalitat, que el martes anunció que no acudiría al TSJC a defenderse, sino a "acusar al Estado español", la JEC carecía de competencias para obligarle a retirar los símbolos de apoyo a los políticos presos –según Torra era a la Provincial a la que correspondía hacerlo– y, además, la orden que dictó era imprecisa, señalaron fuentes jurídicas.

"Maniobra política"

En la declaración, Torra invocó la libertad de expresión y los derechos humanos que a su parecer simbolizan los lazos amarillos, más allá de los partidos políticos. Tras el interrogatorio, el president abandonó el Palacio de Justicia y, aclamado por las centenares de personas concentradas, se dirigió al Palau de la Generalitat, donde se proclamó víctima de una "maniobra política" para sentarlo en el banquillo de los acusados, ante la que, dijo, no va a "desfallecer".

Tras recalcar que está dispuesto a pagar "el precio que sea necesario" por defender la libertad de expresión, Torra arremetió contra la JEC y le reprochó que actúe "con parcialidad manifiesta y clara intencionalidad política". En su opinión, se ha pasado "de la Fiscalía te lo afina a la Junta Electoral te lo afina". "El que preside de la Generalitat no puede desfallecer nunca en la conquista de derechos y libertades, y si la democracia española no aguanta esa defensa, pagaré el precio que sea necesario", remarcó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios