Mundo

Sarkozy es imputado por la financiación de su campaña en 2007 con dinero libio

  • Los jueces ponen contra las cuerdas al ex mandatario francés tras 25 horas de interrogatorio

Sarkozy, atrás al salir del juzgado ayer. Sarkozy, atrás al salir del juzgado ayer.

Sarkozy, atrás al salir del juzgado ayer. / IAN LANGSDON / efe

El ex presidente de Francia Nicolas Sarkozy fue imputado ayer por haber financiado ilegalmente con dinero libio la campaña electoral que en 2007 lo llevó al Elíseo y fue dejado en libertad bajo control judicial. Tras unas 25 horas de interrogatorio bajo arresto, los jueces que instruyen la presunta financiación ilícita de su campaña victoriosa le imputaron delitos de corrupción pasiva, financiación ilegal de campaña electoral y receptación de dinero libio, según apuntan medios locales.

Se trata de la segunda imputación de Sarkozy por la Justicia francesa, que ya lo inculpó en un caso de corrupción. El interrogatorio comenzó el martes, y salvo un receso de nueve horas durante la noche, se prolongó hasta las 19:00 de ayer, momento en el que fue presentado a los jueces.

Los agentes de la división anticorrupción lo interrogaron en la sede de la Policía Judicial de Nanterre, en el extrarradio de París. A falta de informaciones sobre el contenido de sus declaraciones, el abogado del ex ministro de Interior y brazo derecho de Sarkozy durante muchos años, Brice Hortefeux, que la víspera pasó 15 horas ante los mismos policías, ofreció ayer alguna pista.

El letrado Jean-Yves Dupeux contó al canal BFMTV que los agentes habían bombardeado con al menos 200 preguntas a su cliente, que negó rotundamente que Sarkozy se hubiera beneficiado de una financiación libia. Hortefeux señaló en su cuenta de Twitter que "las precisiones aportadas deben permitir poner fin a una sucesión de errores y de mentiras".

Esa posición, que incluye una queja de instrumentalización de la Justicia, es la que ha mantenido cuando se fue preguntado por este asunto el propio Sarkozy, que se esforzó por descalificar al que aparece como uno de los principales testimonios en su contra, el del marchante de armas e intermediario Ziad Takieddine. Este turbio personaje, francolibanés, es uno de los tres inculpados por ahora en este sumario abierto en enero de 2013 por cargos de corrupción, tráfico de influencia y malversación.

Como pruebas existe por ahora el documento publicado en abril de 2012 por el sitio de información Mediapart: una nota de diciembre de 2006 de Musa Kusa, el que era jefe de los servicios secretos de Gadafi, sobre la concesión de una partida de 50 millones de euros para la campaña de Sarkozy. A falta de identificar formalmente giros bancarios directos desde Libia a las cuentas del candidato Sarkozy, los investigadores han constatado que los responsables de los preparativos electorales manejaban mucho dinero en efectivo.

Su explicación es que habían recibido fondos de donantes anónimos. Pero enfrente está el relato de Takieddine, quien, después de dar diferentes versiones, en diciembre de 2016 confesó que él mismo se encargó, entre finales de 2006 y comienzos de 2007, del transporte entre Trípoli y París de cinco millones que entregó en mano al ex ministro Claude Guéant y al propio Sarkozy. El primero, director de campaña en 2007, es otro de los imputados en este sumario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios