Cultura

El C3A abre el camino al desarrollo del talento y la creación contemporánea

  • La presidenta Susana Díaz inaugura en Córdoba el Centro de Creación Contemporánea de Andalucía, que abre sus puertas sin director pero con tres exposiciones y numerosas actividades.

Comentarios 1

El mundo artístico se reunió ayer con emoción y entusiasmo pero también con leve escepticismo en la inauguración del Centro de Creación Contemporánea de Andalucía (C3A), un momento muy esperado durante años. Aunque aún no hay un director nombrado y, por lo tanto, tampoco un plan a largo plazo, el edificio diseñado por los arquitectos Fuensanta Nieto y Enrique Sobejano abrió sus puertas con tres exposiciones y un programa de actividades (danza, circo y talleres didácticos para todos los públicos) que se extiende hasta el próximo 30 de diciembre. Nadie relacionado con el arte quiso perderse este deseado y gran acontecimiento cultural, y tampoco los representantes institucionales, que conocieron todos sus rincones junto a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz.

Este equipamiento nace para "vivir, disfrutar y sentir el arte contemporáneo", indicó la consejera de Cultura de la Junta, la cordobesa Rosa Aguilar, que destacó que el C3A abre sus puertas "con vocación de futuro cierto y seguro", lo que es "una oportunidad para Córdoba, Andalucía, España y a nivel internacional. Nuestros jóvenes van a demostrar su talento y tener sus oportunidades, aquí nuestros niños se van a poder educar en lo que significa lo contemporáneo, y podrán ver exposiciones de relevancia internacional".

Susana Díaz aseguró, por su parte, que "después de años difíciles para la cultura", esta apertura -que se suma a la puesta en marcha del Museo de la Aduana de Málaga- es una señal de "esperanza" que demuestra "la fortaleza que tiene el arte y toda la industria que lo envuelve en nuestra tierra"

A su juicio, la apertura del C3A "abre una puerta pero queda muchísimo trabajo por hacer". La presidenta de la Junta indicó que el objetivo de este centro era mostrar "lo que es y ha sido Andalucía en el arte moderno" y, además, "era una demanda de todos los creadores y del sector, sabiendo las fortalezas que tiene esta ciudad". Por ello, la Junta pretende que el anteriormente conocido como C4 sea "un multilaboratorio cultural, una oportunidad para la cultura en Andalucía y un escaparate sobre cómo la tecnología y las artes visuales se dan la mano con elementos más tradicionales". "Desde aquí vamos a exportar talento, creación y vanguardia al conjunto de Andalucía, España y más allá de nuestras fronteras", concluyó Díaz.

En cifras, el C3A se traduce en 1.000 metros cuadrados de talleres para creación visual y laboratorios para el audiovisual; 600 para la confluencia con otras disciplinas, principalmente artes en vivo; 1.100 metros cuadrados para exhibición y presentación de obras; 600 para almacenaje y documentación; 800 para la biblioteca y videoteca de la Filmoteca de Andalucía; 10 pantallas para visionado individual o en pequeños grupos y 100 metros de fachada mediática con 1.319 huecos hexagonales.

Fueron muchos los creadores que no quisieron perderse el acto, como Juan Serrano, miembro de Equipo 57, que recordó que la "pelea para que la contemporaneidad estuviera presente en una ciudad tan tradicional como Córdoba" viene desde el año 57, cuando "nosotros propusimos al alcalde de aquella época hacer un museo de arte contemporáneo". Desde entonces, "la historia ha sido muy pesada en el sentido de que se han dado pasos adelante pero luego se ha vuelto atrás. Pero, más allá del patrimonio, el arte contemporáneo también podría ser un motivo para el turismo en Córdoba".

Rosa Aguilar avanzó que el C3A "tendrá sinergias" con el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC), con sede en Sevilla, y establecerá alianzas con La Casa Encendida (Madrid) y otros centros de similares características localizados en San Sebastián o Gijón, "y miramos ya para la concreción de acuerdos con Italia y Francia".

Danza, circo y talleres didácticos animarán al público a conocer el C3, cuya apertura ha traído consigo tres exposiciones que se podrán ver hasta el 16 de abril. Por una parte, Nicoline Van Harskamp explora en Englishes las estructuras de poder y la resistencia política centrándose en el uso del lenguaje y de la palabra hablada, así como en su capacidad para moldear el pensamiento. El valor de las matemáticas, de Falke Pisano, examina la relación entre cultura y matemáticas a través de esculturas, textos, diagramas y vídeos. Por último, Daniel Silvo ha preparado el proyecto Montaña negra, en el que propone que siete personas relacionadas con el mundo del arte de diversas disciplinas convivan y compartan experiencias. Son Helena y Julia Martos, Juan López López, Vértebro, Manuel Zapata, Marta Beltrán, José Daniel García y Juan Cantizzani.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios