Flavio Ferri-Benedetti | Contratenor "Soy un friki de la música antigua"

  • En compañía del conjunto Musica Fiorita, el contratenor español nacido en Italia Flavio Ferri-Benedetti graba el primer álbum monográfico dedicado al compositor Geminiano Giacomelli

Flavio Ferri-Benedetti (Scandiano, 1983) llegó de niño a Castellón y la mayor parte de su formación la hizo en España, como músico y como filólogo, aunque el paso por la Schola Cantorum de Basilea (2006-2010) fue crucial para su carrera. Flavio habla siempre con claridad y no rehúye las polémicas. Y por eso a veces se siente "como la oveja negra de la profesión". Tal vez también sea esa la causa de que como cantante busque a menudo caminos poco trillados.

-Frente a tantos recitales de Haendel como se hacen ahora, usted se decide por grabar el primer monográfico dedicado a Giacomelli de la industria del disco.

-Fue una idea de Daniela Dolci, que tiene afición por los compositores olvidados. Hemos hecho muchos proyectos de este estilo. A Giacomelli yo lo conocía desde niño por las arias típicas de Farinelli. Y me encantó la propuesta de dedicarle un monográfico que no existía. Mis colegas hacen más y más recitales de Haendel... Y otra vez un recital de Haendel, y otra vez un recital de Farinelli, y otra vez uno de Porpora… Pues yo, Giacomelli.

-La mayor parte de las arias son casi desconocidas. ¿Cómo hicieron la selección?

-Rebuscando mucho. Óperas de Giacomelli se han perdido casi todas. Y de lo que queda, algunos manuscritos no han sido fáciles de conseguir. Hemos incluido un par de arias que sí son muy famosas, el "Sposa, non mi conosci?" de Merope y "Mancare, oh Dio, mi sento" de Adriano in Siria, una preciosa siciliana en fa menor, ambas escritas para Farinelli, y el resto son casi inéditas. Otro problema era que Giacomelli escribió mucho para voces de soprano, y mi voz es de contralto. Estas dos de Farinelli que grabamos son arias lentas, y ya eran tirantes en los agudos, pero asequibles. Las de coloratura escritas para Farinelli eran imposibles para mí porque van mucho más arriba. El proceso ha sido complicado, pero muy bonito, porque además de encontrar tesituras que se adaptaran a mis medios hemos buscado variedad en los afectos, y me lo pasé muy bien haciéndolo.

-En algunos casos haciendo las ediciones, que es un trabajo que no es nuevo para usted.

-Algunas piezas las ha editado Holger Schmitt, que es el marido de Ann Hallenberg, y otras las he hecho yo. Ha sido muy interesante. Y es verdad que es un trabajo que algunos colegas me piden a menudo. Que les edite alguna pieza y también que les escriba los da capo. Esto hay muchos aficionados que no lo saben. Pero en realidad hay pocos cantantes que se hagan sus ornamentos, porque no hay formación. Tienes que tener cierta formación friki de música antigua para hacer eso. Yo lo hago desde pequeño y... bueno, pues soy un friki, sí. Me vienen y me piden los da capo, porque no tienen tiempo. Son tan famosos y tienen tanto trabajo que no tienen tiempo para los ornamentos. De vez en cuando, alguno se queja porque los hago complicados... Pero en fin he hecho otras cosas incluso peores...

-¿Cómo cuáles?

-Componer algo en estilo barroco y adjudicarlo a un compositor falso del que me inventé el nombre. Lo hice una vez, no para mí, sino para un programa de concierto y el disco de un colega. Nadie se dio cuenta. Esas cosas se hacen. Tampoco es algo tan nuevo. Ha habido algún sonoro rescate de ópera, que han dicho que era de Haendel o de Vivaldi, y en realidad no pasaba de ser un pasticcio, compuesto por el director. Esto mío fue atrevido. Me inventé el nombre del compositor un poco como experimento, a ver si alguien se daba cuenta. Y nada. Hay incluso críticas que dicen que ese compositor desconocido es muy interesante.

-Puede dedicarse a componer música barroca. Como sabe sin duda, hay una asociación internacional de compositores neobarrocos.

-Sí. De hecho estoy componiendo un oratorio en estilo barroco. A ver si algún día consigo que alguien lo programe y puedo estrenarlo. Pero es una cosa delicada. O lo haces muy bien o queda hiperkitsch. Hay que hacerlo muy muy bien, muy elegante. Si ya te achacan cosas como cantante, si encima te conviertes en compositor neobarroco, imagínese.

Giacomelli - Ferri-Benedetti Giacomelli - Ferri-Benedetti

Giacomelli - Ferri-Benedetti

-Su trabajo con Musica Fiorita y Daniela Dolci viene de antiguo. ¿Se siente cómodo con el grupo?

-Mucho. Ella me escuchó recién llegado yo a Basilea. Me invitó a cantar una cosa de Stradella, y desde entonces hemos hecho muchas cosas juntos. Grabamos El Mesías de Haendel, que fue como cumplir un sueño para mí. Estaba deseando grabar He was despised, esa aria maravillosa, con todo su afecto barroco. La hice además con unos ornamentos muy atrevidos. Hicimos también un disco de cantatas venecianas... Y acabamos de grabar el Oratorio de Navidad de Bach.

-De Monteverdi a Giacomelli, el repertorio es extenso y variado, ¿dónde se siente más cómodo?

-El barroco temprano me encanta. Hice un disco que me gusta mucho, La pazza, con obras de Barbara Strozzi, Francesca Caccini... La gente no me asocia tanto con eso, porque he hecho más barroco tardío. En realidad, me gusta todo. La única vez que lo pasé mal fue haciendo música atonal mesotónica. Ahí me volví loquito... Y algo que me entusiasma y donde estoy muy a gusto es en el lied romántico. No he tenido muchas ocasiones, pero he hecho algunas cosas, tanto con piano moderno como con fortepiano: Schumann (Robert y Clara), Schubert, incluso Mahler. Hay que hacerlo bien, con una dicción que se adapte al género. No puedes cantarlo como Haendel. Pero es algo que me encanta.

-Se muda a Suiza.

-Sí, Jill Feldman se ha jubilado y salió a oposición su plaza de canto histórico en el Conservatorio de Zúrich, y la he ganado. Estoy muy contento, porque me encanta dar clases. Casi le diría que es lo que más me gusta. Esto no quiere decir que deje de cantar. Eso pasa en España, que en el Conservatorio no te dejan hacer conciertos, no en otros países.

"Sin agencia es casi imposible que te ofrezcan un papel en un teatro. Es frustrante que el mercado esté así”

-¿Cómo va su relación con el mundo de los teatros?

-Sin agencia es casi imposible que te ofrezcan un papel en un teatro. Siempre me llaman cuando se pone enfermo el famoso. Pasa como con los discos. Este disco tiene una acogida limitada, porque no tenemos la fuerza mediática de otros cantantes con grandes agencias o sellos discográficos detrás. Siempre estoy quejándome, al final parezco un gruñón. Pero fíjese: la próxima temporada habrá tres óperas barrocas en el Real: Dido y Eneas, Agrippina y Calisto. He cantado las tres, pero nada. Tiran de agencia. En uno de esos papeles, hay un chiquillo que acaba de empezar, pero como es muy mono y está muy de moda lo ha cogido una agencia enorme, algo que yo ni soñaría, y llevo unos añitos ya. Es frustrante que el mercado esté así.

EL CD EN SPOTIFY

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios