Mundo

La Comisión de Von der Leyen recibe un amplio visto bueno de la Eurocámara

  • El equipo de la primera mujer en dirigir el Ejecutivo comunitario no cumple su promesa de ser paritario.

  • Los problemas en la validación de algunos comisarios han retrasado un mes el trámite.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, posa con su equipo de comisarios en Estrasburgo. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, posa con su equipo de comisarios en Estrasburgo.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, posa con su equipo de comisarios en Estrasburgo. / Patrick Seeger (Efe)

La nueva Comisión Europea echará a andar el próximo 1 de diciembre después de que la Eurocámara validase este miércoles el equipo al completo que liderará Ursula von der Leyen por un margen más amplio que el esperado y que el que logró ella misma en su voto confirmatorio.

El voto del Parlamento Europeo era el último gran trámite que debía superar antes de entrar en vigor el domingo, con un mes de retraso respecto a la previsión original debido a los tropiezos en la validación parlamentaria de varios miembros de su equipo inicial de comisarios.

Con 461 votos a favor, la nueva Comisión ha obtenido el apoyo de todo el Partido Popular Europeo y la práctica totalidad de la Alianza de Socialistas y Demócratas en la Eurocámara y de Renovar Europa, salvo un puñado de abstenciones de estos dos grupos y un voto en contra socialdemócrata. Se han abstenido la mayoría de los Verdes, han votado en contra la Izquierda Unitaria Europea y la ultraderecha de Identidad y Democracia, mientras que los conservadores y reformistas se han dividido entre el voto a favor, en contra y la abstención.

El apoyo que ha logrado el equipo de Von der Leyen es superior al que obtuvo su predecesor directo, Jean-Claude Juncker, quien se quedó en 423 votos a favor, aunque la alemana no alcanzó las cifras de José Manuel Barroso en sus dos legislaturas (478 y 488) ni las de Jacques Santer y Romano Prodi, que superaron los 500 votos a favor en los años 90, en una Eurocámara menos polarizada.

En su discurso de investidura, Von der Leyen ha presentado a su equipo de comisarios a través de su programa político, en el que ha mencionado como prioridades el cambio climático, la digitalización, los fenómenos migratorios y la igualdad de género.

No obstante, y al contrario que en el discurso previo a su voto confirmatorio en julio, en esta ocasión no necesitaba ganar ningún apoyo de última hora y no puso cifras sobre la mesa ni presentó ninguna propuesta novedosa, más allá de una promesa de una estrategia europea "ambiciosa" para luchar contra el cáncer que se lanzará en enero.

Aunque ha reconocido que su equipo de comisarios no es paritario en género, a lo cual se había comprometido en un principio, sí que ha señalado que se ha quedado a una mujer de lograrlo, lo cual "muestra que se ha hecho progreso real pero que hay que hacer más".

El discurso de la primera mujer presidenta de la Comisión ha estado trufado de referencias al Muro de Berlín, de cuya caída se cumplieron recientemente 30 años, que usó para explicar lo variado de su equipo de Gobierno, donde habrá comisarios que vivieron antes de que se construyera el Muro, como el español, Josep Borrell, y otros que nacieron después de que cayera, como el lituano Virginijus Sinkevicius.

En su primera comparecencia ante la prensa tras el voto, Von der Leyen se ha declarado "feliz y honrada ante la abrumadora mayoría" que le ha apoyado en el Parlamento y no quiso comentar en profundidad el hecho de que parte de esos votos hayan llegado de partidos euroescépticos.

Tampoco se ha pronunciado de forma clara ante cuestiones clave en los próximos meses, como si presentará una nueva propuesta de presupuesto a largo plazo de la UE para financiar los programas en materia ambiental que se han puesto recientemente sobre la mesa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios