Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

A pie de albero en La Maestranza

Aportar una nueva visión sin perder de vista la fotografía clásica de toros. Cada tarde, a pie de albero. En una monumental y exigente Maestranza que no perdona el más mínimo despiste. Son momentos efímeros que irradian la fuerza de faena. De los pases magistrales más trabajados a la fuerza de los rostros. De las panorámicas de la fiesta a los detalles más inesperados. Es la feria taurina. La de los incondicionales, los curiosos y los fieles. También al otro lado del objetivo.

Los famosos en la Maestranza: ver y dejarse ver

Ver y dejarse ver, esa es la consigna en la Puerta del Príncipe. A la Maestranza acuden no sólo los aficionados sino también curiosos y los que quieren participar en un acto social. Lo más destacado este año ha sido visita de la familia real de Holanda a la caseta del Aero y el debut oficial de Victoria Federica de Marichalar y Borbón como madrina de los Enganches. Entre las caras más populares que se han dejado ver en la Maestranza está la del cantante Pablo López o Bertín Osborne que fue a ver torear a El Juli, y no paró de protagonizar selfies... . .

La esencia de la fiesta que esconden los detalles

No se trata de posar, se trata de sorprender. Para realizar fotografías me inspiro en todo aquello que refleje belleza, y la Feria para mí es la esencia pura: mujeres vestidas de flamenca, sus bailes, sus colores, los toros, los coches de caballos... Todo el conjunto de detalles que la forman, acompañado del buen ambiente de Sevilla es fundamental para los momentos de inspiración al disparar el objetivo. Sorprender... y no ser sorprendido.

La Feria es mucho más que niñas guapas

Padres e hijos; amor y pasión por el caballo; besos inesperados; muchos brindis y sonrisas... La Feria de Sevilla es mucho más que niña guapas paseando por el Real. Son también reencuentros, amigas que se ven en la feria, que se saludan y se cogen de la mano, que saben que sólo se ven de feria en feria. Son los padres que enseñan a su hijo a coger las riendas, el beso sorpresa, el cruce de miradas del jinete y la flamenca a caballo... Y, al otro lado, el ojo del fotógrafo desafiando el momento efímero... .

El estallido de color y movimiento que da la diversidad

Dicen que la pintura es el arte de la representación gráfica utilizando pigmentos mezclados con otras sustancias y la fotografía es el arte y la técnica de obtener imágenes duraderas debido a la acción de la luz. Quizás sean los dichosos fotones como partículas portadoras de la luz visible que entran en el Real de la Feria de Abril, el elemento básico, quizás el más importante.... Sí, quizás. Pero un fotógrafo de prensa no solo está obligado a obtener imágenes bonitas y de calidad. Además de eso, que no es poco, también el fotoperiodista tiene que contar la realidad.. La Feria para mí es un estallido de color y movimiento, no carente de una gran dosis de sentimientos. En esta Feria de Abril de 2019, me he inspirado en la diversidad. Si en esta Feria, y en las otras 19 Ferias pasadas, he retratado personajes tan diferentes como ministros, cocheros, dramaturgos, empresarios, flamencas, marquesas, burgueses y, sobre todo, gente anónima, muchos maravillosos personajes anónimos, ¿por qué no representar esta diversidad en mis reportajes?.

El robo de una sonrisa

Existe una creencia generalizada de que una fotografía puede robar el alma y atraparla. Esta vieja leyenda estaba basada en la idea de que, al ver tu imagen en un papel fotográfico, permanecía fuera de tu cuerpo. En mi caso, me gusta “robar la sonrisa” para que perdure en el tiempo, mostrando la luz que ilumina su felicidad. Es lo que he buscado en cada una de las imágenes que componen esta selección de fotografías de la Feria de Abril de Sevilla: compartir con los lectores la felicidad que irradia cada instante "robado".

Fotos del ambiente del sábado de Feria. Por José Ángel García

La Feria se acaba y ya se nota el cansancio en el Real. Las altas temperaturas y la larga semana pesan. El público desciende a pocas horas de que llegue la medianoche y comiencen los fuegos artificiales que anuncian su fin. En el recuerdo quedan muchos días de fiesta con situaciones tan surrealista como la visita de un panda gigante a una caseta. El balance provisional que hace el Ayuntamiento es positivo: las visitas durante la semana han sido similares a las del año pasado. No ha habido incidentes graves y el control de la botellona ha sido satisfactorio.