Cultura

Compromiso a examen cada cinco años

  • Según el Instituto Andaluz del Flamenco, la última evaluación dio un resultado "muy satisfactorio".

La Comisión de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad pasa revista cada cinco años. La última evaluación de las manifestaciones que integran la lista de la Unesco se realizó en 2013 y el Flamenco pasó la prueba manteniendo su distinción. "La evaluación de los más de 70 compromisos a los que se llegó en las diferentes líneas de conservación y difusión patrimonial fue muy satisfactorio, según los informes de la Unesco", explica la directora del Instituto Andaluz del Flamenco de la Junta de Andalucía, Mª Ángeles Carrasco, el organismo que promovió la candidatura del arte jondo como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Carrasco no tiene ninguna duda respecto a los beneficios que ha supuesto el nombramiento de la Unesco para el flamenco después de cinco años del triunfo en Nairobi porque tiene muy claro lo que se pretendía con este logro. "Con la declaración del flamenco como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad no se buscaba ningún beneficio económico sino un reconocimiento justo y necesario para el global de los actores del flamenco, para los de ahora y para aquellos que fueron perseguidos y que no tuvieron el reconocimiento que se merecieron en su momento".

Y es que la directora del IAF opina que, lamentablemente, no para todo el total de la sociedad el flamenco era una manifestación cultural de primer nivel; "y esto se acabó con este sello de calidad que supuso el nombramiento". Carrasco asegura que lo ha notado "mucho" desde el punto de vista "del trabajo entre administraciones e instituciones". "Si ahora nosotros llamamos a alguna otra institución  para poner un proyecto en marcha, por ejemplo, nos dicen que sí con más frecuencia y nos dicen que no también, claro, pero con mucho cuidado y respeto".

"También hay que recordar que hay dos vías para obtener la declaración, una es para las manifestaciones en peligro de extinción, que es la que se solicitó y no se consiguió en 2010 porque, efectivamente, el flamenco es un arte vivo; y la de las manifestaciones que merecen una distinción a nivel internacional, que es nuestro caso. Es un sello de calidad a nivel internacional y estamos trabajando para mantenerlo".  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios