tribunales

La Justicia belga rechaza extraditar a Valtònyc por falta de equivalencia en los delitos

  • El magistrado basa su negativa en la falta de una doble incriminación en todos los delitos que se le atribuyen

  • El rapero no puede volver a España porque está condenado a tres años y medio de cárcel

Comentarios 17

Un juez belga ha rechazado en la mañana de este lunes la euroorden de extradición contra el rapero Josep Miquel Arenas, conocido como Valtònyc, ante una falta de equivalencia en Bélgica de los delitos por los que está condenado en España, enaltecimiento del terrorismo, injurias a la Corona y amenazas, con una pena de tres años y medio de cárcel.

Valtònyc puede así quedarse a vivir en Bélgica y tendrá que esperar a que su caso prescriba -en cinco años- o se revise en España, en el caso de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, al que sus abogados llevarán la sentencia española, opte por respaldar su defensa.

Según explicó a Efe el abogado Paul Bekaert, el Derecho belga no contempla penas por apología del terrorismo, tampoco los insultos a la Corona, y las amenazas "están penadas si son por escrito, pero no verbales", por lo que "no existe doble incriminación en ningún caso".

La doble incriminación se exige para la extradición; es decir, la tipificación análoga de los mismos delitos en ambos Estados, el de emisión y recepción de la orden de entrega.

La Fiscalía puede recurrir el caso en las próximas 24 horas y elevarlo a la siguiente instancia judicial.

En declaraciones a Efe, Valtònyc no dio por cerrado el caso y consideró que puede "ir para largo", dado que puede elevarse aún a dos instancias judiciales (la corte de apelación de Gante y el Tribunal Supremo en Bruselas).

En España sigue aplicándose la orden nacional de arresto cursada por la Audiencia Nacional, si bien el joven, de 24 años, puede ahora residir con normalidad en Bélgica, y sus abogados no le recomiendan que salga del país dado que podría ponerse en marcha una nueva euroorden.

El abogado Gonzalo Boye, por su parte, consideró que los delitos de los que está acusado Valtònyc en España se consideran "conductas atípicas" en Bélgica, por lo que el juez ha entendido que se trata de un caso "que solo concierne a la libertad de expresión" y que "ninguna de esas frases de sus canciones tenían contenido criminal".

La de este lunes es la cuarta vez que Valtònyc comparece ante la Justicia belga, después de ponerse a disposición de la misma, en julio, y de que la vista se aplazara dos veces.

"Finalmente nos han dado la razón, creo que es un gran día", dijo Boye, y tildó la situación de "bochornosa" para la Justicia española.

Boye espera "ganar en Estrasburgo" (en el Tribunal de Derechos Humanos) antes de que prescriba el caso, lo que "obligaría" a la Audiencia Nacional española a retirar la condena.

"Siempre es tiempo de rectificar, no basta con reducir las penas, basta con que los hechos no sean constitutivos de delito, hablamos de un concepto democrático, la libertad de expresión", consideró este abogado.

El rapero dijo estar "muy contento" pero también "muy triste por la gente en España que no tiene la suerte de estar ante una Justicia justa".

Preguntado por si piensa volver a España si finalmente, tras residir cinco años en Bélgica, su caso prescribe, Valtònyc declaró que "no" porque no se sentiría "seguro" y que no se plantea volver "hasta que no haya una república catalana efectiva".

"Llegaremos a los tribunales europeos de derechos humanos, crearemos un precedente y demostraremos que en España no hay libertad de expresión", agregó.

El rapero mallorquín no se presentó ante la Audiencia Nacional el pasado 24 de mayo, cuando concluía el plazo dado por la Justicia española para entrar en prisión.

Después de varios meses en paradero desconocido, reapareció en julio en una rueda de prensa en Bruselas en la que explicó que vivía en la ciudad belga de Gante, donde trabaja como informático y continúa sus proyectos musicales.

Bekaert, que junto a Boye forma también parte del equipo internacional que ha defendido al ex presidente de la Generalitat Carles Puigdemont, dijo que "no hay que poner en duda la interpretación de la Justicia belga" y recordó que no ha logrado sortear la extradición en otros casos que ha defendido anteriormente.

Especializado en casos de derechos humanos y asesor de varios etarras reclamados por la Justicia española, solo en el caso de la presunta terrorista Natividad Jáuregui Espina, residente en Gante, consiguió que la Justicia belga denegara la extradición.

"En este caso, las letras de Valtònyc ni siquiera se refieren a un grupo terrorista actual. Habla de cosas que ocurrieron hace décadas", defendió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios