Flamenco

Melancolía de la Niña Pastori

  • La cantaora cañaílla publica con 'Bajo tus alas' su disco más intimista, el duodécimo de su cuenta particular

Comentarios 0

Éste no es el disco más flamenco de Niña Pastori. Pero, claro, ahí está la voz profunda, poderosa, de la cantaora, insuflándole jondura a canciones de pop endulcorado que firma, en su mayor parte, junto a Chaboli, habitual productor, y esposo, de Niña Pastori. La pieza más jonda de esta obra son los tangos Corazón de mar que, además de estar inspirados en la figura de Camarón, incluye recuerdos al Beni, Adela la Chaqueta, Lola Flores y Moraíto. Estribillos pegadizos, grandes arreglos y una composición suave, intimista y con guiños atlánticos. Un tema muy gaditano: de sal, de sol y con soniquete. El tema que da nombre al disco es una suave balada acompañada por el piano jazzístico de Luis Guerra. Mi libertad es una retumbante rumba actualizada con programaciones electrónicas que sustituyen a los vientos habituales en este tipo de temas. Uno de los números más marchosos del disco. Incluye, eso sí, el saxo de Ariel Bringuez. Rosa es una balada rotunda, clásica. Uno de los temas más brillantes de Bajo tus alas. La melancolía es también el tema dominante en Desde la azotea y parece una respuesta al tema Incomparable. Se trata de una obra dirigida a un público mayoritario, no estrictamente, flamenco, de ahí las voces invitadas que incluye: Vanesa Martín, Pablo Alborán, Guaco y Manuel Carrasco. Con Martín canta la habitual composición del malogrado Jeros, padre de Chaboli, "el de en medio de Los Chichos" del que Niña Pastori se ha acordado en cada uno de los discos que ha registrado. Nos referimos al tema Me he vuelto a enamorar. Lo que hizo Jeros con Los Chichos, en solitario, y en este tema de Niña Pastori, es hacer épica de lo cotidiano, sublimar sentimientos domésticos. Su música es directa, franca y lleva siempre a la emoción. En Incomparable regresa el tempo de balada y los vibrantes coros flamencos. Los arreglos de cuerda subrayan el tono heroico de la pieza. Está cantada en género masculino y nos parece que se trata de una pieza compuesta por Chaboli en honor de Jeros. El mensaje queda así explícito: te fuiste antes de tiempo pero viviste intensamente, deprisa, como si fueras consciente de que te faltaba el tiempo y trataras de vivir cinco vidas en una. Y dejaste una estela imperecedera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios