Reino Unido

May aplaza la votación del 'Brexit'

  • La 'premier' toma en la víspera esta medida de urgencia ante la previsible derrota a su plan en el Parlamento

Una activista disfrazada de Theresa May protesta a las puertas del Parlamento británico. Una activista disfrazada de Theresa May protesta a las puertas del Parlamento británico.

Una activista disfrazada de Theresa May protesta a las puertas del Parlamento británico. / Will Oliver / Efe

Comentarios 1

La primera ministra británica, Theresa May, retrasará la votación sobre el acuerdo del Brexit, prevista en principio para mañana en la Cámara de los Comunes, según adelantó hoy la cadena BBC. Dos miembros del gabinete de May, de acuerdo con la cadena pública británica, indicaron que la decisiva votación será aplazada para conseguir un mayor consenso.

La noticia se da a conocer el mismo día en que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha fallado que respalda que el Reino Unido pueda frenar unilateralmente la salida del bloque comunitario. 

May estaba en dificultades porque porque necesitaba en la votación de mañana el apoyo de 320 diputados en la Cámara de los Comunes y sólo contaba con el respaldo de 315, por lo que su plan se habría ido al garete. La primera ministra, que afronta varios escenarios por la complicada tesitura en la que se encuentra, dará explicaciones a las 16:30, hora española, sobre esta decisión de última hora. 

El líder laborista, Jeremy Corbin, ha asegurado que el "acuerdo del Brexit es tan desastroso que su Gobierno ha tomado el paso desesperado de retrasar su propio voto".

Diputados conservadores euroescépticos y de la oposición ya habían anticipado que votarían en contra del tratado, negociado durante más de 15 meses entre Londres y Bruselas.

El fin de semana, la primera ministra conversó sobre este asunto por teléfono con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk; el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker; el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, y el holandés, Mark Rutte.

El acuerdo del Brexit ha generado un amplio rechazo entre los parlamentarios a causa de la polémica "salvaguarda", pensada para evitar una frontera física entre Irlanda e Irlanda del Norte.

Esa "garantía" prevé que el país permanezca en la unión aduanera y que Irlanda del Norte también esté alineada con ciertas normas del mercado único, hasta que se establezca una nueva relación comercial entre Londres y Bruselas, negociada en el periodo de transición -entre el 29 de marzo de 2019 y finales de 2020.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios