infraestructuras judiciales

Comparan las condiciones del calabozo de los juzgados de Lucena con el penal de Guantánamo

  • Denuncian las condiciones "infrahumanas" de los calabozos de los juzgados de Lucena

  • El calabozo tiene una dimensión de "un metro cuadrado, sin ventilación y sin separación de sexos" y los detenidos pueden pasar hasta seis horas en ese habitáculo.

El abogado Víctor Ramírez muestra las dimensiones de los calabozos de Lucena. El abogado Víctor Ramírez muestra las dimensiones de los calabozos de Lucena.

El abogado Víctor Ramírez muestra las dimensiones de los calabozos de Lucena. / M. G.

El abogado Víctor M. Ramírez López, director del bufete VRL Abogados e integrante de la Asociación Probono (defensora de los derechos humanos), ha denunciado las condiciones "infrahumanas" de los juzgados de Lucena (Córdoba), que no cumplen con los "requisitos mínimos de dignidad y están a años luz de los estándares europeos".

El letrado ha explicado que las personas que son detenidas y presentadas ante la autoridad judicial, previamente deben "esperar en un calabozo que tiene unas dimensiones aproximadas de un metro cuadrado, sin ventilación y sin separación de sexos".

Antes de pasar a disposición judicial, los detenidos pueden esperar en el calabozo hasta 6 o 7 horas. No hay espacio suficiente para tres personas, y si son corpulentas lo tendrían complicado hasta dos. Cuando hay seis personas detenidas a la vez, se produce "un auténtico conflicto. Las condiciones son tan traumáticas que ni en la prisión de Guantánamo se vería algo parecido".

Víctor Ramírez, como Colegiado ejerciente del Ilustre Colegio de Abogados de Lucena, ha instado a la junta de gobierno de dicha corporación a que "actúen y solucionen un problema que es indigno para la profesión del abogado".

Los clientes detenidos, que pasan más de diez minutos en el interior de ese calabozo "están siendo automáticamente torturados, los encuentras aturdidos, con ansiedad y con ataques de histeria", afirma el letrado. Repercutiendo todo ello, en las decisiones que deben adoptar a muy corto plazo, situación que lleva en muchas ocasiones a aceptar una condena por conformidad, es decir, aceptando los hechos, sin poder llevar a cabo una buena investigación y estudio del asunto, y "simplemente para de evitar estar más tiempo en ese maldito calabozo".

Víctor Ramírez asegura que el coste de la reforma del calabozo no superaría los 5.000 euros y ha instado al colegio a que "adelante el importe económico de dicha reforma, y que luego repercuta a la Consejería de Justicia". La actuación del Colegio Abogados, prosigue el abogado, "ahorraría unos trámites burocráticos con la Junta de Andalucía que serían interminables, y los nuevos calabozos serían realidad en cuestión de días, cumpliendo así, el Ilustre Colegio de Abogados de Lucena, con su misión de velar por los derechos fundamentales del ciudadano y por la mejora de las condiciones de trabajo de sus colegiados".

El letrado ha propuesto que se lleve a cabo un acondicionamiento del calabozo, que éste se transforme y amplíen para ser dos calabozos, uno para hombres y otro para mujeres, con su ventilación correspondiente y que tenga unas medidas dignas para respetar los derechos fundamentales de cualquier persona o detenido.

La iniciativa del abogado lucentino ha sido apoyada por el magistrado Esteban Rodón Mata, juez Decano de Lucena, quien en innumerables ocasiones ha reiterado dicho problema tanto a las autoridades judiciales como a las autoridades políticas competentes. También, es apoyada por los demás Jueces y funcionarios de los Juzgados de Lucena, así como el cuerpo de Policía Nacional, Local y Guardia Civil.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios