Homenaje Rubia platino, con flequillo y 'brilli-brilli': el estilo Carrá

  • Raffaella Carrá, fallecida este lunes a los 78 años, impuso un estilo único en los 70 y 80 con sus tops enseñando el ombligo, sus bodies ajustadísimos y sus lentejuelas

  • Los estilismos de 'showgirls' le valieron convertirse en mito del pop e icono gay

Luchadora, feminista, inconformista, libre. Ser todo esto en los años 60 y 70 no era nada fácil. Por eso Raffaella Carrá es un icono, una diva italiana que convirtió su forma de vestir en símbolo de todo en lo que ella creía. Impuso los pantalones de campana, los calentadores, los monos ajustados, las lentejuelas, el maximalismo, el brilli-brilli tan de tendencia ahora, pero también su estética propia. Una forma de vestir, y de ser, que sirvió de inspiración a grandes estrellas que vinieron después de ella, como la mismísima Madonna, Lady Gaga o Christina Aguilera, entre otras.

Mono de lentejuelas y grandes hombreras que lució a mediados de los 70 Carrá. Mono de lentejuelas y grandes hombreras que lució a mediados de los 70 Carrá.

Mono de lentejuelas y grandes hombreras que lució a mediados de los 70 Carrá.

Siguiendo la estela de otras actrices paisanas, como Gina Lollobrigida y Sofía Loren, se marchó a Hollywood e intervino, aún con su casta media melena morena y sin flequillo, en una película con Frank Sinatra, El coronel Von Ryan.

Raffaella, cuando aún era 'sólo' Raffaella, con Frank Sinatra en Hollywood. Raffaella, cuando aún era 'sólo' Raffaella, con Frank Sinatra en Hollywood.

Raffaella, cuando aún era 'sólo' Raffaella, con Frank Sinatra en Hollywood.

Menos mal que la italiana decidió abandonar su carrera en la meca del cine para volver a Italia y dedicarse a la televisión ya convertida en rubia, con flequillo imperturbable, y rebautizada por el director Dante Guardamagna con el apellido de Carrá -como el famoso pintor futurista-. Si no, no hubiéramos disfrutado de su emblemático golpe de melena. Las niñas -y no tan niñas- de principios de los 70 pedían en las peluquerías el corte de pelo y el color rubio platino que ya la acompañaron para siempre.

Con pamela negra y grandes gafas de sol; uno de sus 'looks' en los 60, sus años de actriz. Con pamela negra y grandes gafas de sol; uno de sus 'looks' en los 60, sus años de actriz.

Con pamela negra y grandes gafas de sol; uno de sus 'looks' en los 60, sus años de actriz.

El éxito real, sin embargo, le llegó en 1970, gracias a los tres minutos de baile frenético durante el espectáculo Ágatha y tú de Nino Ferrer. A partir de entonces, la RAI coronó a Raffaella Carrá como la 'reina del sábado noche'. Su primera actuación en la televisión española fue en 1974, en el programa Señoras y señores. Actriz, bailarina, cantante y presentadora, nada se le resistió al 'ciclón Carrá'. Los estilismos de showgirl también contribuyeron a alzarla como mito del pop e icono gay.

Raffaella, con el primer 'crop top' de la historia de la tele, mostrando ombligo. Raffaella, con el primer 'crop top' de la historia de la tele, mostrando ombligo.

Raffaella, con el primer 'crop top' de la historia de la tele, mostrando ombligo.

En 1970 Raffaella actuó en el programa italiano Canzonissima interpretando el tema Ma che musica maestro. Para la ocasión eligió un conjunto diseñado por Enrico Rufini compuesto por top y pantalón. No tendría nada de particular si no fuera porque era el primer crop top de la historia de la televisión. De inspiración algo bondage con cintas enrrolladas en los brazos, era tan corto que dejaba al descubierto su ombligo. El atrevimiento de la Carrá la convirtió en la primera mujer que enseñaba tan noble parte de su anatomía en la pequeña pantalla. El baile sinuoso y la visión del ombligo de la cantante creó tal revuelo en la conservadora Italia de los 70 que se ganó el apodo de 'el ombligo de Italia' y el título de artista polémica.

Interpretando en TVE 'Fiesta', con un mono rojo con volantes en las mangas. Interpretando en TVE 'Fiesta', con un mono rojo con volantes en las mangas.

Interpretando en TVE 'Fiesta', con un mono rojo con volantes en las mangas. / RTVE

Al año siguiente volvió a generar rumore, rumore con otra de sus apariciones televisivas, en el mismo programa. Bailando sensualmente el Tuca Tuca, la artista le iba tocando rodillas, caderas, hombros y mejillas a un bailarín frente a ella. Ahora nos parecerá de lo más casto, pero la RAI estuvo a punto de censurarlo por soez. Ahí debió darse cuenta de que la polémica podía convertirse en un billete directo al éxito.

Rafaella, en TVE, con traje minifaldero rojo con grandes hombreras, muy de moda en los 80. Rafaella, en TVE, con traje minifaldero rojo con grandes hombreras, muy de moda en los 80.

Rafaella, en TVE, con traje minifaldero rojo con grandes hombreras, muy de moda en los 80. / RTVE

La mayor parte del vestuario que empleó para sus espectáculos se confeccionó a medida y siguiendo las indicaciones de la italiana, quien siempre tuvo una visión del espectáculo cargada de purpurina y color. En el fondo de armario de la Carrá 'más es más'.

En su programa '¡Hola Raffaella!', que emitió Televisión Española a principios de la década de los 90. En su programa '¡Hola Raffaella!', que emitió Televisión Española a principios de la década de los 90.

En su programa '¡Hola Raffaella!', que emitió Televisión Española a principios de la década de los 90. / RTVE

Si deja a un lado las lentejuelas y brillos, solamente hay espacio para looks monocromáticos en rojo, morado o naranja confeccionados en lycra o satén. Pese a tanto colorido, su color fetiche fue el blanco. También usó el negro, eso sí, salpicado de mucho strass, con grandes hombreras y sugerentes transparencias.

Muy elegante, con vestido blanco, uno de sus preferidos. Muy elegante, con vestido blanco, uno de sus preferidos.

Muy elegante, con vestido blanco, uno de sus preferidos. / RTVE

Los pantalones de piel, el látex y los bodies que le permitieron lucir piernas infinitas fueron otros de sus grandes aliados. A su esbelto cuerpo le sentaban como un guante. Y las plataformas estilo drag queen. Volviendo a su corte tipo Cleopatra, su flequillo permaneció siempre inmutable y su pelo sin rastro de encrespamiento, pese a sus frenéticos bailes. Fue pionera y única en casi todo lo que se recuerda de ella. Inimitable desde luego, si no queremos sufrir un latigazo cervical.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios