Muñecos hiperrealistas

Exposición de muñecos reborn a beneficio de dos niños con parálisis cerebral

  • Uno de los destinatarios fue víctima de una negligencia médica

Un muñeco reborn Un muñeco reborn

Un muñeco reborn

La primera exposición en Sevilla de muñecos reborn -con un asombroso parecido a bebés reales- se celebrará en diciembre en Mairena del Aljarafe a favor de Yanira y Yoel, dos niños sevillanos que padecen parálisis cerebral.

Los muñecos reborn son considerados una auténtica obra de arte puesto que están hechos a mano con vinilo y silicona y cada uno es distinto. Su precio habitual supera los 300 euros pero pueden alcanzar los mil y los artistas que los crean están aglutinados en una asociación internacional.

En este caso, la exposición tendrá lugar en el hotel Yit Vía Sevilla de Mairena del Aljarafe y será a beneficio de Yanira y Yoel. Este último, que ahora tiene siete años, recibió hace unos meses una indemnización récord de 700.000 euros al considerar los jueces que en su nacimiento en el hospital Virgen del Rocío se había producido una negligencia médica por la que fue condenado el Servicio Andaluz de Salud (SAS).

El padre de Yoel, Israel Zúñiga, explica a este periódico que la muestra tendrá lugar los días 8 y 9 de diciembre pero desde este lunes se pueden comprar papeletas para el sorteo de una cesta con productos de muñecos reborn.

En la exposición participarán 25 artistas que crean estos muñecos hiperrealistas, que estarán acompañados de sus complementos y vestuario. Los muñecos se pondrán a la venta y los artistas han cedido parte de sus creaciones para la cesta que se sorteará.

La exposición será de entrada libre y estará dirigida especialmente a niños, por lo que una de las actividades previstas es la llegada del Cartero Real para recoger cartas a los Reyes Magos. Todo lo recaudado se destinará al tratamiento que precisan los dos niños destinatarios del evento.

Israel Zúñiga afirma que “como padres siempre estamos agradecidos por el estímulo que recibimos de todos los que nos conocen. Su apoyo no solo económico sino también moral es lo que nos da fuerza para seguir adelante”.

Los muñecos reborn no gustan solo a los niños. También se utilizan en residencias de la tercera edad a modo de terapia en algunas enfermedades de deterioro cognitivo como el Alzheimer, ya que tranquilizan a los ancianos cuando les cantan o mecen. También los compran personas mayores que ya no tienen a sus hijos en casa o mujeres que han perdido a sus bebés. 

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios