Festival de Cine de Sevilla

Una matinal con Olmo Figueredo (y el cabreo del señor Ferrara)

  • El productor sevillano recibe el Premio RTVA en una jornada en la que el director de 'Siberia' volvió a ejercer de 'enfant terrible'

El productor Olmo Figueredo (Sevilla, 1980), antes de recoger el Premio RTVA. El productor Olmo Figueredo (Sevilla, 1980), antes de recoger el Premio RTVA.

El productor Olmo Figueredo (Sevilla, 1980), antes de recoger el Premio RTVA. / José Ángel García

El productor Olmo Figueredo, cofundador de La Claqueta y uno de los responsables de proyectos como Nacido en Gaza, Adiós o La trinchera infinita, recibió este jueves en el Teatro Lope de Vega el Premio RTVA a la trayectoria, una distinción que en años anteriores respaldó a otros profesionales del cine andaluz como Manuel Martín Cuenca, Paz Vega, Gervasio Iglesias o Inma Cuesta y que, en esta ocasión, por las restricciones horarias que ha impuesto la lucha contra el coronavirus, se entregó en una poco frecuente gala matinal.

Figueredo parecía predestinado al cine: sus padres decidieron su nombre tras ver Novecento, de Bernardo Bertolucci, algo que contó en su corto Me llamo Olmo. Estudió Comunicación Audiovisual, pero le decepcionó que las clases se centraran en la teoría y decidió pasar a la acción: con su amigo Manuel H. Martín, hoy director del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva, fundó una empresa que le permitiría esas experiencias que no encontraba en las aulas. De los vídeos de bodas, los trabajos para empresas y los anuncios pasaron pronto a una filmografía que inicialmente se centró en el registro de la realidad, en el género documental. Propusieron retratos de personajes relevantes de la Historia y la cultura –Ignacio Sánchez Mejías, Gustavo Adolfo Bécquer o Niceto Alcalá-Zamora– y empezaron a ver cómo se sucedían las candidaturas al Goya: por el documental 30 años de oscuridad, el corto de animación Alfred & Anna o el corto documental El hombre que estaba allí, sobre Chaves Nogales. "Es una demostración de que aquí hay mucho talento, de que trabajamos con un equipo de gente muy preparada, muy flexible y que sobre todo ama su trabajo", contaba entonces Figueredo a este periódico. En sintonía con aquella afirmación, el productor interpretó este jueves el premio de la RTVA como un estímulo para todos esos valientes que "han comenzado a hacer cine en nuestra tierra", esa generación que él representa y completan creadores como Marta Velasco, Gonzalo Bendala, Laura Hojman, Guillermo Rojas o su socio Manuel H. Martín.

Figueredo, actual presidente de Ancine (Asociación Andaluza de Productores de Cine), está detrás de La trinchera infinita, estrenada recientemente en cines de Francia y en Netflix EEUU y la apuesta de la Academia española para los Oscar, y tiene unos cuantos proyectos pendientes de estreno: El inconveniente, de Bernabé Rico, que triunfó en el Festival de Málaga –también se programa en Sevilla– y donde Kiti Mánver y Juana Acosta levantan el ánimo del público con una comedia de buenos sentimientos idónea para los tiempos que corren; El verano que vivimos, una historia de amor entre Javier Rey y Blanca Suárez ambientada en los viñedos de Jerez; y El Estado contra Pablo Ibar, una serie documental que estrenará la HBO próximamente y que dirige el propio Figueredo.

Los gallegos Margarita Ledo y Alfonso Zarauza presentaron ‘Nación’ y ‘Ons’

El productor se reunió también con la consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo, que anunció la resolución de las ayudas a la producción de largometrajes de la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales (AAIICC), a las que se destinará un total de 1,8 millones de euros y que beneficiarán a los últimos proyectos de Alfonso Sánchez, Santi Amodeo, Jonás Trueba –que prepara Segundo premio, una ficción inspirada en Los Planetas– y Paz Vega, que debutará en la dirección con Rita.

En el Festival de Sevilla, que afronta ya la recta final de una edición heroica, el programador Javier Estrada tuvo que vérselas con la explosión de ira de un Abel Ferrara que promocionaba Siberia pero no entendía eso de una rueda de prensa a través de Youtube. "¿Quién me está mirando? Yo quiero ver a la gente", protestaba el cineasta, que juzgó que las preguntas que le dirigían se las haría "un niño", pese a que alguna resultaba tan pertinente como las conexiones que había entre Tommaso, su anterior filme, y esta Siberia. El encuentro tuvo que suspenderse porque el director de El funeral o Pasolini, abonado a su papel de enfant terrible, no parecía dispuesto a amansarse.

En otro tono bien distinto, la gallega Margarita Ledo explicó a la prensa su interés en combinar los archivos personales y los oficiales, como hace en Nación, un filme en el que se cruzan "la poesía, el documento y la reflexión histórica" y que aborda el difícil camino de las mujeres para acceder a un empleo desde la experiencia de las trabajadoras de la fábrica de cerámica de A Pontesa. Su paisano Alfonso Zarauza presentó Ons junto a los actores Melania Cruz y Antonio Durán Morris. La isla donde se rodó el proyecto, dice el director, "se puede entender como un símbolo. Una isla muestra tanto como esconde, y eso le pasa a mis personajes".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios