España

Mas da otro toque a Puigdemont

  • El ex 'president' vuelve a cuestionar la idoneidad de su relevo al frente de la Generalitat

  • El candidato de JxCat cumple una semana en prisión y llama a "seguir adelante" sin violencia

Protesta ayer en Berlín. Protesta ayer en Berlín.

Protesta ayer en Berlín. / Omer Messinger / Efe

Comentarios 1

La fuga hacia adelante del ex president y candidato de Jxcat Carles Puigdemont se topó ayer con un obstáculo inesperado, el de su antiguo mentor, Artur Mas, que cuestionó de nuevo que valga la pena investirlo porque pese a que cree que tiene la legitimidad y los apoyos parlamentarios para intentarlo, ello supondría abrir más procesos penales contra otros dirigentes independentistas, un despropósito en la práctica.

Así lo aseguró Mas en una entrevista a Rac-1, en la que indicó que hay que analizar si vale la pena intentar ahora la investidura de Puigdmont, en un momento en el que varios dirigentes independentistas están encarcelados o fuera de España, o es mejor "rearmarse" y formar Gobierno para "plantar cara y tirar hacia adelante".

"Puigdemont tiene toda la legitimidad para poder ser investido, tiene la mayoría parlamentaria que le investiría, es diputado y tendría que poder ser elegido", indicó Mas, que no obstante advirtió de que en ocasiones "la legitimidad no se acaba imponiendo a corto plazo".

"Ahora estamos en una situación totalmente injusta, en la que una persona que tiene derecho a ser investido no se la deja. Es criticable y se tiene que combatir, pero con la fuerza que tenemos", apuntó.

Según Mas, investir ahora a Puigdemont "comportaría abrir más procesos penales contra más personas", por lo que "se tiene que ver si esto vale la pena, tras tener a tanta gente fuera del país, o es mejor rearmar fuerzas y tirar hacia adelante".

"Un Govern de Cataluña podría ayudar a reclamar más justicia y más legitimidad. Si hacemos bien las cosas, se decantarán a nuestro favor. Pero no será en los próximos días o meses, será más tarde. Esto requiere constancia, paciencia y mucha inteligencia política", argumentó.

No obstante, llueve sobre mojado. Mas ya criticó al dejar la presidencia del PDeCAT, el pasado 13 de enero, a los líderes con un exceso de ideología que "acaban confundiendo la realidad con su ideología". "Que no saben leer la realidad", en clara referencia a Puigdemont.

Mas explicó ayer que no habla con Puigdemont desde que coincidió con él en la manifestación en Bruselas en diciembre pasado, en parte porque hay un problema de seguridad en las comunicaciones pero también porque no se ha creído necesario que se desplazara a Bélgica a hablar con él con posterioridad, antes de su detención en Alemania el pasado domingo 25 de marzo.

Pero Puigdemont sigue a lo suyo. Ha cumplido una semana en la prisión alemana de Neumünster, desde donde llamó ayer a "seguir adelante" sin violencia mientras la Justicia germana estudia su extradición a España, que lo reclama por los delitos de rebelión y malversación de fondos públicos.

En su llamamiento, al que tuvo acceso el diputado Diether Dehm, del partido alemán La Izquierda, durante su visita ayer al líder de JxCat y que fue facilitado a Efe, Puigdemont instó a "no bajar la guardia ante un Estado que se comporta cada vez de una manera más autoritaria y cada vez recortando más derechos fundamentales". En declaraciones a Efe, Dehm afirmó que Puigdemont, con el que pudo entrevistarse junto a la también diputada de La Izquierda Zaklin Nastic, "se siente optimista" y "está animado", aunque "tiene un gran temor a su extradición".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios