Juicio por violación Piden 34 años al depredador sexual que viajó a Sevilla y eligió una víctima al azar

  • Durante tres horas la mantuvo encerrada y sometida a agresiones sexuales

  • La víctima consiguió pedir ayuda simulando un ataque de vómito

Retrato robot divulgado por la Policía para localizar otras posibles víctimas

Retrato robot divulgado por la Policía para localizar otras posibles víctimas

La Fiscalía de Sevilla solicita 34 años de cárcel para un hombre de 57 años, con antecedentes por delitos sexuales, que viajó de Jaén a Sevilla, eligió una mujer al azar para violarla y la retuvo en su domicilio durante casi cuatro horas. Durante ese tiempo la agredió sexualmente varias veces y le causó cortes en los dedos con una navaja, por lo que la Fiscalía pide que sea indemnizada en 20.000 euros.

El escrito de acusación, al que tuvo acceso este periódico, relata que Fernando G.S. abordó a la víctima sobre las 21 horas del 28 de enero de 2020 cuando se disponía a entrar en el portal de su vivienda en una céntrica calle de Sevilla.

La joven, pensando que pudiera ser un vecino, abrió la puerta, circunstancia que aprovechó el procesado para esgrimir una navaja y tratar de entrar con ella en su vivienda. Entonces se produjo un forcejeo en el que la mujer resultó con profundos cortes en varios dedos.

El procesado “le arrebató las llaves, la introdujo por la fuerza en el interior de su piso” y una vez dentro la obligó a desnudarse, a que fuera al dormitorio y le practicara una felación, llegando a eyacular sobre su rostro.

“Como quiera que el acusado no se sentía satisfecho, se dirigió al salón” -añade la Fiscalía- circunstancia que aprovechó la mujer para tratar de huir sin conseguirlo, ya que el procesado había cerrado la puerta del domicilio con llave. 

En ese instante la arrastró de nuevo hasta el dormitorio,  trató de penetrarla vaginal y analmente y, al no conseguirlo por no alcanzar una erección, apretó fuertemente los pezones de la víctima y le introdujo los dedos en la vagina mientras se masturbaba. 

Durante tres horas impidió que la mujer abandonara la vivienda hasta que ella simuló un vómito y desde el baño consiguió llamar a una amiga, que dio aviso a la Policía.

El acusado salió del domicilio a las 0:40 horas y fue detenido en las inmediaciones a las 3:45 horas. La Policía recuperó los 70 euros que había robado del bolso de la víctima y la navaja utilizada en la agresión. 

La Policía informó en su día de que el acusado se desplazó de Jaén a Córdoba y de allí a Sevilla porque "se lo ordenaron unas voces", que también le señalaron a la víctima. Pese a que la Fiscalía reconoce que padece una esquizofrenia paranoide, añade en su escrito de calificación que con respecto a estos hechos “mantenía indemnes sus facultades intelectivas”.

La joven sufrió heridas de las que tardó en curar 289 días, con necesidad de tratamiento médico, sutura en las manos, antibióticos y analgésicos, así como tratamiento psiquiátrico por el impacto emocional sufrido. Le han quedado como secuelas unas cicatrices en los dedos y limitación en la flexión de uno de ellos.

En el juicio que celebrará la Audiencia de Sevilla, la Fiscalía aplicará a Fernando G.S. la agravante de reincidencia y solicitará 20 años de cárcel por un delito de agresión sexual, cuatro años por lesiones, cinco por detención ilegal y otros cinco por robo con intimidación.

El procesado, que está en prisión preventiva, cumplió una sentencia firme de 2001 por agresión sexual y tiene otras de robo con intimidación y lesiones que suman 22 años de cárcel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios