Mundo

Muere Abdelaziz Bouteflika, el presidente más longevo de Argelia

  • El ex mandatario fue una de las figuras árabes más importantes y controvertidas del siglo XX

Abdelaziz Bouteflika

El ex presidente argelino Abdelaziz Bouteflika, ha fallecido este sábado a los 84 años tras un larga enfermedad, fue una de las figuras árabes más importantes y controvertidas de la segunda mitad del siglo XX, época marcada por la guerra, el terrorismo, la lucha contra el yihadismo y el auge de la causa palestina. En casi todos ellos emergió el rostro intrigante de Bouteflika, un hombre con una habilidad innata para cabildear en los pasillos del poder, negociar con terroristas en uno de los secuestros internacionales más impactantes y de retirarse e intrigar en las sombras de la cruenta guerra civil argelina para emerger como el gran pacificador.

Nacido el 2 de marzo de 1937 en la ciudad marroquí de Oudja, Bouteflika se unió muy joven a la revolución contra la ocupación francesa y dirigió el país entre 1999 y 2019, año en el que se vio forzado a abandonar el poder a causa de las multitudinarias manifestaciones populares en su contra y la presión del Ejército. Creció en Marruecos junto a sus cinco hermanos y desde allí se unió, a los 19 años, al Ejército de Liberación Nacional (ALN), brazo armado y clandestino del Frente de Liberación Nacional (FLN).

Inteligente y taimado, en 1958 se unió al círculo del líder independentista y después segundo presidente de la Argelia independiente, Houari Boumediene.

Como su secretario personal, ascendió con celeridad en la jerarquía del FLN: en 1962 fue designado ministro de Juventud, Deportes y Turismo en el primer Ejecutivo independiente, dirigido por Ahmed Ben Bella, y miembro de la Asamblea Constituyente.

Tres años después, su sagacidad fue fundamental en el pulso que mantuvieron el presidente y su mentor, quien dio un golpe de estado y convirtió a Bouteflika en el rostro de la nueva Argelia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios