Juicio de Mercasevilla

La defensa plantea la "parcialidad" de Alaya por el trabajo de su marido como auditor de Mercasevilla

  • El tribunal rechaza la cuestión recordando que “no se puede recusar a la instructora al inicio del juicio”

Vista general de la sala de la Audiencia desde la bancada de los acusados. Vista general de la sala de la Audiencia desde la bancada de los acusados.

Vista general de la sala de la Audiencia desde la bancada de los acusados. / Belén Vargas

La defensa del ex director general de Mercasevilla Fernando Mellet ha planteado, al inicio del juicio que deriva del delito societario en la gestión de la empresa pública mixta, la supuesta “parcialidad” de la juez Mercedes Alaya como magistrada que instruyó en su día esta causa, en relación con la labor que desarrolló su marido, el auditor Jorge Castro.

La cuestión ha sido planteada por el abogado José Manuel Carrión, que representa a Fernando Mellet, pero ya fue planteada durante la fase de instrucción de esta causa, cuando se recusó a la juez Mercedes Alaya por la supuesta pérdida de imparcialidad por el hecho de que su marido, el auditor Jorge Castro, había auditado las cuentas de Mercasevilla con anterioridad al inicio de la investigación.

El letrado José Manuel Carrión ha aportado un informe de auditoria que pone de manifiesto una supuesta falta de control de las cuentas en la etapa en la que intervino como auditor el marido de la juez y que indicaba que había un déficit de 1,8 millones de euros. El abogado ha dicho que parece que se le hubiera “cogido manía” a su cliente, quien por el hecho de haber cesado al marido de Alaya “no debía haber sido investigado” por la instructora.

El tribunal ha rechazado esta cuestión previa porque, según ha precisado, el cauce que debía haberse seguido –como también ha apuntado la Fiscalía- era el de plantear un incidente de recusación, pero “no se puede al inicio del juicio oral recusar a la instructora”. El fiscal ha afirmado en este punto que la defensa pudo haber planteado en este punto un nuevo incidente de recusación, por lo que “no procede la nulidad de las actuaciones”.

Fernando Mellet, durante el juicio en al Audiencia de Sevilla. Fernando Mellet, durante el juicio en al Audiencia de Sevilla.

Fernando Mellet, durante el juicio en al Audiencia de Sevilla. / Belén Vargas

El tribunal ha desestimado otras dos cuestiones previas presentadas por el ex director general de Mercasevilla Fernando Mellet, entre ellas que se suspendiera el juicio para traer como responsable civil a la compañía aseguradora que tenía suscrita una póliza con la lonja que cubría la actuación de sus directivos; así como que se acumulen en este proceso otras piezas separadas de investigación.

Sobre la primera de las cuestiones, el presidente de la Sección Cuarta de la Audiencia de Sevilla, el magistrado José Manuel de Paúl Velasco, ha señalado que no existe justificación para la aportación tardía de la fotocopia de esta póliza de responsabilidad civil y, en este sentido, ha tildado de “exótico” que la póliza aparezca tan sólo unos días antes del inicio de este juicio.

El "reto" de las macrocausas

En cuanto a la petición de acumulación de otras investigaciones que fueron separadas en su día por la sucesora de Alaya, la juez María Núñez Bolaños, el magistrado que preside el juicio ha señalado que todas las macrocausas que contienen un gran volumen de documentación y piezas separadas “son un reto para ser manejadas en la Justicia Penal”, un reto para el que ha dicho no hay “soluciones perfectas”. En cualquier caso, De Paúl Velasco ha coincidido con el fiscal Juan Enrique Egocheaga, en que no parece que se produzca la ruptura de la continencia de la causa por el enjuiciamiento separado de estas piezas, porque son hechos “distinguibles”.

El magistrado ha señalado que un problema de la división en piezas es que un mismo acusado pueda ser enjuiciado varias veces, es la “parte más delicada de la separación de las macrocausas”, pero para ello hay mecanismos correctores que pueden adoptarse no en el primer juicio sino en los siguientes –como la aplicación del delito continuado en casos de que se produzca un tercer delito, ha puesto como ejemplo-.

Las defensas también han planteado que hay en este juicio testigos que figuran como investigados en otras de esas piezas cuya acumulación se solicita, a lo que el presidente del tribunal ha dicho que tendrá que hablar con el ponente porque sólo caben dos opciones: “Que un testigo pueda decir aquí que mató a Kennedy” y el tribunal le garantice que no podrá usarse en el otro procedimiento en el que figura como investigado. Y la segunda opción es que diga: “me agarro a la Quinta Enmienda”, ha dicho el magistrado, en alusión a que pueda usar su derecho a no declarar aunque haya sido propuesto como testigo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios