Biografía de Doña Sofía Reina y Emérita por méritos propios

  • Doña Sofía, quien hoy cumple 80 años, se ha ganado a pulso el cariño de los españoles.

La Reina Emérita Sofía es una profesional de mirada cálida. Acude a los actos llena de interés por escuchar y entender a todos aquellos que buscan apoyo en su figura. Nació siendo princesa griega y fue 40 años Reina de España. Su tesón, sentido de la responsabilidad y trabajo ininterrumpido se ha visto recompensado, sobre todo, con el respeto y afecto de todos los españoles.

Doña Sofía, de niña. Doña Sofía, de niña.

Doña Sofía, de niña.

Sofía Margarita Victoria Federica, primogénita del rey Pablo I y de la reina Federica, sólo había apagado una vez las velas de su tarta de cumpleaños del 2 de noviembre cuando las hordas fascistas de Benito Mussolini invadían Grecia, su tierra natal. Su hermano Constantino fue el último rey del país heleno, hasta que la monarquía fue abolida en referéndum. Es curioso que la primera visita oficial de los Reyes a Grecia se hiciera de rogar 23 años, en 1998. Era de dominio público la pésima relación entre la reina Federica y el ex presidente Constantin Caramanlis, promotor del referéndum que acabó con la Monarquía en 1974, lo que impidió el regreso del rey Constatino del exilio tras la caída de la dictadura de los coroneles (1967-74). En 1941 tuvo que escapar de su país con el resto de la familia real helena y pasó cinco años en el exilio estrenándose como la consumada trotamundos que fue y es, hasta que pudo volver a su país tras la II Guerra Mundial.

La Reina Sofía (primera por la izquierda), con sus padres y sus hermanos. La Reina Sofía (primera por la izquierda), con sus padres y sus hermanos.

La Reina Sofía (primera por la izquierda), con sus padres y sus hermanos.

Vegetariana y activa defensora de los animales. Su formación en Alemania comulga muy bien con su carácter, reservado y nada propenso a romper el férreo guión que le impuso su condición de Reina de España. Habla cinco idiomas: alemán, inglés francés, griego y español. A los 18 años trabajó dos años como enfermera en un orfanato ateniense al tiempo que estudiaba Bellas Artes y Arqueología.

En su juventud. En su juventud.

En su juventud.

Mujer con carácter, es raro que suelte la sonrisa y siempre asumió sin traumatismos su papel secundario a la sombra del Rey. Se conocieron en un crucero por las islas griegas en 1954, aunque el noviazgo tuvo que esperar seis años. Coincidieron en una fiesta de los duques de Wüttemberg en Sttutgart y meses más tarde, en 1960, en la boda de los duques de Kent, en Londres, donde los hagiógrafos de la Monarquía sitúan el principio del viejo idilio. Lustros después, esta perfecta desconocida en España cuando se casó con Don Juan Carlos en 1962 se ha hecho con el cariño de un pueblo que la tiene por eficaz y sabe valorar su discreción ante episodios enojosos como el de Corina o la bochornosa disputa con su nuera por hacerse la foto con las nietas tras aquella misa de Pascua.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios