Carlos Alonso Ródenas, fiscal coordinador de ejecutorias penales "El caso Mariluz puede repetirse en cualquier momento"

  • Es una "indecencia" que Carcaño ofrezca pagar 20€ al mes a los padres de Marta

Carlos Alonso Ródenas, en su despacho de la Fiscalía de Sevilla Carlos Alonso Ródenas, en su despacho de la Fiscalía de Sevilla

Carlos Alonso Ródenas, en su despacho de la Fiscalía de Sevilla

El fiscal Carlos Alonso Ródenas, coordinador desde hace ocho años de la ejecución de las sentencias penales dictadas en Sevilla, expone en esta entrevista la falta de medios de los juzgados penales, la creciente complejidad de sus juicios y el riesgo de que se repita el caso de la pequeña Mariluz, cuyo asesino estaba libre pese a tener una orden de ingreso en prisión por abusar de su propia hija.

—¿Cómo organizan su trabajo?

Despachamos las ejecutorias de los 16 juzgados penales de Sevilla. Antes éramos 40 fiscales y desde que Luis Fernández-Arévalo es fiscal jefe, cada uno de los 90 fiscales de Sevilla despacha un lote de ejecutorias.

Antes estábamos sobrecargados de trabajo y ahora tenemos lotes y áreas de trabajo más homogéneas.

— ¿El sistema es mejor?

Si, es una forma de implicar a los fiscales porque participan en el proceso completo, no solo en la instrucción y enjuiciamiento. De esta manera vemos también lo que sucede después de que se dicte la sentencia: posibilidades de suspensión, ingreso en prisión o la sustitución de la pena por multa.

— ¿En cuántas ejecuciones de sentencias penales interviene la Fiscalía?

En 2017 la Fiscalía de Sevilla, solo en lo referente a los juzgados penales, emitió 24.589 dictámenes frente a los 22.701 del año anterior. En la Audiencia provincial, fueron 1.352 los dictámenes de 2017.

Los 16 juzgados de lo penal de Sevilla dictaron en 2017 un total de 7.686 sentencias, lo que significa una media de 480 por juzgado. Al mismo tiempo, en 2018 les entró una media de 533 asuntos nuevos a cada juzgado, es decir, que ingresan más asuntos de los que pueden resolver.

— ¿Cuentan con medios suficientes?

Los juzgados no tienen medios suficientes, ni personales ni materiales. Además cada vez con más frecuencia tienen juicios que deben celebrar en varios días o semanas como el reciente de las oposiciones a la Policía Municipal, que duró dos o tres meses. Antes lo normal era celebrar el juicio en una única mañana.

“Es casi imposible controlar 700 ejecutorias con cuatro funcionarios”

—¿Puede ocurrir otro caso Mariluz?

En el caso Mariluz, un hombre tenía que haber ingresado en prisión para cumplir una condena y no lo hizo porque no se le llamó o se dilató el plazo. Con el volumen de trabajo que hay ahora en los juzgados de lo penal, puede volver a pasar en cualquier momento.

El juez puede intentar localizar al condenado para que ingresen en prisión, no lo localiza y lo pone en busca y captura. En ese caso el juzgado ha hecho los deberes pero hay veces en que se les puede pasar por el volumen de trabajo que tienen. Tenga en cuenta que en cada juzgado de lo penal puede haber permanentemente abiertas en torno a 600 o 700 ejecutorias. Controlar eso con solo cuatro funcionarios es prácticamente imposible.

Yo quiero romper una lanza por los jueces de lo penal de Sevilla, que son grandes profesionales y sus juzgados funcionan bien a pesar de la escasez de medios. Con un juzgado penal más que se va a crear en Sevilla no se soluciona el problema de ninguna manera.

— ¿Le preocupa el aumento de algún tipo de delito?

Cada vez se están dando más casos de conducción bajo los efectos de las drogas. La gente no bebe pero se fuma un porro o esnifa cocaína.

Los  jueces tienen cada vez más sensibilidad hacia ciertos delitos como la conducción temeraria, los abusos sexuales, la prostitución o corrupción de menores. Cada vez son más restrictivos en los delitos contra la seguridad del tráfico en los que hay que entregar el carnet.

—¿Qué plantilla de fiscales haría falta en Sevilla?

Tenemos mucho trabajo. Necesitamos por lo menos una plantilla similar a la que hay en Valencia, 120 fiscales frente a los 90 de Sevilla, porque el volumen de trabajo es  similar.

— ¿Qué aspectos dan más trabajo en la fase de ejecución de sentencias?

Los recursos. Se recurre demasiado y además por aspectos que están clarísimos. En broma algunos lo llaman un PSC, un Por Si Cuela.

La jurisprudencia es clara en temas como la habitualidad, porque no se puede pedir la suspensión de una condena a un reo habitual, aunque sea por delitos de distinta naturaleza. También está claro que no se puede conceder la suspensión cuando el acusado tenga tres condenas, incluida la que se pretende suspender.

Otra cuestión difícil son las acumulaciones de condena -que tiene que hacer el último tribunal sentenciador- porque el Tribunal Supremo va cambiando de criterio.

No es un problema jurídico, es un problema de hacer muchas combinaciones para ver cuál es el bloque de acumulación que más favorece al penado.

El "insulto" de Carcaño a los padres de Marta

— ¿Es partidario de crear juzgados exclusivos para la ejecución de las sentencias?

En Madrid, Barcelona y Valencia se crearon juzgados de ejecuciones y creo que sus jueces no están muy satisfechos. Algunos dicen que prefieren ejecutar su resolución porque han visto al acusado o en determinados asuntos más especiales pueden tener más interés en vigilar que eso se ejecute.

Yo soy partidario de que cada juez ejecute sus sentencias, lo veo más racional y menos impersonal.

—¿Eso no puede dar lugar a una injusticia porque cada juez tenga un criterio diferente?

No. Puede suceder que dos asuntos iguales se resuelvan de distinta forma pero siempre dentro de la legalidad. Las dos soluciones son válidas y legales.

—¿Qué le parece la oferta de Miguel Carcaño de pagar la indemnización de 340.000 euros a los padres de Marta del Castillo en plazos de 20 euros mensuales?

Un insulto, una barbaridad y una indecencia. Para 20 euros al mes, prefiero que no pague nada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios