La Catenaria

El tráfico se enquista en Sevilla como el principal contaminante de la ciudad

Una deportista camina por el Parque del Guadaíra, situado junto al Puente del Centenario repleto de camiones. Una deportista camina por el Parque del Guadaíra, situado junto al Puente del Centenario repleto de camiones.

Una deportista camina por el Parque del Guadaíra, situado junto al Puente del Centenario repleto de camiones. / Juan Carlos Muñoz

Ahora que el Ayuntamiento de Sevilla se ha puesto las pilas para mejorar la calidad de vida de la ciudad en el centro y en casco de Triana (Plan Respira) es bueno recordar que el tráfico motorizado (de diésel y gasolina, no así el eléctrico) es la principal fuente de emisión de gases contaminantes y partículas nocivas de la capital andaluza puesto que industrias hay bien pocas.

Sevilla emite al año 1.951.627 toneladas de Gases de Efecto Invernadero (GEI), según datos del Ayuntamiento de 2017, una cifra cinco veces inferior a los 10,7 millones de toneladas que registra Madrid

Otro detalle importante es que los niveles de contaminación en 2017 no eran preocupantes, a pesar de que se superaron en algunas ocasiones, según los redactores del documento de diagnóstico del Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) de Sevilla.

Las zonas que arrojan peores resultados son Los Bermejales y La Ranilla, según los datos de las estaciones repartidas por la ciudad de la Red de Vigilancia y Control de la Calidad del Aire de Andalucía. Los detalles de los principales contaminantes por zonas pueden verse en la infografía adjunta. Es normal que estos puntos registren más contaminación porque se localizan junto a vías de alta densidad de tráfico como son el puente del Centenario de la SE-30 en el primer caso, y la ronda del Tamarguillo y la avenida de Andalucía en el segundo.

Contaminación del aire en Sevilla. Contaminación del aire en Sevilla.

Contaminación del aire en Sevilla. / Departamento de Infografía

Una puntualización de esos datos es que en Bermejales las mediciones de calidad del aire no han sido completas en 2017, sino prácticamente de enero y febrero, ya que en marzo de ese año la Junta retiró los medidores de partículas, esos minúsculos elementos que respiramos procedentes en su mayor parte del tráfico rodado alimentado por gasolina o gasoil.

Precisamente en Los Bermejales, después de tres años sin medidores de partículas en suspensión, la buenísima noticia que hemos confirmado esta semana es que la consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía que dirige Carmen Crespo ha repuesto esos medidores. Inexplicablemente en los años de Gobierno de Susana Díaz la consejería de Medio Ambiente retiró los medidores de partículas en suspensión de Bermejales a partir del 9 de marzo de 2017, como denunció este periódico. Sucedió poco antes de que el enorme centro comercial Lagoh obtuviera licencia de obras.

El origen principal de los gases de efecto invernadero en Sevilla es el tráfico en un 45%, seguido del consumo de energía eléctrica (39,7%)

En el informe de la calidad del aire de Sevilla que figura en el diagnóstico del plan de movilidad se recalca que no se rebasan los límite legales de contaminación en cuanto al número de veces que se superan los valores. “Puntualmente, las estaciones de Bermejales y La Ranilla han registrado valores superiores al límite diario, pero sin alcanzar en ningún caso el límite legal en cuanto al número de ocasiones en las que esto sucede. La superación de dichos valores ocurre en episodios esporádicos y en estaciones cuyos registros están muy influenciados por la cercanía de la Ronda de Circunvalación SE-30, que soporta intensidades de tráfico muy altas”.

El informe concluye asimismo que “en ciudades grandes como Sevilla, sin actividad industrial destacada, la contaminación debida al tráfico rodado puede superar, en algunos momentos, el 70% del total” y que “aunque las emisiones de gases contaminantes originadas por el trafico globalmente puedan no ser las mayores, en las zonas urbanas, donde vive la mayor parte de la población, sí que resultan ser las más relevantes”.

Efectos en la salud

El control de la contaminación atmosférica es clave debido a su incidencia directa en la salud de las personas, entendida como tal, el estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades. Las afecciones que causa están asociadas, principalmente, a los sistemas respiratorio y cardiovascular. Los grupos de población más afectados son las personas de avanzada edad, las mujeres embarazadas, los niños y las personas con enfermedades respiratorias o cardiovasculares crónicas

El coche privado (sobre todo si es diésel) y las furgonetas de reparto constituyen muy especialmente la fuente de contaminación. El vehículo privado consume cuatro veces más energía que el autobús por cada pasajero, y la situación empeora con cada frenada, acelerón y con los atascos que generan más emisiones.

Otro dato interesante es que los sevillanos cogen el coche para recorrer una distancia inferior a los 5 kilómetros.

Los contaminantes

Estos son los principales contaminantes de Sevilla y las zonas donde se registran los valores más altos, según datos de 2017:

  • El Dióxido de Azufre (SO2) arroja valores máximos en Bermejales.
  • El Monóxido de Carbono (CO) sobresale en Ranilla y en el Centro.
  • El Dióxido de Nitrógeno (NO2) ofrece las cifras más altas en Ranilla y Bermejales.
  • El Ozono (O3) alcanza los valores más elevados en el centro, Santa Clara, San Jerónimo y Bermejales. Los principales precursores del ozono son los óxidos de nitrógeno y compuestos orgánicos volátiles, que se emiten de forma natural o a consecuencia de las actividades humanas.
  • Las partículas en suspensión PM10 (inferiores a 10 micras de tamaño) registran los valores más altos en Bermejales, aún cuando las mediciones sólo son hasta marzo, como hemos comentado. Le siguen Torneo y Príncipes.
  • Las partículas en suspensión PM2,5 (inferiores a 2,5 micras de tamaño) sobresalen en Torneo, seguido de Príncipes. Sólo se miden en estos dos puntos de la ciudad.

En cuanto a los Gases causantes del llamado Efecto Invernadero (GEI), Sevilla emite al año 1.951.627 toneladas de estos gases, según datos del Ayuntamiento. Esta cifra es cinco veces inferior a los 10,7 millones de toneladas de estos gases que registra la ciudad de Madrid.

Los GEI son Dióxido de Carbono (CO2), Metano (CH4), Óxido Nitroso (N2O y Ozono (O3), además del vapor de agua. Y de nuevo el origen principal de estos gases en Sevilla es el tráfico en un 45%, seguido del consumo de energía eléctrica (39,7%).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios