Agresión del ultra del Betis en Bilbao

El ultra del Betis dice que no cometió ningún delito al golpear a un bilbaíno

  • Los dos hinchas béticos acusados no están obligados a acudir al juicio

  • La Fiscalía les pide 18 meses de cárcel por un delito de odio

Manuel Herrera sale del Juzgado de Guardia de Sevilla Manuel Herrera sale del Juzgado de Guardia de Sevilla

Manuel Herrera sale del Juzgado de Guardia de Sevilla

Comentarios 20

Manuel Herrera Perejón, el ultra del Real Betis acusado de un delito de odio por la agresión a un hombre en Bilbao, afirma en su escrito de defensa que los hechos “no son constitutivos de delito alguno” y que “procede su absolución”.

Por la agresión ocurrida el 27 de abril de 2017 en el Casco Viejo de Bilbao, horas antes de un partido entre el Athletic y el Betis, la Fiscalía pide para Herrera Perejón 18 meses de cárcel por un delito de odio según la nueva tipificación del Código Penal. En declaraciones periodísticas, el hincha bético aseguró que horas antes le habían insultado y escupido y que el agredido se encontraba en un grupo de unos 15 punkies que le habían increpado diciendo "yo soy Gabilondo y vosotros, españolitos, os tenéis que marchar de aquí".

Una vez calificado por la Fiscalía y la defensa, el caso ha llegado al juzgado de lo penal 2 de Bilbao, que celebrará el juicio en los próximos meses.

Herrera Perejón renunció a su abogado de pago sevillano y ahora dispone de letrado de oficio en Bilbao. Su escrito de calificación, al que ha tenido acceso este periódico, se limita a un folio donde expresa su disconformidad con el relato de los hechos realizados por el fiscal, afirma que “los hechos no son constitutivos de delito alguno”, “no existe autor responsable” y que “procede declarar la libre absolución”.

En la causa será juzgado un segundo hincha bético, acusado de grabar el vídeo que se convirtió en viral en las redes sociales, quien basa su defensa en que no fue él quien subió las imágenes a sus cuentas de Facebook e Instagram.

Su abogada, por ello, pide que se libre oficio a la brigada de investigación tecnológica de la Policía de Bilbao para que determine la filiación de las dos personas que subieron la grabación a Twitter y a una página web de humor y deportes.

La agresión ocurrió hacia las 12.45 horas del 27 de abril de 2017 en el Casco Viejo de Bilbao, horas antes de un partido entre el Athletic y el Betis. Herrera Perejón se acercó "sorpresivamente" a la víctima, que "se encontraba tranquilamente sentado en la terraza de una cafetería tomando una consumición".

El acusado, "movido por el ánimo de lesionar la dignidad de dicha persona", se dirigió a él gritando "Tu, Gabilondo, escúchame", "Arriba España" "¿Tú eres proetarra?", tras lo cual le lanzó el contenido de un vaso con líquido y le propinó un fuerte golpe en la cara con la mano abierta", según recoge el auto de apertura de juicio. 

Antes de fijar fecha para la vista,  el juez de lo penal 2 de Bilbao debe pronunciarse sobre diversos aspectos, en especial las órdenes de ocultación de  identidad de los dos testigos protegidos del caso y las medidas cautelares sobre el principal  acusado.

Herrera Perejon se encuentra en libertad provisional, con la obligación de comparecer los días 1 y 15 de cada mes en un juzgado. El juez le impuso también la prohibición de participar en redes sociales y otras fuentes abiertas “en orden a evitar la difusión de mensajes de incitación al odio“.

Los pasados 12 y 31 de julio, así como el 14 de agosto, se personó en el juzgado de Paz de Benacazón.

Este acusado está declarado solvente para hacer frente a la cantidad de 3.600 euros que le impusieron como fianza y se le embargó un vehículo de su propiedad marca Toyota.

Fuentes del caso indican a este periódico que los acusados no tienen obligación de acudir a la vista, al enfrentarse a una pena inferior a los dos años de cárcel. El delito de odio está recientemente tipificado y no tiene ninguna jurisprudencia del Tribunal Supremo. En cambio se utilizó en el reciente juicio por la agresión a unos guardia civiles en Alsasua (Navarra) y se está aplicando en Cataluña en los distintos incidentes con los lazos amarillos.

En el juicio declararán los agentes de la Ertzaina que investigaron los hechos y los calificaron como un delito de odio, además del tercer miembro del grupo ultra del Betis que les acompañaba y cuya risa se oye en la grabación.

 El agredido está amparado por la Ley de Protección de Testigos porque, además de las lesiones, los hechos y la difusión de las imágenes en las redes sociales le causaron "gran inquietud en su vida personal y tuvo que modificar sus pautas diarias, atemorizado por las consecuencias de la agresión sufrida", según la Fiscalía. El Ministerio Público pide que sea indemnizado en 3.600 euros.

La aplicación de este nuevo delito de odio permite al fiscal situar su petición de condena para cada procesado en 18 meses de cárcel y una multa de doce meses, lo que equivale a 3.600 euros, ya que de otro modo solo acusaría por un delito leve de maltrato al autor material. Por ese maltrato leve reclama a Herrera Perejón una multa de dos meses con cuota diaria de 10 euros (lo que equivale a 600 euros).

La petición de la Fiscalía añade para ambos la prohibición de vivir y acudir al País Vasco durante dos años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios