Artefactum | Crítica

Con chistes y música a Belén

Artefactum durante su concierto de Navidad de 2018 Artefactum durante su concierto de Navidad de 2018

Artefactum durante su concierto de Navidad de 2018 / Jaime Martínez

Quizás no tenga aún la solera de la Feria del Belén, que ha cumplido un cuarto de siglo, ni la del mercado navideño de la Plaza Nueva, que se acerca a las dos décadas de existencia, acaso no disponga de los recursos del Mesías participativo de la Caixa y la ROSS, ni movilice a tanta gente, pero el concierto de Navidad de Artefactum empieza a convertirse en una de las tradiciones imprescindibles para los melómanos sevillanos.

Entre los seguidores del grupo, que son legión, acercarse a compartir un dulce navideño, una copa de anís (o dos), los chistes de José Manuel Vaquero y las músicas medievales en torno a la Navidad se ha convertido ya en un rito anual ineludible. Poco importa que, como este año, el concierto no presentara especiales novedades. Formación de quinteto clásico, repertorio una y otra vez repasado por el grupo y chistes ya tan conocidos por todos que dan hasta para la sana autoparodia (no es del todo cierto: el Pájaro Zanfón se supera cada año con nuevas ocurrencias y giros).

¿Y la música? Monodias medievales extraídas de algunas de las colecciones más célebres del acervo europeo e interpretadas con especial atención al sentido del color y del ritmo. El tratamiento básicamente coral de las laudas, piezas devocionales de carácter popular, y la alternancia entre solista (en coplas) y coro (en estribillo) de las cantigas, resulta riguroso con las fuentes. Pero entre los chascarrillos y la vivaz gracia de los virelais se colaron arrebatos de gran belleza lírica, como el carol inglés o el Ave nobilis de los Carmina Burana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios