Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Cuidados de verano

El cuidado de tu pelo en vacaciones: proteger e hidratar

  • El verano es una época difícil para el cabello

  • Utilizar productos con protección, aclarar con agua fría o dejar que se seque al viento, algunas claves para cuidarlo

Sara Carbonero luce un cabello cuidado y brillante. Sara Carbonero luce un cabello cuidado y brillante.

Sara Carbonero luce un cabello cuidado y brillante.

El sol, el agua de la playa, la sal, el cloro, todos estos condicionantes causan estragos en nuestro cabello a lo largo del verano. La sobreexposición a la luz solar, unida a otros factores, puede provocar que los cabellos pierdan esplendor durante estos meses y es conveniente extremar los cuidados para que a la vuelta de las vacaciones no se tenga que recurrir a usar las tijeras y perder nuestra preciada cabellera. La solución principal pasa por entender que los productos cosméticos también son estacionales y que, como tal, algunos de ellos son imprescindibles para estos meses, en detrimento de otros que debemos dejar en casa. Champués que no sequen en exceso el cabello, como es el caso de los anticaspa, lacas y otros sprays no son convenientes para usar en verano. Por el contrario, los productos ricos en aceites nutritivos, que además dispongan de protección ultravioleta y queratina, o que aporten vitaminas, harán que nuestro cabello esté nutrido y luzca de forma radiante.

Por otro lado, si estás pensando en aclararte un poco el cabello durante esta temporada, evítalo. Las mechas resecan el pelo y debido a las horas de sol y los productos químicos con los que se mantienen las piscinas, provocan que pierdas el color inicial y estas tomen un tono verdoso. A la vuelta del descanso estival, serán mucho más duraderas y bonitas.

Evita por todos los medios el uso de secadores y planchas. El calor, unido a la sequedad a la que estamos expuestos durante estos meses acelera que se quemen las puntas y el cabello pierda su brillo, siendo mucho más quebradizo, lo que provoca que aparezcan unas motitas blancas al final de cada cabello. Cortar las puntas cada dos meses. Pasar por la peluquería cada cierto tiempo, aunque parezca una paradoja, provoca que el cabello crezca más rápido y fuerte. Sanear las puntas, quitar todo lo que está quemado y descargar un poco de pelo, es una opción que se debe mantener durante todo el año y no dejar de lado durante el descanso.

Aclarar con agua fría. La temperatura nos lo pone fácil y es que usar agua fría para aclararnos el pelo en la ducha mejora la circulación sanguínea, ayuda a eliminar los residuos del día y aporta un extra de brillo al cabello.

Evita recogerte el pelo mojado. Deja que se seque al aire y una vez seco puedes volverlo a peinar. Recoger la cabellera estando húmeda provoca que se rompan con facilidad los cabellos, sobre todo si sueles cogerte una cola casi siempre a la misma altura, además de dejar la señal moldeada que será difícil de peinar una vez suelto.

Utiliza gorras, pañuelos o pamelas. Además de protegerte de la incidencia directa del sol pueden convertirse en tu mejor aliado para un look playero. En cuanto al peinado, lo más recomendable es dejarlo suelto. El verano es sinónimo de naturalidad. Looks nada sobrecargados, donde se puede prescindir de planchas o tenacillas para peinar el cabello. Aprovecha las ondas naturales que provoca el baño estival.La hidratación es otra de las claves, no solo debemos hidratar nuestro pelo de forma externa, con aceites y mascarillas, sino también desde dentro. Beber mucha agua durante el verano -los expertos recomiendan un litro al día- ayuda a que todo tu cuerpo luzca mejor, incluida la melena.

Y por último, durante la exposición solar evita la raya en medio y estira el pelo hacia atrás.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios