conflicto en oriente medio

La milicia kurda recuerda su papel crucial en la lucha contra el Estado Islámico

  • Las Fuerzas de Siria Democrática avisan de que el anunciado ataque turco supondrá "un revés al esfuerzo exitoso de derrotar al califato"

Milicianos kurdos en un puesto de control. Milicianos kurdos en un puesto de control.

Milicianos kurdos en un puesto de control. / Efe

Las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una milicia liderada por kurdos, afirmaron este lunes que cumplieron con su parte del acuerdo con EEUU para despejar la franja del noreste del país y advirtieron de que cualquier ataque turco será un revés en los esfuerzos contra el yihadista Estados Islámico (EI).

En una cadena de mensajes en la red social Twitter, las FSD señalaron que cualquier ataque de Turquía supondrá "un revés al esfuerzo exitoso de derrotar al EI", en el que las FSD sacrificaron a 11.000 hombres en cinco años de guerra para lograr acabar con el "califato" y dar estabilidad al noreste de Siria.

El anuncio de las FSD, principal socio de Washington en la lucha contra el EI, se produce después de que el presidente de EEUU, Donald Trump, anunciara este domingo la retirada de las tropas estadounidenses del norte de Siria ante la inminente operación militar de Turquía contra las milicias kurdosirias.

Desde hace meses, Ankara y Washington negociaban la opción de que tropas turcas ocuparan una franja fronteriza de unos 30 kilómetros en el norte de Siria, al este del río Éufrates, un territorio hasta ahora bajo control de la principal milicia kurdosiria y principal integrante de las FSD, las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), e incluso comenzaron las patrullas conjuntas para verificar la retirada kurda.

Turquía pretende reubicar a unos dos millones de refugiados sirios en esa franja, con una población kurda en más de un 75%, además de protegerse de las YPG, consideradas terroristas por sus vínculos con la guerrilla kurdoturca.

"En base a nuestras confianza en los esfuerzos de EEUU en el acuerdo del Mecanismo de Seguridad implementamos nuestros compromisos para retirar las fortificaciones militares entre Tal Abyad y Sere Kaniye, y retirar las tropas y armamento pesado, arriesgándonos al vacío tras el acuerdo", dijeron las FSD.

En su opinión, las amenazas del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, buscan convertir el "mecanismo de seguridad en mecanismo de muerte", desplazar al pueblo kurdo y convertir una zona segura en un área de guerra permanente.

Señalan además que se producirá el regreso de los líderes del EI, "que se esconden en el desierto y en las áreas del Escudo del Éufrates", y que sus células liberarán a los 12.000 terroristas en cárceles de las FSD y los 70.000 familiares que viven en el campo de refugiados de Al Hol (noreste de Siria).

Por su parte, el portavoz de las FSD, Mustafa Bali, aseguró en Twitter que no espera "protección" por parte de las tropas estadounidenses, que han ofrecido apoyo logístico y aéreo a las fuerzas kurdas en los años pasados. "La decisión de Donald Trump está a punto de arruinar la confianza y cooperación entre las FSD y EEUU construida durante la lucha contra el EI. Las alianzas se construyen con confianza mutua", afirmó.

Sin embargo, consideró que Washington le debe una "explicación" a la gente de la región después de que haber "fallado en cumplir con sus compromisos".

Turquía, que ya tiene presencia en el área fronteriza que va desde Azaz a Yarabulus y que desde 2018 también controla el cantón kurdo de Afrín, pactó también en septiembre del año pasado con Rusia, principal aliado de Damasco, otra zona de seguridad en el noroeste del país, concretamente en la región de Idlib.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios