Resultados elecciones generales 2019 Andalucía El PSOE vence en Andalucía y es determinante a nivel nacional

El PSOE logra una victoria clara Andalucía. El PSOE obtiene una victoria contundente en Andalucía con 24 escaños, 4 escaños más que en los comicios de 2016 y Ciudadanos (Cs) se refuerza llegando a los 11 diputados (4 más que hace tres años) y empatando con el PP que se derrumba hasta los 11 desde los 23.

La rotunda victoria socialista, que dobla en escaños tanto a PP como Cs se produjo con una participación menor que la habida en el total nacional. El 73,31% de los andaluces censados acudieron a votar, frente al 75,75% que se registró en toda España.

Aún así eso supone un crecimiento del participación de nueve puntos respecto a las últimas elecciones a Cortes Generales, y de 15 sobre los comicios autonómicos que el PSOE ganó en votos pero que le costó el Gobierno de la_Junta porque los tres partidos del centro a la derecha dura sumaron mayoría absoluta en el Parlamento de Andalucía.

Los resultados del PSOE

El PSOE ganó en todas las provincias pero sólo logró crecer en representación respecto a 2016 en cuatro provincias, un escaño por territorio, en Granada, Jaén, Málaga y Sevilla. Esos 24 escaños suponen una mejora tanto de los resultados de 2016, cuando obtuvo 20 como segundo partido, como en 2015, que sumó 22 como el más votado. S

e queda, empero, por debajo de los 25 diputados que en 2011 tuvo el socialismo andaluz en 201, cuando también fue segundo y a distancia del PP, que tuvo entonces 33 diputados.

Los resultados del PP

El PP es el partido que más sufre la división de la derecha en tres partidos, porque no sólo queda tercero por primera vez en decenios, sino que en algunas provincias se ve relegado al cuarto lugar, caso de Sevilla y Cádiz, al ser superado también por Cs y UP. En Málaga queda tercero, por detrás de Cs. En Almería, Córdoba, Granada, Huelva y Jaén sí es segundo y supera a todos los demás de su espectro ideológico.

Los resultados de Ciudadanos

Ciudadanos se ve favorecido por la irrupción de Vox, que restó al PP. Cs logra representación en todas la provincias, lo que no ocurrió en las provincias menos pobladas en 2016: Huelva y Jaén. Su crecimiento superó los tres puntos porcentuales en el total andaluz y consigue por primera vez ser el segundo partido en Andalucía.

El resultado de Unidas Podemos

Unidas Podemos no consigue escaño en Almería, como en 2016. Su retroceso se explica con uno menos en Sevilla y Jaén.

La irrupción de Vox

Vox, al contrario que en las autonómicas, no logra diputados en todas las provincias, al no lograrlo ni en Huelva ni en Jaén.

El PSOE consolida su hegemonía en Andalucía con 24 escaños (frente a los 20 de hace tres años), el PP sufre una severa derrota (de 23 cae a 11) y Ciudadanos registra un importante ascenso subiendo de 7 a 11 empatando incluso con los populares. Unidas Podemos baja de 11 a 9 diputados y Vox irrumpe con sus primeros 6 escaños en el Congreso nacional.

El escenario resultante es bastante diferente. Dos claros vencedores: el PSOE, que mejora los resultados de 2015, y sobre todo Ciudadanos que pasa de cuarta a segunda fuerza. Ambas formaciones suman más de la mitad de los votos de esta convocatoria. Y un clarísimo perdedor: el PP, que recorta su peso a la mitad. Y se empequeñece frente a un socialismo que le dobla en votos. 

Vox finalmente ha sorprendido a medias pues se esperaba que irrumpiera en el Congreso de los Diputados, como ya ocurrió en el Parlamento andaluz pero con unas expectativas mayores. Aun así, el partido de Santiago Abascal ha mejorado sus resultados en Andalucía con respecto a la anterior cita autonómica de 2018 y han logrado el 13% de los votos, frente a los testimoniales 8.341 votos contabilizados en las generales de 2016.

Podemos retrocede. ¿A dónde van a parar los votos perdidos desde 2016? A la espera de los análisis, a primera vista parece que son apoyos sumados al PSOE y a Ciudadanos, el bloque ganador en la comunidad.

Las pasadas elecciones generales en Andalucía

Susana Díaz le dio a Pedro Sánchez un cuarto de los escaños conseguidos por el PSOE en las elecciones generales de 2005. Los socialistas andaluces, ya con la ex presidenta a la cabeza, recuperaron el feudo andaluz que habían perdido por primera vez en 2011 a manos del PP, pero el margen con la derecha fue demasiado estrecho, pues ambas fuerzas se quedaron a solo un escaño en Andalucía.

El PSOE obtuvo 22 escaños, frente a los 21 del PP, los 10 de Podemos y los 8 de Ciudadanos. Andalucía fue la única comunidad autónoma en la que el PSOE fue la fuerza más votada en el territorio nacional, pero a pesar de ello, en ese momento se inicio un camino de cambio que ya no tuvo marcha atrás en la comunidad autónoma. 

Los resultados de esos comicios fueron un espejo de lo que había pasado en la comunidad nueve meses, cuando el PSOE ya registró un importante retroceso. La irrupción de Podemos y de Ciudadanos en el Parlamento Andaluz abrió una brecha en el bipartidismo, que se resistía todavía. Pero ya se observaba una tendencia a la baja en el PSOE y al alza en el PP. 

Las dificultades para formar Gobierno en España condujeron a la repetición de los comicios, en junio de 2016. Medio año después la situación cambió: el PP volvió a ganar unas elecciones generales en Andalucía, la segunda vez que lo conseguía desde 1977.

Al PSOE sólo le aguantaron las provincias de Jaén, Huelva y Sevilla, aunque en estas dos últimas empató en número de escaños con el PP, que reforzó con esta victoria a su nuevo líder, Juanma Moreno, muy cuestionado en su partido. Y frente al este triunfo, la derrota de Susana Díaz, la primera después de encadenar cuatro triunfos seguidos, que frustró sus aspiraciones nacionales.

El descalabro mayor en las últimas generales fue para Unidos Podemos, que se dejó 200.000 votos con respecto a diciembre de 2015. Y Ciudadanos se quedó con siete actas, una menos que en las pasadas elecciones. El reparto fue el siguiente: 23 escaños para el PP, 20 para el PSOE, 11 para Podemos y 7 para Ciudadanos.

El escenario de las últimas generales fue, por tanto, el peor para las ambiciones de Susana Díaz, que confiaba en usar la debacle de Pedro Sánchez como visado para dar su salto a Madrid. El socialista salvó sólo los muebles en Madrid pero la líder andaluza no obtuvo la victoria incontestable que necesitaba. En Andalucía hubo sorpasso, pero llegó desde la derecha. Y los mayores cambios en el voto se produjeron en bastiones del PSOE como Sevilla, donde el PSOE perdió un escaño, también Ciudadanos, a favor de Unidos Podemos y el PP. En Almería, el bastión de la derecha, el PP sumó un diputado más que perdió la coalición de izquierdas. 

El mapa andaluz, tras las últimas elecciones generales, volvió a ser del PP y truncó la recuperación del PSOE que en la siguiente cita, las autonómicas que la entonces presidenta adelantó unos meses para garantizar la estabilidad, sufrió un terremoto que lo apeó de la Junta de Andalucía, acabando con la hegemonía de la izquierda en la comunidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios