España

El pesquero que rescató a 12 inmigrantes es ayudado por el 'Open Arms'

  • El barco de Santa Pola lleva ocho días esperando autorización para desembarcar en algún puerto

  • Oltra insiste en que debe "volver a casa, como manda la más mínima decencia humana"

El 'Open Arms arribando al puerto de Barcelona el pasado julio para desembarcar a 60 inmigrantes rescatados ante las costas libias. El 'Open  Arms  arribando al puerto de Barcelona el pasado julio para desembarcar a 60 inmigrantes rescatados ante las costas libias.

El 'Open Arms arribando al puerto de Barcelona el pasado julio para desembarcar a 60 inmigrantes rescatados ante las costas libias. / Toni Albir (EFE) / Archivo (Barcelona)

El pesquero Nuestra Señora de Loreto ha recibido este viernes la ayuda del barco de rescate español Open Amrs, que ha asistido a su tripulación frente a las costas de Libia y prestado socorro a los 12 inmigrantes rescatados que lleva a bordo, algunos de los cuales estaban enfermos.

Ocho días después de que el barco de Santa Pola (Alicante) rescatara a 12 inmigrantes, su futuro sigue en el aire al no contar de momento con autorización para desembarcar en un puerto.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha insistido este viernes en que la embarcación debe ir al puerto más cercano y seguro, tal y como fijan las normativas internacionales y comunitarias, aunque ha destacado que el Ejecutivo mantiene un "constante contacto" con la tripulación "desde el minuto uno".

Un portavoz de la embarcación humanitaria Open Arms ha explicado a Efe que este viernes, nada más llegar a la altura del pequeño pesquero, tras una noche de difícil navegación debido a la fuerte marejada en la zona, su médico se subió al Nuestra Madre de Loreto para atender a los enfermos.

"Ha sido un momento de gran emoción. Han sido horas muy duras", ha reconocido el portavoz.

Enfermos a bordo

El primer objetivo del Open Arms era mejorar la salud de los 12 inmigrantes a bordo, muchos enfermos tras más de una semana en el mar en medio de la tormenta, y dar ánimo y apoyo moral a la tripulación del pesquero, una pequeña embarcación que no está preparada para estas circunstancias.

Son ya ocho los días que los migrantes llevan a bordo del pesquero, que cumplió con su obligación de auxiliar a los náufragos después de que patrulleras libias los dejaran abandonados en aguas internacionales, según el segundo de abordo, Vicente Sempere.

"El Gobierno no dice qué puerto es el más seguro y cercano", ha aseverado la vicepresidenta del Gobierno en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, si bien ha matizado que los más cercanos serían los de Italia, Malta o Libia.

"Nos preocupamos de manera especial por las condiciones en las que están por ser un pesquero español, pero tenemos que cumplir las normativas", ha apuntado Calvo, quien ha defendido que la política migratoria del Ejecutivo en el Mediterráneo "no ha cambiado" y sigue yendo en una doble dirección: ayuda humanitaria y seguridad, que pasa por el cumplimiento de las normas.

A su vez, la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, ha insistido en que el pesquero vuelva "a casa", a Santa Pola, de forma segura con la tripulación y los doce inmigrantes, tal como mandan "las leyes del mar y la mas mínima decencia humana".

Muerte segura

Ha destacado la bonhomía, la decencia, la solidaridad y la humanidad de los tripulantes y el patrón del pesquero ante otra situación de emergencia humanitaria, como cotidianamente se da en el Mediterráneo, y ha pedido que no se devuelva a los migrantes a Libia, donde "encontrarán una muerte segura".

La Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) ha recalcado que es necesario buscar una solución urgente y negociada entre los países europeos que evite mayores riesgos y ponga fin al sufrimiento de los migrantes, entre los que habría dos menores.

"Como se ha demostrado en experiencias positivas anteriores, este tipo de solución podría consistir en un acuerdo entre países para un desembarco a la mayor brevedad y posterior reubicación de los rescatados, sobre la base de un enfoque de solidaridad y responsabilidad compartida", ha sugerido Acnur.

La madre del patrón del barco Nuestra Señora de Loreto, Josefa Irles, ha urgido a que la Armada intervenga para solucionar la situación y garantizar la seguridad de los tripulantes.

El pesquero tiene capacidad para 12 o 13 personas y son 25 los que navegan desde hace más de una semana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios