Juicio con jurado

El TSJA confirma la condena de 11 años al brasileño que mató a un hotelero en el barrio de Santa Cruz

  • Rechaza los recursos de la acusación y la defensa, y por tanto no aprecia ni asesinato ni homicidio imprudente.

El acusado, Taynan Teixeira, habla con su abogado, minutos antes de conocer el veredicto. El acusado, Taynan Teixeira, habla con su abogado, minutos antes de conocer el veredicto.

El acusado, Taynan Teixeira, habla con su abogado, minutos antes de conocer el veredicto. / josé ángel garcía

La Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha confirmado íntegramente la condena a once años de prisión al brasileño Taynan Teixeira por la muerte de un hotelero en el barrio de Santa Cruz de Sevilla el pasado 17 de junio de 2016. La Sala rechaza los recursos tanto de la acusación particular, que recurrió por indefensión al no haberse incluido en el veredicto la tesis del asesinato y la defensa por error en la calificación de los hechos, al considerar que se debió haber condenado por un delito de lesiones dolosas en concurso con un homicidio imprudente.
La sentencia considera que no existe ningún elemento que pudiera ser valorado como determinante de las condiciones de las alevosía, ya que “no hubo ataque sorpresivo”, por lo que “el Magistrado sometió al Jurado a los hechos desfavorables que podrían extraerse de las pruebas practicadas”. Respecto al recurso de la defensa, indica que los hechos probados demuestran que con los golpes infringidos “está poniendo en peligro concreto la vida de la otra persona, y pese a que no tenga intención de que muera, está incurriendo con dolo homicida eventual”.
La Audiencia de Sevilla condenó a once años de prisión al acusado por un delito de homicidio así como al pago de una indemnización de 170.000 euros a la familia de la víctima tras el veredicto de culpabilidad emitido por un jurado popular.
Además, le impuso 15 años de prohibición de acercarse a menos de 200 metros así como de comunicarse con los padres y cuatro hermanos del fallecido, así como la de acercarse a igual distancia de sus domicilios, lugares de trabajo y cualquier otro frecuentado por ellos.

Durante el juicio, el acusado alegó legítima defensa. "Me enzarcé en la pelea porque él me dio primero. Simplemente me defendí. En mi vida podía pensar que iba a pasar lo que pasó". Así narró el acusado cómo se produjo la riña que terminó con la muerte de Guillermo Mejías, de 40 años y propietario del hotel Patio de las Cruces, la mañana del 17 de junio de 2016.

La reyerta comenzó a las once de la mañana en la plaza de las Cruces, donde está ubicado tanto el hotel de la víctima como la casa del acusado. Ambos habían tenido discusiones previas con motivo de unas obras que se estaban realizando en el hotel. Según el acusado, los trabajos duraban ya más de dos años y los albañiles comenzaban a trabajar a las seis de la mañana.

Esto había motivado quejas no sólo de Teixeira, sino de otros vecinos, que incluso dieron el paso de denunciar los ruidos. "Yo nunca lo hice, pero sí que habíamos intentado llegar a algún acuerdo con ellos y con los albañiles para que empezaran un poco más tarde". Sin embargo, según el joven brasileño, ese acuerdo se incumplía continuamente.

El veredicto del jurado popular declaró probado, por una mayoría de siete votos a dos, que el joven brasileño mató al dueño del hotel, al haber aceptado la "probabilidad de causarla con sus golpes", y por una mayoría de cinco votos, el tribunal ciudadano se mostró favorable a una proposición de un indulto de la pena.

Los hechos que declara probados la sentencia, de acuerdo con ese veredicto, recogen que en el transcurso de la discusión entre el acusado y la víctima, el primero propinó "varios puñetazos en la cabeza" al dueño del hotel, haciéndole caer al suelo, donde el procesado "descargó de inmediato varias patadas contra la cabeza, pecho y costado del caído, deteniendo su agresión a instancias de los vecinos y transeúntes que la habían presenciado y tratado de apartar al agresor".

Taynan Teixeira se marchó entonces hacia la plaza de los Refinadores, mientras la víctima, con dificultad y gracias a la ayuda de terceros, logró levantarse y siguió los pasos del acusado por la calle Mariscal, "llamándolo a voces y con insultos, pese a encontrarse conmocionado, con la cara ensangrentada y grandes dificultades para mantener el equilibrio".

El acusado se volvió y "sin importarle el estado en el que se hallaba su oponente, asestó un nuevo puñetazo en la cabeza" del dueño del hotel, que cayó al suelo sin sentido, falleciendo en el hospital pocas horas después, como consecuencia de los daños cerebrales causados por los golpes.

Al actuar como lo hizo, concluye el fallo, Taynan Teixeira "desde un principio o en un momento posterior del incidente, sabía que era probable que le causara la muerte si seguía golpeándolo, pese a lo cual decidió hacerlo, aceptando así ese posible resultado mortal".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios