Agresión en la cárcel

Juicio a un preso que hirió a cinco funcionarios y a tres internos

  • Agredió a los internos con un objeto punzante de 15 centímetros

Reciente protesta de funcionarios de prisiones contra su inseguridad Reciente protesta de funcionarios de prisiones contra su inseguridad

Reciente protesta de funcionarios de prisiones contra su inseguridad / Juan Carlos Vázquez

La Fiscalía de Sevilla pide ocho años de cárcel y siete multas de 600 euros para un preso de la cárcel Sevilla-1 que agredió a otros tres internos con un pincho de 15 centímetros y  lesionó a cinco funcionarios que intentaron reducirlo.

El incidente ocurrió a las 8.20 horas del 6 de mayo de 2017, cuando el acusado El Bahri N., de 20 años, se enzarzó en una discusión con otros dos presos mientras esgrimía un objeto metálico punzante de 15 centímetros. A uno de sus oponentes le lanzó una puñalada en a mano y dos puñetazos que lo dejaron inconsciente.

Se acercaron corriendo otros dos internos y lo intentaron sujetar, mientras un funcionario de prisiones trataba de arrebatarle el arma. El acusado dio un codazo a uno de los presos en la cara, y cuando cayó al suelo le propinó varias patadas en la cabeza.

Mientras duró todo el incidente, el acusado gritaba “os voy a matar, cabrones” y “a ese hijo de puta lo mato”, según el escrito de acusación del fiscal previo al juicio que se va a celebrar este lunes en la Sección Tercera de la Audiencia de Sevilla.

A continuación acudieron otros tres funcionarios de prisiones para intentar sujetar a El Bahri N., con los que siguió forcejeando en la galería hasta que consiguió zafarse y empezó a gritarles: “venid de uno en uno, que os voy a reventar”.

Los funcionarios de prisiones le inmovilizaron con esposas, pero aún así siguió lanzando golpes con brazos y piernas hasta que cayó al suelo.

Los lesionados sufrieron heridas punzantes, policontusiones y hematomas de los que sanaron en un plazo de entre uno y cinco días. No obstante, por uno de los delitos de lesiones contra un funcionario se enfrenta a cuatro años de cárcel porque el agredido sufrió rotura del tendón del bíceps que requirió tratamiento quirúrgico y tardó 72 días en curar.

Además de este delito de lesiones graves, la Fiscalía pide para el interno otros cuatro años de cárcel por un delito de atentado y siete multas de dos meses, con cuota diaria de 10 euros, lo que equivale a 600 euros, por cada delito de lesiones leves.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios