Juicio por el crimen de las cuñadas

La víctima del 'crimen de las cuñadas' recibió 24 golpes y 61 puñaladas

  • Uno de los guardias civiles que participó en la reconstrucción del crimen asegura que hubo un "ensañamiento continuo" con la víctima

Las dos cuñadas y el tercer acusado, en el juicio. Las dos cuñadas y el tercer acusado, en el juicio.

Las dos cuñadas y el tercer acusado, en el juicio. / Belén Vargas

Los médicos forenses que examinaron el cadáver de Anabel Deza Vázquez, la joven de 26 años que fue asesinada en su vivienda de La Rinconada el 19 de abril de 2016, han confirmado este jueves en el juicio que se sigue ante un jurado popular que la víctima recibió 24 golpes en la cabeza con un objeto y 61 puñaladas.

A preguntas de la Fiscalía, los forenses han señalado que la data de la muerte se sitúa entre las nueve y las once de la mañana, y han descrito asimismo la dinámica posible de cómo se produjeron las lesiones. Así, han señalado que los agresores comenzaron a golpear a Anabel de frente con un objeto con un peso "importante, con una superficie roma y utilizado con fuerza", lo que le provocó heridas contusas y el hundimiento del cráneo. 

En ese primer momento, la víctima se defendió y tiene lesiones propias de defensa en la mano izquierda y en el brazo al intentar parar los golpes. A continuación, "tuvo que caer al suelo", quedando de espaldas y los agresores siguieron golpeándola y la apuñalaron hasta en 61 ocasiones  provocándole la muerte. Parte de las heridas con arma blanca le alcanzaron el cuello, lesionando incluso una de ellas la yugular.

Las lesiones con el objeto contundente, que los forenses no han logrado determinar pero que podría ser como  un martillo eran "lo suficientemente importantes" como para haber provocado por sí mismas la muerte. Los mismo ocurre con las heridas inciso punzantes provocadas por el arma blanca -los forenses han dicho que pudieron utilizarse una o dos armas blancas pero de anchuras similares-, algo que puede ser determinante a la hora de calificar los hechos como un delito de homicidio o de asesinato.

En la sesión de hoy también se ha procedido al visionado del vídeo con la reconstrucción judicial de los hechos que se realizó el 14 de noviembre de 2016, en presencia de los tres acusados iniciales -Elena y Rosa N. S. y Francisco Javier M. R., si bien con posterioridad Elena fue exculpada e imputada en su lugar su hermana Carmen-.

En ese vídeo, uno de los guardias civiles que participó en la investigación ha señalado que los hechos se produjeron de forma similar a la descrita por los forenses, si bien ha precisado que la víctima sufrió un "ensañamiento continuo". También descartó el móvil del robo, puesto que en la vivienda fue hallado dinero en efectivo.

Otros dos psiquiatras forenses han confirmado que tanto Rosa N. S. como Francisco Javier M. R. no sufren ninguna anomalía o alteración psíquica que afecta a su capacidad de saber o entender lo que estaban haciendo y han destacado además la escasa colaboración de Rosa. 

En el caso de Francisco Javier, los peritos de Toxicología han determinado, a través de una muestra de cabello analizado, que tenía un "consumo bajo de cocaína".

El juicio continuará mañana con las conclusiones de las partes y los informes definitivos de la Fiscalía, la acusación particular que ejerce la Junta y de las defensas de los tres acusados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios