Jurado Popular

Penas de un año a nueve meses de prisión a los tres acusados de amenazar con un machete para cobrar una deuda

  • El tribunal deduce testimonio contra uno de los denunciantes

Fachada de la Audiencia Provincial de Sevilla Fachada de la Audiencia Provincial de Sevilla

Fachada de la Audiencia Provincial de Sevilla / Juan Carlos Vázquez (Sevilla)

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a un año a Salvador C. C.  y Julián P. P. y nueve meses de prisión a Francisco Javier V. por amenazar a una pareja con un machete para cobrar una deuda. Asimismo, han resultado absueltos del delito de allanamiento de morada que también se les imputaba. Por otro lado, el tribunal del jurado ha apreciado la atenuante de drogadicción a Francisco Javier V. 

Los abogados de la defensa han anunciado que recurrirán la sentencia, en la que se incluye la deducción de testimonio contra uno de los denunciantes, Juan Ramón R., que testificó durante la vista oral.

En su veredicto, el jurado consideró que los tres hombres acusados de allanar un domicilio en Morón de la Frontera y amenazar a sus ocupantes por una deuda "no entraron por la fuerza en el domicilio", aunque sí han apreciado la existencia de "amenazas condicionadas". Del mismo modo, han admitido por unanimidad la atenuante de consumo de estupefacientes para uno de ellos, Francisco Javier V. En este sentido, la fiscal ha solicitado la pena de un año y nueve meses de prisión.

La sentencia señala como hecho probado que sobre las 15:00 del 23 de octubre de 2017 los tres acusados "puestos de acuerdo" fueron al domicilio de Rosario P. y Juan Ramón R. para "intentar cobrar una deuda llevando un machete". Los acusados llamaron a la puerta antes de entrar y una vez en la casa, obligaron a sentarse a Juan Ramón y Rosario y mostrándoles el machete, "llegando incluso a golpearle con el machete en la cabeza" les exigieron que "abonaran lo debido los días 25 de octubre y 25 de noviembre", marchándose con la advertencia de que si no pagaban les cortarían piernas o cabeza. 

Una vez que salieron del bloque, los acusados fueron interceptados casualmente por un patrullero de la Policía Nacional, que los pararon al notar "un comportamiento huidizo". Fue entonces cuando pasaron en un coche los dos denunciantes, indicándoles a los agentes que acababan de amenazarles con un machete. Uno de los policías encontró el arma debajo de un vehículo "próximo al lugar donde se había interceptado a los acusados".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios