Enfermedad de Marisa Jara

Plantándole cara al cáncer

  • La modelo andaluza se reestablece poco a poco tras ganar la batalla a un cáncer estomacal.

Marisa Jara muestra públicamente la cicatriz de su operación. Marisa Jara muestra públicamente la cicatriz de su operación.

Marisa Jara muestra públicamente la cicatriz de su operación. / Intagram

Comentarios 1

Sobreponerse a un cáncer siempre supone una lección de vida. En esa tesitura se encuentra la modelo y diseñadora Marisa Jara, que ha mostrado su lado más humano y real en una entrevista concedida a la revista Lecturas.

La modelo define al cáncer como un tsunami que ha arrasado su vida. “Ha sido el peor momento que he vivido, lloraba mucho siempre de espaldas a mi familia, no quería inquietarles más”, apunta de manera rotunda.

El tipo de cáncer que deja atrás es un liposarcoma NEOM peritoneal, muy pegado al colón y con unas amplias posibilidades de expansión, algo que hubiera resultado mortal. Según los doctores, de no haberlo tratado con tanta rapidez, difícilmente podría contarlo.

Marisa Jara se estaba sometiendo a la inseminación in vitro, ya que la endometriosis no le permite ser madre de manera natural. Durante una resonancia se detectó parte del tumor. Los médicos se sorprendieron al instante y la mandaron al quirófano de urgencia. “Querer ser madre me ha salvado la vida”, fue uno de los titulares de la entrevista.

La primera persona con la que compartió su enfermedad fue su hermano. Ambos mantienen una relación especial. “Miraba a mi hermano y pensaba que tal vez no disfrutaría más con él”, confesaba la diseñadora que encontró un apoyo fundamental para combatir este duro trance.

La intervención duró cinco horas y encontró algunas complicaciones por el camino, incluso se le llegó a parar el corazón. Le extirparon el colón y una parte del intestino. Su paso por el quirófano le dejó una cicatriz de 45 puntos. El relato de la operación es escalofriante. “Me impactó muchísimo, tenía una vía en el cuello, epidural, cables por todos lados. Parecía Robocop”, aseguraba Jara.

La andaluza poco a poco va retomando su vida con normalidad. Desde el diagnóstico hasta la postoperación ha demostrado una enorme fortaleza.

Además, ha encontrado un importante refugio en sus seguidores de redes sociales, con los que ha compartido los detalles de su estado de salud. En su perfil de Instagram ha dado nuevos detalles publicando una fotografía de la cicatriz que le dejó la intervención quirúrgica. Heridas de guerra de una luchadora.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios