PRUEBAS DE COCHES

Kia Stonic 1.0 T-GDi 120 CV Tech: Un SUV urbano que se atreve con todo

  • Probamos la variante de gasolina con el motor de 120 CV del nuevo todocamino de tamaño pequeño de la firma coreana, un modelo que llega para competir contra rivales como el Peugeot 2008, Opel Mokka X,. Seat Arona o Hyundai Kona, entre otros.

Kia Stonic 1.0 T-GDi 120 CV Tech: Un SUV urbano que se atreve con todo Kia Stonic 1.0 T-GDi 120 CV Tech: Un SUV urbano que se atreve con todo

Kia Stonic 1.0 T-GDi 120 CV Tech: Un SUV urbano que se atreve con todo

Con el Stonic la firma coreana Kía se mete de lleno en uno de los segmentos actualmente más disputados del mercado, el de los B-SUV. Coches pequeños que anteriormente se denominaban como utilitarios, pero que ahora crecen, sobretodo en altura, para adecuarse a las exigencias de los conductores.

Encontramos en este nuevo segmento modelos como el Seat Arona, Opel Crossland X, Hyundai Kona o Citroën C3 Air Cross, competencia muy dura para el Kia.

En busca de lo diferente

La estética del Stonic es más bien juvenil, una combinación de líneas rectas y curvas que tiene como resultado un aspecto original y algo musculoso. Puesto que la originalidad es uno de los elementos que más se persigue en este tipo de vehículos Kia ofrece la posibilidad de realizar distintas combinaciones de colores en el techo y la carrocería.

La parrilla frontal con un acabado plástico brillante es otra muestra de la búsqueda del detalle único, al igual que  los faros traseros en relieve. Una carrera por lo exótico que busca encantar a un público joven con ganas de desmarcarse.

Este modelo lucha contra rivales como el el Seat Arona, Opel Crossland X, Hyundai Kona o Citroën C3 AirCross. Este modelo lucha contra rivales como el el Seat Arona, Opel Crossland X, Hyundai Kona o Citroën C3 AirCross.

Este modelo lucha contra rivales como el el Seat Arona, Opel Crossland X, Hyundai Kona o Citroën C3 AirCross.

El Stonic alcanza los 4,41 metros de largo y los 1,76 de ancho. Se ubica así dentro de la media del segmento, aunque en términos de capacidad de maletero un Seat Arona sale mejor parado con 68 litros más, el Stonic se queda en los 332 l.

Correcto y cómodo por dentro

Si algo bueno tienen los SUV son esos centímetros de ventaja que nos dan respecto al resto de conductores, lo que nos permite tener una visibilidad más completa de lo que ocurre a nuestro alrededor. El Stonic no es diferente, y nos ofrece un puesto de conducción bastante elevado.

Los asientos, también personalizables en lo que a colores y diseño del tapizado se refiere, son cómodos y sujetan de manera correcta.

El tablero de instrumentos es similar al que encontramos en otros modelos de la marca, claro y sin complicaciones muestra la información de manera correcta, se ve complementado por una pequeña pantalla en blanco y negro que incorpora información sobre consumos, navegación, teléfono…

El comportamiento del Stonic sorprende agradablemente. El comportamiento del Stonic sorprende agradablemente.

El comportamiento del Stonic sorprende agradablemente.

Un aspecto negativo de la instrumentación lo encontramos en la imposibilidad de visibilizar la velocidad a la que hemos fijado el control de crucero, por lo que nos vemos obligados a subir o bajar el valor  fijándonos sólo en lo que marca la aguja del velocímetro.

La pantalla táctil que se ubica en lo alto del salpicadero es bastante agradable, puesto que su definición es correcta y la navegación a través de los menús es sencilla y no distrae de la conducción. Además cuenta con la posibilidad de sincronizar nuestro dispositivo móvil a través de Android Auto y Apple Car Play.

La calidad de los plásticos es en general correcta, así como su ajuste, aunque es cierto que en el Hyundai Kona, modelo con el que comparte muchos elementos, los materiales empleados son algo mejores.

El punto fuerte de este Stonic se encuentra en su relación calidad-precio. El punto fuerte de este Stonic se encuentra en su relación calidad-precio.

El punto fuerte de este Stonic se encuentra en su relación calidad-precio.

Nos ha sorprendido positivamente el equipo de audio de serie. Ofrece una calidad de sonido bastante buena así como una potencia considerable, aspecto que agradecerán mucho los conductores más jóvenes.

Otro aspecto de sonido no tan positivo son los ruidos aerodinámicos que percibimos a 120 Km/h. A esto también se suma el motor, que es algo rumoroso, el aislamiento acústico del Stonic podría ser mejor. Recordamos que hablamos de niveles de ruido totalmente compatibles con una experiencia agradable, pero estamos en la obligación de destacar que hay modelos que cumplen algo mejor en este aspecto.

Las plazas traseras son también cómodas para dos pasajeros, pero ni se reclinan ni se desplazan longitudinalmente. El espacio para las piernas es correcto, la altura del techo permite que las personas altas viajen cómodas también en la parte trasera.

Tiene un toque dinámico muy interesante

El comportamiento del Stonic sorprende agradablemente, es bastante neutro, gracias en gran parte al correcto ajuste de las suspensiones. Tienen un tacto firme sin duda, pero no hacen que el vehículo sea incómodo, además en el paso por curva contienen la carrocería muy bien, apenas encontramos balanceos.

Los frenos también acompañan al ser efectivos, aunque el tacto del pedal es un poco seco, tenemos la impresión de que falta algo de recorrido para poder dosificar mejor la frenada, puesto que este no es un modelo con carácter deportivo.

En ciudad es un coche ágil, con una dirección precisa y directa que facilita las maniobras. Su longitud también facilita el aparcamiento, y al ser alto los bordillos no suponen ningún problema.

Otro aspecto no tan positivo son los ruidos aerodinámicos que percibimos a 120 Km/h. A esto también se suma el motor, que es algo rumoroso, el aislamiento acústico del Stonic podría ser mejor. Recordamos que hablamos de niveles de ruido totalmente compatibles con una experiencia agradable, pero estamos en la obligación de destacar que hay modelos que cumplen algo mejor en este aspecto.

1.0 TGi 120CV: tres cilindros algo rumorosos

Este pequeño motor consigue una potencia considerable a partir de un tamaño reducido, y eso es siempre un motivo que hay que apreciar. Sin embargo, su suavidad de funcionamiento no es tan buena como otros propulsores similares. En cuanto a su comportamiento diremos que encuentra su mejor momento entre las 2.500 y las 4.000 vueltas, empujando de manera satisfactoria dentro de este rango.

Su sonido es algo elevado como ya hemos comentado, pero el hecho de obtener un consumo combinado de unos 7 litros es un punto positivo en un motor de gasolina. En carretera obtendremos medias cercanas a los 6,5 litros si somos cuidadosos con el acelerador, el ciudad la cifra se situará en torno a los 8 l/100km.

Su espacio interior y el nivel de sus acabados es correcto. Su espacio interior y el nivel de sus acabados es correcto.

Su espacio interior y el nivel de sus acabados es correcto.

Otras alternativas para motorizar el Stonic son el 1.6 CRDi diésel de 110CV o el 1.2 MPI gasolina de 95CV.

Es conveniente  destacar que no encontramos la posibilidad de asociar una caja de cambio automática a ninguno de estos tres motores. Los dos más potentes van unidos a un cambio manual de seis velocidades, el  pequeño 1.2 a uno de cinco.

Como la mayoría de los SUV este Stonic no está preparado para grandes aventuras fuera de la carretera, no cuenta con tracción 4x4 ni si quiera en opción, tampoco con control de descenso de pendientes. Sin embargo, su altura libre al suelo de 18,3 centímetros nos permitirá afrontar algún camino sin asfaltar, siempre y cuando el terreno no se complique demasiado.

Conclusión

El punto fuerte de este Stonic se encuentra en su relación calidad-precio, puesto que desde 13.000 euros tenemos la posibilidad de adquirir un coche que se muestra ágil en entornos urbanos y no se acobarda a la hora de hacer desplazamientos más largos.

Su espacio interior y el nivel de sus acabados es correcto, así como la pantalla táctil, que nos permite hacer uso de servicios de navegación y música desde nuestro Smartphone.

Su aspecto tiene un ligero toque atrevido, por lo que puede convencer a quien busque un coche divertido y diferente, y es que la personalidad es un aspecto muy importante dentro del segmento en el que compite.Ficha técnica

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios