Paco el Gasolina | Crítica Un directo en el estudio

  • El cantaor jerezano Paco el Gasolina registró su primer disco en solitario con cerca de setenta años

El cantaor jerezano con su disco. El cantaor jerezano con su disco.

El cantaor jerezano con su disco. / Miguel Ángel González

Paco el Gasolina (Francisco Casares Cobos, 1949) es un cantaor muy popular entre la afición de su tierra natal, Jerez de la Frontera, aunque en escasas ocasiones ha mostrado su arte fuera: los aficionados de Madrid y Japón conocen también su arte. De hecho, la motivación primera para hacer este registro, que se hizo en una sola tarde, fue una gira de dos semanas que llevó a cabo por Japón. Con cerca de setenta años, jubilado ya de su trabajo en la gasolinera del que tomó su nombre artístico, se metió en el estudio de grabación con un guitarrista, Domingo Rubichi, y cuatro palmeros: El Zorri, El Gasolina hijo, David el Gasolina y Alejandro Vargas.

Portada del disco de Paco el Gasolina. Portada del disco de Paco el Gasolina.

Portada del disco de Paco el Gasolina.

Aunque el disco está lleno de soniquete jerezano, esto no quiere decir que sea una obra estrictamente local, ya que el compás de Jerez tiene proyección en todo el orbe flamenco. De hecho, el diseñador japonés Yohji Yamamoto ha incluido un corte de este disco en un desfile de su marca en París. El disco es un reflejo fiel del cante del Gasolina, de ahí que se pudiera realizar en apenas unas horas. Podemos decir que estamos ante un directo registrado en el estudio. Exactamente igual que se hacía en el mundo del flamenco hasta hace un par de décadas.

Tres entregas por bulerías, dos de ellas del repertorio del Chozas, del que es uno de sus grandes valedores en nuestro tiempo, incluyendo una sin guitarra, y otra del Cantarote, suegro del cantaor. Demuestra El Gasolina que a su edad sigue siendo un fenómeno del compás. Por seguiriyas hace tres cantes jerezanos cortos, afilados. También por soleá muestra su buen hacer a compás. Tientos y tangos y fandangos completan la obra. Las Vivencias a las que se refiere el título son las que tuvo con El Borrico, Terremoto, Cantarote y el propio Chozas en el barrio jerezano de La Asunción del que era vecino. Este es el primer disco en solitario de Paco el Gasolina aunque su cante por bulerías del Chozas ya se incluía en Nueva Frontera del cante de Jerez (1973), con la guitarra de Rafael Alarcón, y en la nueva Antología flamenca (2002) con Perico el del Lunar hijo, junto a tangos de Málaga y alegrías.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios