Pasarela

Pocos pero excéntricos o muy recargados

  • Billy Porter, Billie Eilish, Sandra Oh y Lucy Boynton, las peor vestidas de los Oscar.

Billie Eilish, de lo 'peorcito'. Billie Eilish, de lo 'peorcito'.

Billie Eilish, de lo 'peorcito'.

La alfombra roja previa a la gala de los Oscar no pasará a la historia por ser la más brillante. Se echó de menos originalidad y atrevimiento, y sobraron vestidos simples y sobrios. El binomio blanco y negro fue el más repetido, a veces estilismos tan naturales y frescos que pasan sin pena ni gloria. Los que sí llamaron la atención, y no precisamente por su buen gusto, tampoco faltaron. Excéntricos o muy recargados, hubo salidas de tono que no por ser pocas pasaron desapercibidas.

Billy Porter, muy femenino. Billy Porter, muy femenino.

Billy Porter, muy femenino. / Efe

Como la de Billy Porter, experto en acaparar flashes por su dudoso estilo. Uno de los primeros en pisar la alfombra roja de esta 92 edición, llevó la etiqueta de la ceremonia a su terreno con un arriesgado vestido ultrafemenino que completó con zapatos de tacón. Si el año anterior rompió moldes con un esmoquin negro compuesto por falda de gran volumen, esta ocasión prefirió vestirse con ropa más femenina, siguiendo la tendencia de moda de la ropa sin género. Porter hizo su aparición estelar con un falda en tonos bronce y naranja con un cuerpo cubierto de plumas doradas, una creación de Giles Deacon que combinó con zapatos de aire decimonónico de Jimmy Choo.

Billi Eilish, la antidiva de los Oscar. Billi Eilish, la antidiva de los Oscar.

Billi Eilish, la antidiva de los Oscar. / Efe

Billie Eilish, por su parte, marcó distancia con el resto de actrices y se declaró la antidiva de los Oscar. Intencionadamente, la cantante viste políticamente incorrecta, pero eso sí, de Chanel. Con un dos piezas de tweed blanco parece que fue corriendo a la gala del cine con un traje de grafitera. Sin tiempo a cambiarse. El logo de la maison francesa impreso en spray negro inspira lo dicho y le delata como fan de las firmas de lujo, pero lucidas a su peculiar manera. Las uñas de cerca de tres centímetros pintadas de negro y adornadas con brillantes, muy a lo Rosalía, también destacaron en el look de Eilish, teniendo en cuenta que ya nos tiene acostumbrados al verde rabioso de su pelo.

Lucy Boynton, no muy acertada en su vestido, con su pareja, Rami Malek. Lucy Boynton, no muy acertada en su vestido, con su pareja, Rami Malek.

Lucy Boynton, no muy acertada en su vestido, con su pareja, Rami Malek. / Efe

La novia de Rami Malek, Lucy Boynton, tampoco podía faltar en este repaso a lo peor de la alfombra roja de los Oscar. Si bien Lucy eligió un diseño de Chanel bicolor, blanco y negro, no le favorecía en absoluto y parecían varios retales cosidos sin ton ni son. Eso sí, su peinado y su maquillaje enamoraron por el estilo lady tan de moda ahora. A manojitos, apelmazadas, agrupadas o cumply eyelashes, Boynton mostró por qué este maquillaje favorece tanto, y es tendencia. Además, incorporó perlas en la raya de su pelo, otro gesto de moda.

Sandra Oh, muy recargada. Sandra Oh, muy recargada.

Sandra Oh, muy recargada. / Efe

El vestido de Elie Saab que llevó Sahdra Oh podría haber sido de lo mejor de los Oscar 2020, si no hubiese sido por dos elementos clave que lo echaron a perder: el lazo de terciopelo con fondo metálico, y el tul que unía ambas zonas del escote con lentejuelas. Ninguno de estos dos detalles eran necesario y el resultado fue todo lo contrario de la impresión al ver el minimalismo de Charlize Theron o Renée Zellweger: un efecto sobrecargado que nunca favorece, y que en absoluto es elegante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios